HORARIOS DE MISAS

HORARIOS DE MISAS

UNIDOS EN LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA IGLESIA

UNIDOS EN LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA IGLESIA
AYÚDANOS A SEGUIR ADELANTE

VISITAS A LA IGLESIA PARROQUIAL DE ÍLLORA

VISITAS A LA IGLESIA PARROQUIAL DE ÍLLORA

LOA A SAN ROGELIO

FESTIVIDAD DE SAN ROGELIO MÁRTIR, SEPTIEMBRE 2018

FESTIVIDAD DE SAN PÍO DE PIETRELCINA

FESTIVIDAD DE SAN PÍO DE PIETRELCINA

VIRGEN DEL PILAR 2018

ENCUENTRO ANUAL DE CÁRITAS GRANADA 2018

CELEBRACIÓN DE LOS SANTOS Y DIFUNTOS EN LOS GRUPOS DE CATEQUESIS

ADORNO FLORAL DURANTE TODOS LOS SANTOS Y DIFUNTOS

VISITA DE LAS RELIQUIAS DE SANTA MARGARITA MARÍA

ÁNIMAS 2018

EXPOSICIÓN MÁRTIRES DE LA DIÓCESIS DE GRANADA

COMIDA DE LA HERMANDAD DE SAN ROGELIO POR NAVIDAD

INMACULADA 2018

CONTENEDOR DE AYUDA A HONDURAS 2018

BENDICIÓN DE IMÁGENES DEL NIÑO JESÚS

BELÉN PARROQUIAL 2018

NAVIDAD 2018

BODAS DE PLATA Y ORO 2018

Ruta de Belenes 2019

CENA DE NAVIDAD ROCIERA

GRUPO DE ORACIÓN REINA DE LA PAZ DE ÍLLORA (GRANADA)

CANDELARIA 2019

CUARESMA 2018

SÁBADO DE PASIÓN

VIACRUCIS MARTES SANTO 2018

VIACRUCIS MARTES SANTO 2018

MIERCOLES SANTO

ALTAR DE LA RESERVA 2018

JUEVES SANTO

JUEVES SANTO 2018

VIERNES SANTO

VIERNES SANTO 2018

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

PASCUA 2018

NOS VISITA NUESTRA MADRE DEL ESPINO

MI PRIMERA CONFESIÓN

FIESTA DEL PERDÓN CON LOS DE 2º DE CATEQUESIS

FIESTA DEL PERDÓN Y ENTREGA DE LA CRUZ

RENOVACIÓN PROMESAS BAUTISMALES 2018

LA MORENITA JUNTO A NOSOTROS

FINALIZA LA CATEQUESIS 2017-18

FINAL DE LA CATEQUESIS JUNTO AL PADRE PATRICIO LARROSA

PEREGRINACIÓN PARROQUIAL AL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE FÁTIMA EN LANCHA DEL GENIL

SAN ISIDRO LABRADOR Y SANTA RITA DE CASIA

PRIMERAS COMUNIONES 2018 EN ÍLLORA

CONVOCATORIAS



Benedicto XVI, a los católicos comprometidos en la Iglesia y la sociedad.

Miércoles, 20 Marzo 2019.

Por su interés, publicamos el discurso de Benedicto XVI, en su encuentro con los católicos comprometidos en la Iglesia y la sociedad, con motivo de su viaje apostólico a Alemania en septiembre de 2011.


Ilustre Señor Presidente Federal
Señor Presidente de Ministros
Señor Alcalde
Ilustres señoras y señores
Queridos hermanos en el episcopado y el sacerdocio,

Me alegra tener este encuentro con ustedes, que están comprometidos de muchas maneras con la Iglesia y la sociedad. Esto me ofrece una ocasión de agradecerles personalmente y de todo corazón su servicio y testimonio como “valerosos pregoneros de la fe y de las cosas que esperamos” (Lumen gentium, 35), como el Concilio Vaticano II define a quienes, basándose en la fe, se preocupan como ustedes del presente y del futuro. En sus ambientes de trabajo defienden con entusiasmo la causa de la fe y de la Iglesia, algo que verdaderamente –como sabemos– no es siempre fácil en el tiempo actual.

Desde hace decenios, asistimos a una disminución de la práctica religiosa, constatamos un creciente distanciamiento de una notable parte de los bautizados de la vida de la Iglesia. Surge, pues, la pregunta: ¿Acaso no debe cambiar la Iglesia? ¿No debe, tal vez, adaptarse al tiempo presente en sus oficios y estructuras, para llegar a las personas de hoy que se encuentran en búsqueda o en duda?

A la beata Madre Teresa le preguntaron una vez cuál sería, según ella, lo primero que se debería cambiar en la Iglesia. Su respuesta fue: Usted y yo.

Este pequeño episodio pone de relieve dos cosas: por un lado, la Religiosa quiere decir a su interlocutor que la Iglesia no son sólo los demás, la jerarquía, el Papa y los obispos; la Iglesia somos todos nosotros, los bautizados. Por otro lado, parte del presupuesto de que efectivamente hay motivos para un cambio, de que existe esa necesidad. Cada cristiano y la comunidad de los creyentes en su conjunto están llamados a una conversión continua.

¿Cómo se debe configurar concretamente este cambio? ¿Se trata tal vez de una renovación como la que emprende, por ejemplo, un propietario mediante la reestructuración o pintura de su edificio? ¿O acaso se trata de una corrección, para retomar el rumbo y recorrer de modo más directo y expeditivo un camino? Ciertamente, estos y otros aspectos tienen importancia, y aquí no podemos afrontarlos todos. Pero por lo que se refiere al motivo fundamental del cambio, éste consiste en la misión apostólica de los discípulos y de la Iglesia misma.

En efecto, la Iglesia debe verificar constantemente su fidelidad a esta misión. Los tres Evangelios sinópticos destacan distintos aspectos del envío a la misión: la misión se basa ante todo en una experiencia personal: “Vosotros sois testigos” (Lc 24, 48); se expresa en relaciones: “Haced discípulos a todos los pueblos” (Mt 28, 19); trasmite un mensaje universal: “Proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15). Sin embargo, a causa de las pretensiones y de los condicionamientos del mundo, este testimonio viene repetidamente ofuscado, alienadas las relaciones y relativizado el mensaje. Si después la Iglesia, como dice el Papa Pablo VI, “trata de adaptarse a aquel modelo que Cristo le propone, es necesario que ella se diferencie profundamente del ambiente humano en el cual vive y al cual se aproxima” (Carta encíclica Ecclesiam suam, 24). Para cumplir su misión, deberá continuamente también tomar distancias respecto a su entorno, deberá, por decirlo así, desligarse del mundo.

En efecto, la misión de la Iglesia se deriva del misterio del Dios uno y trino, del misterio de su amor creador. Y el amor no está presente en Dios sólo de un modo cualquiera: Él mismo lo es, es por su naturaleza amor. Y el amor de Dios no quiere quedarse aislado en sí mismo, sino que por su naturaleza quiere difundirse. En la Encarnación y en el sacrificio del Hijo de Dios, este amor ha alcanzado a la humanidad – esto es, a nosotros – de modo particular; y esto por el hecho de que Cristo, el Hijo de Dios, ha salido, por decirlo así, de la esfera de su ser Dios, se ha hecho carne y se ha hecho hombre; no sólo para ratificar al mundo en su ser terrenal, y ser para él como un mero acompañante que lo deja tal como es, sino para transformarlo. Del evento cristológico forma parte algo incomprensible, pues incluye –como dicen los Padres de la Iglesia– un sacrum commercium, un intercambio entre Dios y los hombres. Los Padres lo explican del modo siguiente: nosotros no tenemos nada que podríamos dar a Dios; sólo podemos poner ante Él nuestro pecado. Y Él lo acoge, lo asume como propio y nos da a cambio a sí mismo y su gloria. Se trata de un intercambio verdaderamente desigual, que se lleva a cabo en la vida y la pasión de Cristo. Él se hace pecador, toma sobre sí el pecado, asume lo que es nuestro y nos da lo que es suyo. Pero después, en el desarrollo del pensamiento y de la vida a la luz de la fe, se ha ido aclarando que nosotros no le damos sólo el pecado, sino que Él nos ha dado la capacidad; desde lo íntimo nos da la fuerza de darle también algo positivo, nuestro amor, de entregarle la humanidad en sentido positivo. Naturalmente, está claro que únicamente gracias a la generosidad de Dios el hombre, el mendicante que recibe la riqueza divina, puede no obstante dar también algo a Dios; Dios hace que el don nos sea soportable haciéndonos capaces de convertirnos en quienes pueden darle algo.

La Iglesia debe su ser a este intercambio desigual. No posee nada por sí misma ante Aquel que la ha fundado, de modo que se pudiera decir: ¡La hemos hecho muy bien! Su sentido consiste en ser instrumento de la redención, en dejarse impregnar por la Palabra de Dios y en introducir al mundo en la unión de amor con Dios. La Iglesia se sumerge en la atención condescendiente del Redentor para con los hombres. Cuando es realmente Ella misma, está siempre en movimiento, debe ponerse constantemente al servicio de la misión que ha recibido del Señor. Por eso debe abrirse una y otra vez a las preocupaciones del mundo, del cual ella precisamente forma parte, dedicarse sin reservas a estas preocupaciones, para continuar y hacer presente el intercambio sagrado que comenzó con la Encarnación.

En el desarrollo histórico de la Iglesia se manifiesta, sin embargo, también una tendencia contraria, es decir, la de una Iglesia satisfecha de sí misma, que se acomoda en este mundo, es autosuficiente y se adapta a los criterios del mundo. Así, no es raro que dé mayor importancia a la organización y a la institucionalización, que no a su llamada de estar abierta a Dios y a abrir el mundo hacia el prójimo.

Para corresponder a su verdadera tarea, la Iglesia debe hacer una y otra vez el esfuerzo de desprenderse de esta secularización suya y volver a estar de nuevo abierta a Dios. Con esto sigue las palabras de Jesús: “No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo” (Jn 17,16), y es precisamente así como Él se entrega al mundo. En cierto sentido, la historia viene en ayuda de la Iglesia a través de distintas épocas de secularización que han contribuido en modo esencial a su purificación y reforma interior.

En efecto, las secularizaciones –sea que consistan en expropiaciones de bienes de la Iglesia o en supresión de privilegios o cosas similares– han significado siempre una profunda liberación de la Iglesia de formas mundanas: se despoja, por decirlo así, de su riqueza terrena y vuelve a abrazar plenamente su pobreza terrena. De este modo, comparte el destino de la tribu de Leví que, según la afirmación del Antiguo Testamento, era la única tribu de Israel que no poseía un patrimonio terreno, sino que, como parte de la herencia, le había tocado en suerte exclusivamente a Dios mismo, su palabra y sus signos. La Iglesia compartía en aquellos momentos históricos con esta tribu la exigencia de una pobreza que se abría hacia el mundo, para separarse de sus lazos materiales, y de este modo también su obra misionera volvía a ser creíble.

Los ejemplos históricos muestran que el testimonio misionero de la Iglesia desprendida del mundo resulta más claro. Liberada de fardos y privilegios materiales y políticos, la Iglesia puede dedicarse mejor y de manera verdaderamente cristiana al mundo entero; puede verdaderamente estar abierta al mundo. Puede vivir nuevamente con más soltura su llamada al ministerio de la adoración de Dios y al servicio del prójimo. La tarea misionera que va unida a la adoración cristiana, y debería determinar la estructura de la Iglesia, se hace más claramente visible. La Iglesia se abre al mundo, no para obtener la adhesión de los hombres a una institución con sus propias pretensiones de poder, sino más bien para hacerles entrar en sí mismos y conducirlos así hacia Aquel del que toda persona puede decir con san Agustín: Él es más íntimo a mí que yo mismo (cf. Conf. 3, 6, 11). Él, que está infinitamente por encima de mí, está de tal manera en mí que es mi verdadera interioridad. Mediante este estilo de apertura al mundo propio de la Iglesia, queda al mismo tiempo diseñada la forma en la que cada cristiano puede realizar esa misma apertura de modo eficaz y adecuado.

No se trata aquí de encontrar una nueva táctica para relanzar la Iglesia. Se trata más bien de dejar todo lo que es mera táctica y buscar la plena sinceridad, que no descuida ni reprime nada de la verdad de nuestro hoy, sino que realiza la fe plenamente en el hoy, viviéndola íntegramente precisamente en la sobriedad del hoy, llevándola a su plena identidad, quitando lo que sólo aparentemente es fe, pero que en realidad no es más que convención y costumbre.

Digámoslo con otras palabras: para el hombre, la fe cristiana es siempre un escándalo, y no sólo en nuestro tiempo. Creer que el Dios eterno se preocupa de los seres humanos, que nos conoce; que el Inasequible se ha convertido en un determinado momento y lugar en accesible; que el Inmortal ha sufrido y muerto en la cruz; que a los mortales se nos haya prometido la resurrección y la vida eterna; para nosotros los hombres, creer todo esto es sin duda una auténtica osadía.

Este escándalo, que no puede ser suprimido si no se quiere anular el cristianismo, ha sido desgraciadamente ensombrecido recientemente por los dolorosos escándalos de los anunciadores de la fe. Se crea una situación peligrosa cuando estos escándalos ocupan el puesto del skandalon primario de la Cruz, haciéndolo así inaccesible; esto es, cuando esconden la verdadera exigencia cristiana detrás de la ineptitud de sus mensajeros.

Hay una razón más para pensar que sea de nuevo el momento de buscar el verdadero distanciamiento del mundo, de desprenderse con audacia de lo que hay de mundano en la Iglesia. Naturalmente, esto no quiere decir retirarse del mundo, es más bien lo contrario. Una Iglesia aligerada de los elementos mundanos es capaz de comunicar a los hombres –tanto a los que sufren como a quienes los ayudan–, precisamente también en el ámbito social y caritativo, la particular fuerza vital de la fe cristiana. “Para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social que también se podría dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia” (Carta encíclica Deus caritas est, 25). Ciertamente, también las obras caritativas de la Iglesia deben prestar una atención constante a la exigencia de un adecuado distanciamiento del mundo para evitar que, ante un creciente alejamiento de la Iglesia, sus raíces se sequen. Sólo la profunda relación con Dios hace posible una plena atención al hombre, del mismo modo que sin una atención al prójimo se empobrece la relación con Dios.

Estar abiertos a las vicisitudes del mundo significa por tanto para la Iglesia desligada del mundo testimoniar, según el Evangelio, con palabras y obras, aquí y ahora, la señoría del amor de Dios. Esta tarea, además, nos remite más allá del mundo presente: la vida presente, en efecto, incluye la relación con la vida eterna. Vivamos como individuos y como comunidad de la Iglesia la sencillez de un gran amor que, en el mundo, es al mismo tiempo lo más fácil y lo más difícil, porque exige nada más y nada menos que el darse a sí mismo.

Queridos amigos, me queda sólo implorar para todos nosotros la bendición de Dios y la fuerza del Espíritu Santo, para que podamos, cada uno en su propio campo de acción, reconocer una y otra vez y testimoniar el amor de Dios y su misericordia. Gracias por su atención.






El Papa aprueba el Decreto del milagro atribuido a la granadina Madre Riquelme.

Miércoles, 20 Marzo 2019.

Fundadora de la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y de María Inmaculada, esta aprobación es un paso más en el camino hacia una posible beatificación.


En la Solemnidad de San José, la Santa Sede ha hecho público la aprobación del Papa Francisco al Decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios María Emilia Riquelme y Zayas, nacida en Granada y fundadora de la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y de María Inmaculada.

La Sierva de Dios María Emilia Riquelme, que nació en Granada el 5 agosto de 1847 y murió el 10 de diciembre de 1940, se encuentra enterrada en la Casa Madre en nuestra ciudad.

EL MILAGRO
El milagro que ha permitido la aprobación de este Decreto, que lleva a la Sierva de Dios a estar más cerca de una posible beatificación, es una pancreatitis aguda de una persona en Colombia, que además estaba desahuciada. La hermana de esta persona colocó una reliquia y una estampa de la Madre Riquelme cerca y rezó una novena en honor de la Venerable Sierva de Dios, que fundó en Granada la Congregación conocidas familiarmente como “riquelminas”. La reliquia es un trozo de hábito de la Madre María Emilia Riquelme.

MADRE RIQUELME 
Nacida en una familia católica, de alta posición económica y cultural en el siglo XIX, la muerte de su padre a los 7 años de edad marcó su vida. En esa ocasión y en su adolescencia acudió a la Virgen María, marcando en ella “una profunda experiencia” en su vida. “Comienza por poner al servicio su tiempo y cualidades en favor de los más pobres en escuelas para niños pobres, catequesis, visitas a prostíbulos, ayuda a familias necesitadas, etc. María Emilia no descansa, capta las necesidades de su tiempo y redobla su trabajo a favor de los más necesitados; quiere vivir el sí que hace años dio al Señor”, explica la Congregación.

COLABORADORAS CON LA PASTORAL UNIVERSITARIA
Esta inquietud dio origen en Granada a la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y de María Inmaculada, que en la actualidad colaboran con la Pastoral Universitaria diocesana, que cada verano pone en marcha su “Misión Bolivia” con estudiantes universitarios. Estos jóvenes acuden durante un mes a la selva boliviana para ayudar a sus habitantes en tareas de educación, formación y sanidad, al mismo tiempo que evangelizan y comparten la vida. Estos jóvenes comparten esta tarea evangelizadora con la ayuda de las misioneras del Santísimo Sacramento en esta región y el sacerdote franciscano español José Manuel Barrio, conocido familiarmente como “Padrecito”.

La Congregación tiene su Casa Madre en el centro de Granada y, además de estar presentes en otras ciudades españolas, también cuenta con casas en países como Brasil, Portugal, Bolivia, Colombia, Estados Unidos, Angola, Perú, México y Filipinas.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada




24 horas continuas de oración, adoración a Dios y confesión de los pecados.

Miércoles, 20 Marzo 2019.



Es la iniciativa “24 horas para el Señor”, que se celebrará desde el 29 de marzo a las 17 horas, hasta el 30 de marzo a las 17 horas, en la S.I Catedral y el santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, en Motril.


Un año más, en el tiempo litúrgico de Cuaresma, la Archidiócesis de Granada se suma a la iniciativa en la Iglesia universal de penitencia y conversión propuesta por el Papa Francisco llamada “24 horas para el Señor”. 

Con el lema “Tampoco yo te condeno (JN 8,11)”, la iniciativa desea ser una ayuda y una invitación en esta Cuaresma para la conversión personal, contemplando la imagen de Jesús que ofrece su Misericordia a todas las personas, en el perdón de los pecados. 

“24 horas para el Señor” se llevará a cabo en la S.I Catedral y en el santuario de Nuestra Señora de la Cabeza en Motril, desde el 29 de marzo a las 17 horas, hasta el 30 de marzo a las 17 horas. En el caso de la S.I Catedral, las “24 horas para el Señor” concluirán con una Eucaristía presidida por nuestro Arzobispo D. Javier Martínez. Durante 24 horas continuas habrá oración, adoración al Santísimo Sacramento y sacerdotes administrando el Sacramento de la penitencia. 

Se ha habilitado un horario disponible en www.archidiocesisgranada.es, que recoge entre otros momentos destacados la celebración penitencial presidida por nuestro arzobispo, un Vía Crucis de la Misericordia, el rezo del Rosario por la vida, además de los momentos de oración siguiendo la Liturgia de las Horas y diversas Eucaristía a lo largo de la jornada.




19 de marzo, fiesta de San José, día de precepto en la Archidiócesis.

Martes, 12 Marzo 2019.

Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María.


El próximo 19 de marzo, Solemnidad de San José, es día de precepto en la Archidiócesis de Granada. Ese día es laborable en el calendario, pero, en virtud de las disposiciones establecidas desde el año 2009 para la Provincia Eclesiástica de Granada, se señaló como día de precepto esta fiesta del esposo de la Virgen María.

Por tanto, como un domingo o festivo, es día de participación en la Santa Misa, quedando dispensados aquellos que deban realizar su trabajo habitual ese día.

No obstante, se invita a todos los fieles –sea o no día laborable- a participar en la Santa Misa diaria, especialmente en este tiempo de Cuaresma, que es de conversión y gracia en nuestro camino hacia la alegría pascual de Resurrección del Señor.

DÍA DEL SEMINARIO
Con motivo de esta festividad, la Iglesia celebra el Día del Seminario, este año con el lema "El Seminario, misión de todos", con el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas. En Andalucía, dado que no es festivo, se ha traladado esta celebración del Día del Seminario a su fecha más cercana, que es el domingo anterior, día 17 de marzo. En la Diócesis, la colecta de ese día irá destinada a los seminarios de Granada: el Seminario Mayor San Cecilio, el Seminario misionero Redemptoris Mater y el Seminario Menor Virgen de Nazaret. Además, celebraremos el Día del Seminario en la S.I Catedral Metropolitana con la Ordenación diaconal de un seminarista, William Sauce, del Seminario misionero Redemptoris Mater, en la Eucaristía de las 12:30 horas, que preside nuestro Arzobispo D. Javier Martínez. 

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada


El seminario invita a los hermanos cofrades a una oración vocacional por San José.

Martes, 12 Marzo 2019


El martes 19 de marzo a las 20:00 el Seminario Mayor San Cecilio ha convocado una tarde de oración vocacional en el Monasterio de la Cartuja, con invitación especial a todos los miembros de hermandades y cofradías de Granada.


El monasterio de la Cartuja se prepara para acoger un nuevo momento de oración vocacional de la mano del Seminario Mayor San Cecilio, aprovechando la fecha del Día de San José, patrón de los seminaristas.

El lema escogido para este encuentro de oración es “Para, escucha, vive”, y para esta ocasión el Seminario ha querido dirigirse especialmente, en medio de este tiempo de Cuaresma, a todos los cristianos miembros de las Hermandades y Cofradías de Granada.

A la oración le seguirá un ágape en el que todos están invitados a participar.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada



III Jornadas Cofrades en centros penitenciarios Nuestra Señora de la Esperanza.

Martes, 19 Marzo 2019
Cuadro de la exposición, realizado por los internos del Centro Penitenciario de Albolote.


Se celebrarán los días 21 y 22 de marzo, con la participación de internos del Centro Penitenciario de Albolote.


Dentro de los actos formativos organizados para este año, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y Nuestra Señora de la Esperanza organiza las Jornadas Cofrades, que este año cumplen su III edición, en el interior de los Centros Penitenciarios Nuestra Señora de la Esperanza.

La primera de estas actividades será el jueves día 21, en el Centro Penitenciario de Albolote, donde se inaugurará la exposición de pintura cofrade “El que todo lo puede”, a cargo de los internos de este centro penitenciario pertenecientes al aula de pintura Vicent Van Gogh.

Al día siguiente, el 22 de marzo, con el título “Aniversarios devocionales”, los internos de este centro penitenciario visitarán a las hermandades y templos: la iglesia de San José de Calasanz, de la Hermandad de los Escolapios, la iglesia de San Pedro, donde tiene su sede la Hermandad de las Maravillas, y la iglesia de San Miguel Bajo, sede de la Hermandad de la Aurora.

También visitarán la iglesia de las Comendadoras de Santiago, donde tiene su sede la Hermandad del huerto y, finalmente, participarán en la Eucaristía, que se celebrará en la iglesia de Santa Ana, con la Hermandad de la Esperanza, organizadora de estas III Jornadas Cofrades en centros penitenciarios Nuestra Señora de la Esperanza.






Apertura de consultas dirigida a los fieles sobre el padre Manuel Gil de Sagredo Arribas.

Martes, 19 Marzo 2019
Forma parte del trabajo que se lleva a cabo y que pueda concluir en la apertura del estudio de una posible causa de beatificación. Las comunicaciones deben dirigirse únicamente a Secretaría General del Arzobispado y no hacerse públicas, para no perjudicar ni dañar dicha labor.


El Arzobispado de Granada abre un periodo de consulta dirigido a todos los fieles de la diócesis, para que comuniquen cualquier información útil, a favor o en contra, antes de iniciar un posible proceso diocesano de beatificación, sobre el granadino padre Manuel Gil de Sagredo Arribas, misionero presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor.

Quienes puedan aportar dicha información, especialmente quienes le conocieron en persona, deben dirigirse únicamente a Secretaría General del Arzobispado de Granada en el correo electrónico secretariageneral@archidiocesisgranada.es o en el teléfono 958-21-63-23, así como en su sede en el Edificio Curia Metropolitana (Plaza Alonso Cano). Se subraya que para trasladar dichas comunicaciones deben contactar exclusivamente con Secretaría General, no debiendo difundirse públicamente, para no perjudicar ni dañar un trabajo que pueda concluir en la apertura del estudio de una posible causa de beatificación.

PADRE GIL DE SAGREDO 
El padre Gil de Sagredo Arribas fue misionero presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor, que desarrolló su ministerio en China. Natural de Granada, en nuestra Diócesis fue Superior de la Comunidad Redentorista y Rector del Santuario del Perpetuo Socorro.

Se formó en el Seminario mayor redentorista de Astorga (León), donde realizó sus estudios eclesiásticos, siendo ordenado presbítero el 6 de julio de 1930. Tras estudiar en Londres para perfeccionar el idioma, se marchó a China en 1931, donde permaneció hasta 1941, cuando regresa a España para informar de la situación de la misión en aquellas tierras de oriente. Tras permanecer en prisión durante cinco meses, como consecuencia de la revolución maoísta, es expulsado de China. Murió repentinamente el 4 de agosto de 1952, a los 44 años, de una angina de pecho, agotado por los padecimientos sufridos en su cautiverio.




“Lo que hacemos en el Seminario es vivir”.

Martes, 19 Marzo 2019
Entrevista al Rector del Seminario Mayor “San Cecilio”, D. Enrique Rico Pavés, con motivo del Día del Seminario, que celebramos en la Iglesia el 17/19 de marzo.


Con motivo de la Solemnidad de San José, el 19 de marzo, celebramos el Día del Seminario, que, en algunas diócesis como en Granada, donde es día laborable, se celebra en el domingo más cercano a esta Solemnidad, en este caso el domingo 17 de marzo. El Seminario es el lugar de formación y crecimiento espiritual y humano en la llamada del Señor a cada uno de sus candidatos. Es un recorrido que viven a lo largo de varios años, para discernir si esa es la vocación a la que verdaderamente el Señor llama a cada uno de los seminaristas.

Nuestra Diócesis cuenta con tres seminarios: el Seminario Mayor diocesano “San Cecilio”, el Seminario “Redemptoris Mater” y el Seminario Menor “Virgen de Nazaret”.

Con motivo de la celebración de este día del Seminario, conversamos con el Rector del diocesano “San Cecilio” de Granada, D. Enrique Rico Pavés, entre otras cosas sobre la llamada del Señor y esta vocación que es don de Dios al servicio de la Iglesia y de su pueblo.

El lema de este año es “El seminario, misión de todos”. En qué sentido lo es.

El Seminario es misión de todos porque la vocación surge dentro de una comunidad de vida, que, normalmente, es la familia, y dentro de una comunidad cristiana de vida que es una parroquia, un movimiento, una realidad eclesial, donde uno se plantea qué quiere el Señor de mí. Por eso, la vocación no surge como “francotiradores”, sino en unos ambientes de relaciones que son los ambientes en los que nos movemos. Ahí surge una vocación. Si hay medios en que uno puede escuchar al Señor, se dará una respuesta. Si la familia está abierta al don de Dios en los ámbitos que sean, de su familia brotarán vocaciones. Si una parroquia está abierta, también. Por eso, no es misión del seminario, sino de todos los ambientes y realidades, donde el cristianismo se inserta, que es la familia, la sociedad, en todos los ambientes donde Jesucristo se hace presente.

Cuando hablamos de seminaristas, podemos pensar que están haciendo una especie de “carrera”. Y no se trata de eso, ¿verdad?

No. A mí una religiosa me dijo una vez que el discernimiento de la vocación se realiza en la vida, y lo que hacemos en el Seminario es vivir. En una vida en la que hay que estudiar, en la que hay actividades pastorales, en la que hay deporte, en la que hay convivencia. En esa vida, uno discierne la llamada del Señor. En la que hay muchos momentos de oración, por supuesto, y de trato con el Señor. Pero es en la vida donde uno discierne lo que el Señor quiere de mí.

Cómo sabe uno cuándo el Señor le está llamando a algo.

Normalmente, estas cosas las sabemos con ayuda, porque uno solo se puede equivocar, o se puede engañar, o se puede autosugestionar. Por eso, la vocación se suele decir que es algo de dos: de uno que siente la llamada y de la Iglesia que discierne si esa llamada es real o si hay elementos que hacen que sea una propia invención, una propia sugestión, o incluso una manera de huir. Por eso, el periodo del Seminario no son dos meses; son en torno a seis años, en los que uno va exponiendo qué es lo que ve en su interior, qué es lo que ve en sus cualidades, qué es lo que ve en sus capacidades, y la Iglesia también discierne si uno está llamado a eso o está llamado a otra realidad. Por eso, el periodo del Seminario es un periodo de discernimiento. Es verdad que brota de una intención inicial. Normalmente, uno quiere ser sacerdote porque ha recibido ejemplos de sacerdotes que le han llamado la atención; o le ha entusiasmo ese tipo de vida; o ha recibido una palabra del Señor que le ha llamado especialmente la atención y le ha resonado en el corazón. Después, comienza un proceso de ver si eso equivale con una llamada o ha sido simplemente un momento de entusiasmo. Y para eso, la Iglesia dedica un ambiente, un ámbito y un tiempo largo para ver la realidad de esa llamada.

Precisamente, en el año 2016 el Papa Francisco aprobaba un texto titulado “El don de la vocación presbiteral”, y mucho tiene que ver con la formación de los seminaristas. Cuéntenos en un par de pinceladas qué recoge este texto.

Ese documento se llama la “Ratio Fundamentalis”, es decir, el itinerario que debe guiar la vida de los seminarios en los próximos años, y luego se tiene concretar a nivel de Conferencia Episcopal en la Ratio Nacional. Es decir, ese documento es para toda la Iglesia, que marca los hitos que debe ser la vida de un Seminario y luego cada Conferencia Episcopal lo debe aplicar a la realidad nacional que vivimos. El documento lo que marca principalmente son las etapas y los acentos que se deben cuidar en el Seminario: la formación humana, la formación pastoral y la formación espiritual. Son los tres pilares, junto con la formación comunitaria, porque el sacerdote –como he dicho antes- no es un “francotirador”, sino que está llamado a ser padre en una comunidad y a alimentar a una comunidad, y alimentarse él mismo de la vida de comunidad. Por eso, hay que estudiar; hay que cuidar una intensa vida espiritual, en la que sea un acento importante en la dirección espiritual, en la oración, el tiempo a solas con el Señor; y hay que aprender a utilizar los medios que nos permitan llevar el Evangelio a los demás, como es explicar la fe a los hermanos, estudiar la Palabra de Dios. A todo eso se le dedica bastante tiempo en el Seminario, con una mirada hacia los hombres y mujeres que van a recibir el mensaje cristiano.

Con motivo de esta Jornada del Seminario, nuestros seminaristas recorren algunos puntos de la Diócesis. Qué recorrido y en qué consiste esa presencia en la diócesis de los candidatos al sacerdocio.

Durante todo el curso, todos los seminaristas tiene pastoral el fin de semana. Los de los primeros cursos sólo son los sábados por la tarde, y los de los últimos cursos salen y conviven con los sacerdotes en distintas zonas de la diócesis. Este año hay un buen grupo en el Valle del Lecrín, otros en Santa Fe, otros en parroquias del centro, como San Agustín. En torno al día de San José, que es el día del Seminario, también haremos presencia en algunos colegios de la diócesis. También en la Escuela de Magisterio “La Inmaculada” irán algunos seminaristas. Este año nos centramos en algunos colegios diocesanos y en las parroquias donde están habitualmente de pastoral.

El día de San José, el 19 de marzo, hay una convocatoria desde el Seminario, para rezar por las vocaciones sacerdotales.

Este año coincidía bien para que el Día del Seminario pudiéramos tener la oración vocacional que tenemos todos los meses: el martes 19 de marzo, a las 20 horas, en el monasterio de la Cartuja, que también es un ámbito precioso, estéticamente y religiosamente, para adorar al Señor y para escuchar su Palabra. También allí algún seminarista dará su testimonio vocacional, para que sirva un poco para hacer reflexionar a los jóvenes que vayan a la oración.

Qué grados hay hasta que uno llega a ser presbítero.

Antes del Concilio Vaticano II se distinguían entre Órdenes Mayores y Órdenes Menores. Con la nueva ordenación sacramental del Sacramento del Orden Sacerdotal, los seminaristas van recibiendo a lo largo de las etapas del Seminario lo que son los ministerios laicales, que es el Ministerio de Lector y Acólito, y el rito de Admisión a las Sagradas Órdenes, es decir, cuando llevan un tiempo de formación en el que puedan tener decidida su vocación, la Iglesia los acepta para formarlos para ser sacerdotes. El Ministerio de Acólito y Lector son para ejercer la función en torno a la Palabra de Dios y en torno a la Eucaristía. Y dentro del Sacramento del Orden, el primer paso es el diaconado y, después, el presbiterado. Normalmente, tiene que haber un tiempo entre el diaconado y el presbiterado, que, como mínimo, son seis meses. En la Diócesis de Granada, el diaconado lo viven y lo ejercitan con un desino pastoral. En otros seminarios, los diáconos están todavía en el seminario, pero aquí ya tienen el año de pastoral siendo diáconos. Son enviados a una parroquia y a los seis meses como mínimo, al año, o a los diez meses, que es lo normal, son ordenados presbíteros.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada



Nuevo encuentro “Centrados en el corazón de Jesús” el próximo 22 de marzo.

Viernes, 15 Marzo 2019
El encuentro mensual organizado por la Pastoral Infantil para los niñas y niñas de nuestra diócesis tendrá lugar el próxima viernes, 22 de marzo, a las 17:30 horas, en el Seminario Menor “Virgen de Nazaret”.


El próximo 22 de marzo la Pastoral Infantil organiza un nuevo encuentro mensual para los más pequeños de nuestra diócesis en el que niños y niñas llegados de distintas parroquias y movimientos se reunirán para celebrar juntos la Eucaristía y recibir un momento de formación, finalizando con una merienda compartida.

El encuentro tendrá lugar en el Seminario Menor “Virgen de Nazaret”, situado en el Paseo de la Bomba, y comenzará con la Misa a las 17:30 horas. El tema de la formación de este encuentro dentro del tema general: “Centrados en el corazón de Jesús” girará en torno a la bienaventuranza: “Bienaventurados los limpios de corazón”.

Los padres que quieran inscribir a sus hijos en el encuentro podrán hacerlo desde sus propias parroquias o llamando al 605159814.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.



La diócesis de Granada celebrará la Jornada por la Vida
Lunes, 18 Marzo 2019


Durante la solemnidad de la Anunciación del Señor, la Iglesia española invita a todas las diócesis a celebrar la Jornada por la Vida, cuyo lema de este año es “El amor cuida la vida”. La diócesis de Granada se unirá a esta iniciativa con algunas vigilias y Eucaristías especialmente dedicadas, en Órgiva y en la parroquia de San Juan María Vianney.


Como viene siendo habitual desde hace varios años, la Conferencia Episcopal Española celebra una Jornada por la Vida el mismo día 25 de marzo, día de la Solemnidad de la Anunciación de la Virgen.

Desde la Conferencia Episcopal Española se ha recordado que “el amor a la vida en todas sus manifestaciones es la respuesta primera al don que todos hemos recibido en nuestra existencia” y que Jesucristo mismo ha sido el primero en darnos desde la cruz.

En la nota redactada por los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida que acompaña a esta Jornada, se reconoce al mismo tiempo que “no es sencillo recibir el don de la vida y acompañarlo”, pues pasa por el sacrificio y la prueba del dolor. No obstante, se recuerda el valor del testimonio profético que ya va implícito en el hecho de que Dios mismo ha nacido y se ha hecho un Niño. “En una vida que acogemos y que vemos crecer es donde el hombre puede esperar algo nuevo, capaz de cambiar este mundo, porque nace de un amor primero y generoso de Dios”. La alegría de este hecho, que no abandona nunca el hombre, está en el corazón de la celebración de esta Jornada por la Vida.

En nuestra diócesis, el próximo domingo 24 de marzo en la parroquia de Órgiva se llevará a cabo una Vigilia de oración a las 19:00. Igualmente el lunes 25, día de la Solemnidad, la iglesia de San Juan María Vianney celebrará una Eucaristía a las 19:00.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.


"El amor cuida la vida". Jornada por la vida
Lunes, 18 Marzo 2019

En la Solemnidad de la Anunciación del Señor, el 25 de marzo.


“El amor cuida la vida” es el lema con el que se celebra el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, la Jornada por la Vida.

La Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, dentro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, elabora los materiales para celebrar esta Jornada. Los obispos de esta Subcomisión, firman un mensaje en el que recuerdan que “la Iglesia es consciente de que el amor se debe poner más en las obras que en las palabras, ya que, repetir palabras de amor sin que de verdad cambie algo en la vida es un modo de falsearlas”.

En el subsidio litúrgico elaborado por esta Subcomisión señala: "En esta solemnidad de la Anunciación del Señor contemplamos con agradecimiento al Hijo de Dios, que, al hacerse hombre, ha entrado en comunión con cada uno de nosotros, comprometiéndose con un amor indisoluble. Se manifiesta así la verdad expresada en el lema de la Jornada por la Vida, que hoy celebramos: «El amor cuida la vida». La Encarnación de Jesucristo nos revela la profundidad de este amor y nos impulsa a responder como María, acogiendo la vida con asombro, reconociendo la dignidad de cada persona amada de modo infinito e incondicional por Dios y cuidando especialmente a los que poseen una vida más vulnerable, débil o marginada. Como pueblo de la vida contemplemos hoy la gran esperanza manifestada en Jesucristo para construir con Él la civilización del amor".


Presentación de un proyecto científico sobre los libros plúmbeos de la Abadía del Sacromonte.

Lunes, 18 Marzo 2019



En un acto que tendrá lugar el 19 de marzo, en el Centro Cultural Nuevo Inicio (Edificio Curia Metropolitana), a las 19 horas, a cargo de dos profesores holandeses.


El Archivo de la Abadía del Sacromonte conserva un gran tesoro histórico que ha sido objeto de una importante investigación por parte de dos profesores holandeses. Se trata de una colección de textos arábigos sobre hoja de pergamino -el llamado Pergamino de la Torre Turpiana- y de unas planchas pequeñas de plomo -los famosos “libros plúmbeos”- que fueron descubiertas en Granada a finales del siglo XVI, en la torre de la mezquita mayor y en varias cuevas de la colina de Valparaíso, que desde entonces se llama Sacro-Monte y que fueron el pretexto del arzobispo Pedro de Castro para la fundación de la Abadía del mismo nombre.

Estos textos arábigos están entre las últimas producciones literarias de los moriscos de Granada, que eran de origen musulmán y que continuaban viviendo en España, a menudo muy unidos a sus antiguas creencias y prácticas islámicas en secreto.

Los investigadores holandeses que nos acompañan, especializados en la Historia de las Religiones en general, y especialmente en la historia religiosa de los musulmanes que vivían como minoría en la España Cristiana, han preparado un estudio, edición y traducción de los textos originales, los cuales han sido objeto de numerosas discusiones en el siglo XVII y que han recuperado gran interés en el panorama académico internacional en el momento actual.

Los Catedráticos Van Koningsveld (Profesor emérito de Estudios Islámicos de la Universidad de Leiden) y Wiegers (Profesor de Estudios Religiosos comparados en la Universidad de Amsterdam) presentarán un informe de su investigación, que dará nueva luz sobre los mensajes religiosos de estos enigmáticos textos.

Su conferencia será anticipo de una amplia y novedosa publicación, fruto de un trabajo de veinte años en los que han visitado muy a menudo el archivo de la Abadía, donde han estudiado los plomos originales que desde el año dos mil se custodian de nuevo.

Juan Sánchez Ocaña
Archivero de la Abadía del Sacromonte

Martes, 19 de marzo
Presentación del proyecto científico
“Los libros plúmbeos del Sacromonte. Edición crítica de los textos originales en árabe y análisis de las ideas religiosas”

Conferencia a cargo de:
Prof. Dr. Pieter Sjoerd van Koningsveld,Profesor emérito de Estudios Islámicos de la Universidad de Leiden (Holanda)
Prof. Dr. Gerard A. Wiegers, Profesor de Ciencias de las Religiones de la Universidad de Ámsterdam (Holanda)

Lugar: Salón de actos del Centro Cultural Nuevo Inicio
(Plaza Alonso Cano. Edificio Curia Metropolitana).

Hora: 19 horas
Colabora: Fundación Abadía del Sacromonte


El Cristo de la Expiración abre un camino de esperanza.

Lunes, 18 Marzo 2019
El Cristo de la Expiración encabezó el Via Crucis de este año en Catedral, acompañado del Arzobispo Metropolitano de Granada y de la Real Federación de Hermandades y Cofradías.


Se cumplieron los 75 años de la imagen del Cristo de la Expiración, que se encontraba bajo la custodia de los Padres Escolapios en el Paseo de los Basilios. La imagen hizo su entrada en la Santa Iglesia Catedral el pasado viernes 15 de marzo, recibida de manos del Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, para iniciar el recorrido del Via Crucis dentro del perímetro del templo.

A su llegada, Mons. Martínez aseguró que el Via Crucis no deja de ser una forma de expresar la “gratitud” del Pueblo cristiano por su Salvador. Pues el Via Crucis no es sino una forma de adherirse al Señor, siendo conscientes de que “Él es quien nos acompaña a lo largo del camino de nuestra vida para hacer posible (…) la alegría y el perdón” sobre la vida de todo cristiano.

Custodiado por todas las Cofradías y Hermandades granadinas participantes, el Cristo de la Expiración dio la vuelta al perímetro de la Catedral y terminó frente al altar, en donde permaneció toda la noche antes de su salida al día siguiente, sábado 16 de marzo, a las 19:00.

CAMINO DE ESPERANZA

Durante la Eucaristía celebrada al día siguiente, ya de domingo, con el Evangelio de la Transfiguración del Señor, D. Javier Martínez saludó a los representantes de todas las Cofradías, y en especial al Hermano Mayor de la Hermandad del Cristo de la Expiración.

“No hay actitud más razonable ante el hecho de la muerte, que forma parte de nuestra condición humana, la preocupación o la sombra por ese hecho”. Ante la esclavitud de la muerte, de que habla San Pablo, no cabe más que una preocupación. Sin embargo, ¿por qué recubrimos de pan de oro una imagen como la del Cristo de la Expiración?, “justo por la sencilla razón que necesitamos esa referencia última que nos permite afrontar este hecho de la muerte con paz, con serenidad con esperanza”, ante esa muerte que viene como un ladrón en la noche.

“Yo quisiera haceros caer en la cuenta de que vuestro trono, vuestros faroles, tienen sentido solo precisamente porque nos ayudan a afrontar la vida y la muerte”, afirmó el Arzobispo. De este modo, “nuestra esperanza en la salvación no se basa en que no tengamos defectos, en que eliminemos toda impureza de nuestro corazón, sino en que Cristo ha muerto por mí”, eso es lo que llena de esperanza al hombre.

Por último, el Arzobispo se animó a los adultos cofrades a ser testigos de la vida cristiana para los jóvenes. No se trata de “transmitir unos valores” que no son más que “humo”, sino “la certeza de que uno ha encontrado el sentido a la vida”.

La imagen del Cristo de la Expiración salió al fin de la Catedral en procesión de regreso a la iglesia de los Escolapios.

Ignacio Álvarez 
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada


La diócesis de Granada celebra la ordenación de un nuevo diácono.

Lunes, 18 Marzo 2019


El domingo, Día del Seminario, se celebró en la Catedral de Granada la ordenación de un nuevo diácono, D. Wylliam José Sauce Charmel. Este seminarista de nacionalidad venezolana estará destinado en misión a algunas parroquias de las Alpujarras.


Cientos de fieles se dieron cita en la Santa Iglesia Catedral para presenciar la ordenación al orden diaconal de D. Wylliam José Sauce Charmel, natural de Venezuela. Durante la celebración, de hecho, se invitó al Pueblo de Dios a unirse en oración para “pedir por esta querida nación, que pasa por momentos de mucha angustia”.

A la celebración pudo asistir la familia de Wylliam José, que viajó desde el país venezolano. La celebración contó además con la presencia de otro diácono permanente, también acompañado de su familia, que ejerció por vez primera como diácono en la Iglesia de Granada.

El candidato fue presentado formalmente y considerado digno del ministerio “según el parecer de quienes lo presentan y después de consultar al Pueblo cristiano”. Tras ello, el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, eligió a Wylliam José como diácono.

Una vez pedida la intercesión de los Santos, el Arzobispo procedió entonces a la imposición de manos, rogando la efusión de los siete dones del Espíritu Santo, para confirmar al nuevo diácono en su ministerio, al igual que los apóstoles en los primeros siglos, confiaron a distintos varones “el cuidado de los pobres, a fin de poder ellos entregarse con mayor empeño a la oración y a la predicación de la Palabra”, según reza la plegaria del Orden.

Una vez ordenado por la imposición de manos, D. Wylliam José Sauce fue ya revestido de la estola diaconal y de la dalmática, como signos visible del ministerio “que desde ahora va a ejercer en las celebraciones”. A ello siguió la entrega de los Evangelios y el abrazo de la paz entre Arzobispo y diácono.

La ordenación concluyó con la Eucaristía, en la que el propio D. Wylliam José Sauce participó ya ejerciendo su nuevo ministerio diaconal.

Al final de la misa, Mons. Javier Martínez confirmó que D. Wylliam José estará ahora destinado en la localidad de Ugíjar y otros pueblos vecinos de la localidad alpujarreña.

ENVIADO A GRANADA

Wylliam José nació hace treinta años en Puerto Cabello, en Venezuela, donde comenzó a formar parte del Camino Neocatecumenal, fue durante un encuentro vocacional en el que se pidieron vocacionales que este joven se puso en pie para ofrecer su vida al Señor e ingresar en el Seminario misionero Redemptoris Mater. Fue con 20 años, en el 2009, cuando fue destinado a Granada como lugar de envío y sitio en el que realizar sus estudios. Ha sido aquí en nuestra diócesis, y durante 10 años, donde Wylliam José se ha formado en su vocación sacerdotal y misionera con periodos también de servicio en otras diócesis como Madrid.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

19 de marzo, fiesta de San José, día de precepto en la Archidiócesis

Martes, 12 Marzo 2019


Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María.


El próximo 19 de marzo, Solemnidad de San José, es día de precepto en la Archidiócesis de Granada. Ese día es laborable en el calendario, pero, en virtud de las disposiciones establecidas desde el año 2009 para la Provincia Eclesiástica de Granada, se señaló como día de precepto esta fiesta del esposo de la Virgen María.

Por tanto, como un domingo o festivo, es día de participación en la Santa Misa, quedando dispensados aquellos que deban realizar su trabajo habitual ese día.

No obstante, se invita a todos los fieles –sea o no día laborable- a participar en la Santa Misa diaria, especialmente en este tiempo de Cuaresma, que es de conversión y gracia en nuestro camino hacia la alegría pascual de Resurrección del Señor.

DÍA DEL SEMINARIO
Con motivo de esta festividad, la Iglesia celebra el Día del Seminario, este año con el lema "El Seminario, misión de todos", con el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas. En Andalucía, dado que no es festivo, se ha traladado esta celebración del Día del Seminario a su fecha más cercana, que es el domingo anterior, día 17 de marzo. En la Diócesis, la colecta de ese día irá destinada a los seminarios de Granada: el Seminario Mayor San Cecilio, el Seminario misionero Redemptoris Mater y el Seminario Menor Virgen de Nazaret. Además, celebraremos el Día del Seminario en la S.I Catedral Metropolitana con la Ordenación diaconal de un seminarista, William Sauce, del Seminario misionero Redemptoris Mater, en la Eucaristía de las 12:30 horas, que preside nuestro Arzobispo D. Javier Martínez. 

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada



La Basílica de las Angustias celebra la Fiesta de la Aparición de la imagen de la patrona de Granada.


Viernes, 15 Febrero 2019
D. Miguel Luis López-Guadalupe (izq.) junto a otros miembros de la Hermandad. Foto de José Velasco y Antonio J. Mezcua.


El domingo, 10 de febrero, la Basílica de las Angustias acogió la celebración por la Solemnidad de la Fiesta de la Aparición de la imagen de la patrona de Granada con la participación de decenas de fieles y nuevos miembros de la Hermandad.


El pasado domingo tuvo lugar la celebración de la Eucaristía en conmemoración de la Fiesta de la Aparición de Nuestra Señora de las Angustias, patrona de Granada. La Misa, que contó con la presencia de decenas de fieles y miembros de la hermandad, entre los que se encontraban el Hermano Mayor D. Miguel Luis López-Guadalupe, estuvo presidida por D. Blas Gordo, párroco y consiliario de la Hermandad de las Angustias y concelebrada por el sacerdote D. Carlos del Castillo.

Según informó D. Antonio Joaquín Mezcua, durante su homilía D. Blas Gordo pidió a Dios por los hermanos que en esta ocasión se sumaban a la cofradía y por todos los presentes: “Vamos a pedirle al Señor que tengamos esta disposición, particularmente los que hoy os sumáis, desde los Monaguillos, que hoy reciben su medalla, hasta los Horquilleros, mujeres cofrades o Palieros que lo hagáis, que tengamos este sentido de ser discípulos misioneros, que no viven para sí, sino que tienen como esta llamada de salir fuera, de vivir en salida, como nos dice el Papa”, afirmó.

Después de la ceremonia tuvo lugar la entrega de las medallas de la Hermandad con la imagen de la Virgen de las Angustias en el anverso y el Sagrado Corazón en el reverso, a los nuevos hermanos entre los que había varias hermanas cofrades, hermanos Palieros, y también nuevos Horquilleros.

La Eucaristía terminó con la bendición final en el que el Hermano Mayor renovó en nombre de todos los presentes la Consagración de la Hermandad a la Virgen de las Angustias culminando con el canto unánime del himno.













Iglesia por el Trabajo Decente redoblará sus esfuerzos en 2019 para denunciar la precariedad.


Jueves, 14 Febrero 2019


Las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) establecen sus prioridades para 2019. Los ejes de trabajo de este año son: la convocatoria del Primero de Mayo y de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente del 7 de octubre, la elaboración de materiales de sensibilización y reflexión, la incorporación de nuevos adheridos y el desarrollo de una política de comunicación.


El empleo creado en España, tras cinco años de recuperación económica sigue marcado por la precariedad y la exclusión. Desde 2014, más del 90% de los contratos registrados son de duración limitada, lo que unido al incremento de la volatilidad de los contratos temporales, la reducción de su duración, el aumento del encadenamiento de contratos y de la jornada parcial, nos conduce a un escenario donde “disponer de un empleo ya no es sinónimo de integración”, como dice el último análisis de la Fundación FOESSA, Exclusión estructural e integración social. Una situación social que se agrava por el elevado y profundo número de personas en situación de desempleo (3,3 millones; 47% con más de 1 año en paro) y con más de 1 millón de hogares (1.052.800) con todos sus miembros activos en paro.

ITD, formada por entidades como Cáritas, CONFER, la HOAC, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica y Juventud Obrera Cristiana, prioriza, para este año, abordar la precariedad laboral, su impacto en la trayectoria vital de los trabajadores y de las trabajadoras, de las familias, y en la propia cohesión social. Articulará, de forma transversal, en todos sus ámbitos de incidencia previstos la denuncia sobre la indecente precariedad que descarta a millones de personas al acceso a un «trabajo decente y no de cualquier modo», en palabras del papa Francisco.

El Primero de Mayo, por segundo año consecutivo

Un primer eje de trabajo será realizar, por segundo año consecutivo, la celebración del Primero de Mayo, fiesta de san José obrero y Día internacional de los trabajadores y las trabajadoras, con la convocatoria de vigilias de oración, la elaboración de un manifiesto sobre el sentido creador del trabajo y para denunciar las causas de la falta del trabajo decente, así como para animar a participar en las actividades convocadas, en esta línea, por las organizaciones sindicales.

Jornada Mundial por el Trabajo Decente, quinto año de convocatoria

Un segundo eje se centrará en la convocatoria de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, el 7 de octubre, para insistir en la importancia de cumplir con el objetivo número 8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 relacionado con la extensión del empleo digno, clave para el progreso humano, la reducción del hambre, la pobreza, las desigualdades, y el cuidado de la casa común. Para ITD es el quinto año de consecutivo comprometida con esta jornada, que es además compartida con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el movimiento sindical mundial y el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos, se convoca en las diócesis del país, durante ese mes de octubre, numerosos gestos y actividades de sensibilización y denuncia.

Comunicación y adhesión

La iniciativa ha diseñado su estrategia de comunicación para ofrecer y acercar las convocatorias, las acciones, los materiales y las reflexiones tanto a la comunidad cristiana como a la sociedad civil. También persiste en su empeño de acercarse a entidades, grupos o realidades parroquiales para presentar sus objetivos, sus tareas y favorecer la adhesión a la iniciativa.

Dos citas importantes para el mundo del trabajo

Además, ITD estará atenta a dos citas importantes para el mundo del trabajo. En el mes de junio, al «parlamento global» coincidiendo con el centenario de la OIT. Un diálogo iniciado por la OIT desde una orientación que comparte ITD: para un futuro de trabajo decente, es esencial priorizar a las personas. En el mes de noviembre, al cumplirse los 25 años del documento La Pastoral Obrera de toda la Iglesia, de la Conferencia Episcopal Española.














Descansa en paz, el sacerdote D. Diego Villodres.


Miércoles, 13 Febrero 2019


El sacerdote recibe en la tarde de hoy 13 de febrero sepultura en el cementerio de San José de Granada.


D. Diego Villodres ha sido llamado a la Casa del Padre el 12 de febrero, a la edad de 84 años. La Diócesis eleva una oración al Señor por su descanso eterno. 

Natural de Moclín, D. José Diego fue ordenado sacerdote el 30 de marzo de 1958 y desde el año 1972 está incardinado en Granada. Una vez ordenado, inició su tarea pastoral como coadjutor en la parroquia de la Encarnación de Santa Fe, donde estuvo hasta el 1 de agosto de 1962, fecha a partir de la cual fue profesor en el Seminario Menor “Virgen de Nazaret”, durante un curso. Más tarde, pasó a ser el director espiritual en la Abadía del Sacromonte, hasta 1975, y desde ese año hasta 1993 fue párroco en San José de Calasanz, en Granada. Su último destino fue la parroquia de Santa María Micaela, donde fue párroco entre 1993 y 2009.

El sacerdote recibirá en la tarde del miércoles día 13 sepultura en el cementerio de San José de Granada. Descanse en paz, D. José Diego Villodres Gálvez.










XXIV Jornadas de Arciprestes y Vicarios en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada”.


Viernes, 15 Febrero 2019


Se celebrarán los próximos 18 y 19 de febrero con el lema: “Curso de formación sobre matrimonio y familia” con la participación de todas las diócesis que componen la Provincia Eclesiástica de Granada.


El próximo lunes y martes tendrá lugar en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada” la celebración de las XXIV Jornadas de Arciprestes y Vicarios de la Provincia Eclesiástica de Granada, a la que pertenecen también las diócesis de Guadix, Málaga, Jaén, Almería y Cartagena.

En esta ocasión el tema girará en torno a la formación sobre el matrimonio y la familia organizado por el Tribunal de la Rota Romana con la participación de Mons. Pio Vito, Decano de la Rota Romana y miembro del Tribunal que también estará acompañado por nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez.

Este curso estará dirigido no solo a vicarios y arciprestes sino también a los sacerdotes, diáconos permanentes, canonistas, miembros de los Tribunales Eclesiásticos de la provincia eclesiástica, matrimonios y laicos de la Pastoral Familiar que deseen participar.

Entre los temas que serán abordados durante las jornadas se tratará sobre la eclesiología del Papa Francisco en la historia de la Iglesia y su magisterio sobre el catecumenado matrimonial y sacramental, el nuevo proceso matrimonial canónico o el discernimiento para los sacramentos de la Eucaristía y la Penitencia a partir de Amoris Laetitia, entre otros.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada











Testimonio de conversión del ex jugador de baloncesto del Real Madrid, Alfonso del Corral.


Viernes, 15 Febrero 2019
Alfonso del Corral, tras la entrevista emitida en COPE Granada.


Emitido hoy viernes, 15 de febrero, en COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM).


Invitado por el grupo de oración en Granada “Reina de la paz”, hace unos días visitaba nuestra ciudad el ex jugador de baloncesto del Real Madrid y médico Alfonso del Corral. En “El Espejo” hemos conocido su testimonio de conversión cristiana a raíz de la dolorosa pérdida de su hijo de 6 años.

También, con motivo de la visita apostólica del Papa Francisco a Emiratos Árabes Unidos y la firma de Documento sobre la fraternidad humana con el Gran Imán de Al-Azhar, nos acercamos en nuestra sección de la historia de la Iglesia con Marián Corpas a otra visita muy semejante que hace 800 años hizo otro Francisco: san Francisco de Asís.

Conocemos también el convenio de Cáritas Diocesana en Motril para ayudar a personas sin hogar y nos acercamos en nuestro santoral a las figuras de Cirilo y Metodio.

"El Espejo" se emite los viernes, a las 13:33 horas, en COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM).


Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada












Scholas Ciudadanía, la Fundación promovida por el Papa Francisco, en Granada.

Viernes, 15 Febrero 2019
Jóvenes granadinos con los organizadores de Scholas y Mons. Martínez.


El proyecto que ha desembarcado esta semana en nuestra diócesis, nació a raíz de la difícil situación que vivieron los argentinos durante el “corralito”.


A principios del año 2000 la situación en Argentina no era fácil. Una recesión económica, que en el país comenzó en torno 1998, derivó años más tarde en la imposiblidad para los argentinos de retirar su dinero en efectivo, lo que llevó a la pobreza a muchas familias, especialmente de clase media, pese a disponer de ahorros.

En esa situación, la violencia hizo su aparición y familias que antes vivían con dignidad ahora no tenían para comer, lo que les llevó a buscar alimentos en la basura y dando lugar a la aparición de los llamados “cartoneros”, por dedicarse a la búsqueda de cartones para obtener unas monedas.

Es el contexto en el que nació este proyecto educativo, cuando Jorge Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires, explicó José María del Corral, Presidente y Director mundial de Scholas Ocurrentes, el jueves día 14, en rueda de prensa en el Centro de Magisterio “La Inmaculada”. Bergoglio quiso escuchar qué tenían que decir los jóvenes, sin intermediarios de ningún tipo. Y fue así como jóvenes procedentes de distintas confesiones religiosas (católicos, judíos, evangélicos y musulmanes) se congregaron por primera vez, y cuyo interés despertó en ellos la continuidad de un encuentro periódico durante los siguientes seis meses.

La iniciativa comenzó con 60 jóvenes y, lejos de apagarse cuando Bergoglio es elegido Pontífice, se expandió por todo el mundo, hasta alcanzar hoy los 190 países que trabajan en red por una educación que favorezca el encuentro con la otra persona y se presenten propuestas para los jóvenes y no al servicio de ideologías o sistemas establecidos. Las propuestas fueron llevadas por primera vez a la cámara de representantes en Argentina, dando origen a la Ley de Educación 2169.

“La propuesta de Scholas es no quedarse esperando a que venga un ‘genio’ a arreglar la vida, sino que ellos con 16 años sean capaces de generar cambios”, explica José María del Corral. Cuenta el caso concreto en San Antonio de los pobres, en la provincia de Salta en Argentina, cuando llegaron a hacer la experiencia de Scholas y preguntaron a los jóvenes qué problemas tenían. Una chica dijo: “Mi hermano de 15 años se suicidó”. No era el único. En esta pequeña localidad argentina, el año pasado se produjeron 30 suicidios sin que el propio gobernador ni el pastor evangélico del lugar supiesen qué hacer. "Hoy -explica el Presidente y Director mundial de Scholas Ocurrentes- esa cifra de suicidios es cero, porque los jóvenes no se quedaron esperando que viniera alguien, ellos mismos hicieron la acción con un cine y debate, bajando el consumo de alcohol, teniendo un principio y un fin, y pintando el puente desde donde se tiraban”.

EXPANSIÓN A TODO EL MUNDO

Esta iniciativa educativa, constituida desde 2013 en Fundación, ya ha pasado por otras ciudades españolas, como Madrid, Barcelona, Vigo o Valencia.

En el mundo, este proyecto se extiende desde África, como en Mozambique, hasta Asia, donde fue posible el encuentro de jóvenes palestinos e israelíes en diálogo, llegando hasta Granada, donde esta semana se han congregado 150 alumnos procedentes de 11 centros educativos, ya sean públicos, privados y concertados: IES La Paz; IES Soto de Rojas; Virgen de Gracia; La Presentación; CDP Juan XXIII Zaidín; CDP Juan XXIII Cartuja; CDP Juan XXIII Chana; Escolapios Genil; Escolapios Cartuja; Colegio Monaita; Colegio Mulhacén.

Una semana que ha unido a estudiantes granadinos de Secundaria de distintos ámbitos socioeconómicos y culturales, así como de etnia, para debatir, plantear propuestas y compartir tiempo y actividades artísticas, tecnológicas y deportivas, para una educación que tenga en cuenta toda su humanidad y ser protagonistas de su propia vida y la vida en sociedad siendo adolescentes y futuros adultos.

Paqui Pallarés
Directora del Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada









“Escuela para el encuentro” entre jóvenes estudiantes granadinos.


Viernes, 15 Febrero 2019
Participantes de Scholas Ciudadanía, en el Centro de Magisterio "La Inmculada".

Durante esta semana estudiantes de la ESO de 14 centros escolares de Granada, de distintas escalas socioeconómicas y distintas etnias, han trabajado juntos en el marco del proyecto educativo Scholas Ciudadanía, una rama de Scholas Ocurrentes, promovida por el Papa Francisco.


Los jóvenes quieren una educación que tenga en cuenta su vida, una educación que les dé sentido y les enseñe a aprender a vivir. Durante estos días de trabajo en el Centro de Magisterio “La Inmaculada”, 150 alumnos procedentes de once centros escolares granadinos de la ESO, de distintos estratos socioeconómicos y socioculturales, así como de distintos grupos étnicos, entre ellos población gitana, han trabajado juntos preguntándose, expresándose y buscando una solución a dos de los problemas que les preocupan: los prejuicios y etiquetas sociales, y un currículum escolar en sintonía con la vida real, aquella que también educa cuando se abandonan las aulas.

Este trabajo educativo se está llevando a cabo gracias a Scholas Ciudadanía, la rama de Scholas Ocurrentes nacida cuando Jorge Bergoglio era cardenal arzobispo de Buenos Aires, y que, una vez elegido Pontífice, se ha constituido en Fundación, ampliando su trabajo de promoción de diálogo y encuentro entre jóvenes en todo el mundo. Una iniciativa que ahora ha llegado a Granada, tras estar implantada en una red que aúna a 190 países y haber estado en otras ciudades españolas, como Barcelona, Valencia o Madrid.

TRABAJANDO JUNTOS
Durante esta semana, a través de distintas actividades artísticas, tecnológicas y deportivas, los estudiantes granadinos participantes, con edades en torno a los 16 años, han podido ver conocer, conversar y trabajar junto a otros jóvenes con los que quizás nunca hubieran podido encontrarse por proceder de distintos ámbitos y tipos de centros, ya sean privados, concertados o públicos.

Los jóvenes, que han mostrado su entusiasmo en cada jornada, han sido así los protagonistas de una educación que piden tenga que ver con la realidad que viven y no con un sistema anclado en intereses o ideologías. Por eso, ellos mismos serán los que el viernes día 15, durante el acto de clausura en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada”, los alumnos presenten a las autoridades locales y educativas sus conclusiones en torno a las dos cuestiones sobre las que han venido trabajando.

Al acto de clausura asisten nuestro arzobispo D. Javier Martínez, que les ha acompañado durante la mañana del jueves y ha compartido con ellos una de sus actividades, como es la grabación de un programa de radio para MegaStar de la Cadena COPE, en el que también ha participado José María del Corral, presidente y director mundial de Scolas Ocurrentes. Entre otras autoridades, asistirán también el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y la Rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda.

Mons. Javier Martínez expresó su alegría porque este encuentro se está celebrando en Granada y sea el primer paso para “una aventura bella y propositiva en un momento en que la educación es objeto de preocupaciones”. “Las fronteras son lugares donde se separan las personas, pero también donde se pueden encontrar. Mi deseo como pastor de la Iglesia de Granada es que la frontera granadina sea un lugar de encuentro verdadero para todos”, señaló. 

Tras su paso por Granada, el Santo Padre recibirá el próximo 21 de marzo estas propuestas de los jóvenes granadinos, que serán entregadas por la propia Fundación Scholas Ocurrentes en un encuentro con Francisco.

Los centros de Secundaria que han participado en este proyecto son: IES La Paz; IES Soto de Rojas; Virgen de Gracia; La Presentación; CDP Juan XXIII Zaidín; CDP Juan XXIII Cartuja; CDP Juan XXIII Chana; Escolapios Genil; Escolapios Cartuja; Colegio Monaita; Colegio Mulhacén.

Paqui Pallarés
Directora del Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada













Scholas Granada: El verdadero cambio es ahora.


Viernes, 15 Febrero 2019
Jóvenes participantes durante una de las jornadas de Scholas Ciudadanía en Granada


En total se presentaron ocho proyectos ante autoridades educativas de Granada, para ser puestos en marcha este 2019.


Cuatro proyectos inspirados en fomentar una educación “para la vida real” y otros cuatro para frenar los efectos de las etiquetas y los prejuicios sociales fueron presentados este viernes 15 de febrero por cerca de 150 estudiantes de 11 colegios de Granada, en el cierre de la primera edición del programa Scholas Ciudadanía en esta ciudad, cumpliendo así con uno de los propósitos de este programa educativo internacional impulsado por el papa Francisco: Motivar a los jóvenes a crear y diseñar respuestas concretas ante problemáticas de su entorno.

Los estudiantes expusieron sus propuestas en el auditorio del Centro de Magisterio "La Inmaculada”, CMI, ante la atenta mirada del Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez; Pilar Aranda, Rectora de la Universidad de Granada, UGR; Miguel López de la Coma, Jefe de Inspección de la Delegación de Educación de Granada; Javier Villoria Prieto, Decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UGR; Ana Isabel del Moral García, Decana de la Facultad de Farmacia de la UGR; Maribel Tercedor, Directora Institucional del CMI; Carmen Rosales Varó, responsable del área de Ciencias Sociales del CMI; y José María del Corral, Presidente Mundial de la Fundación Scholas Occurrentes, entre otros.

“Durante la experiencia escuchamos y pudimos compartir nuestras realidades, las que realmente nos afectan. Pudimos identificar que necesitamos una renovación profunda que permita crear lazos reales y genuinos… Entendemos que vivimos en una educación desactualizada que no se acopla a nuestra manera de pensar y no genera espacios para llegar a nuevas reflexiones”; así describieron los voceros de los estudiantes su paso por Scholas, para, a continuación, dar a conocer sus iniciativas.

APRENDIENDO EMPATÍA PARA SCHOLAS

La primera comisión estudiantil tuvo el reto de ofrecer soluciones al tema de los prejuicios sociales; en su conjunto se trata de propuestas basadas en “la cultura del encuentro”, uno de los lemas de Scholas Ciudadanía: una convivencia inter-escolar, aprovechando la red de colegios participantes; un evento de carácter público y pensado para un reconocido parque de la ciudad, en donde propiciar dinámicas entre comunidades diversas; un programa de excursiones y convivencias mensual o bimensual para la red de colegios; y por último, un ciclo de talleres titulado A.E.S., “Aprendiendo Empatía con Scholas”, proyectado a nueve meses, cada uno orientado a un tema diferente: la discriminación, el bullying, la solidaridad, la homofobia, la tolerancia, los derechos humanos, entre otros.

EDUCAR PARA VIVIR

Una segunda comisión preparó un detallado informe que, como el primero y según el protocolo de los programas de Scholas Ciudadanía, será atendido por las instancias educativas y gubernamentales correspondientes. Se trata de iniciativas que parten del corazón de los jóvenes, de su insatisfacción, pero también de su capacidad para incidir en su contexto.

Sin negar la necesidad del currículo vigente, los estudiantes proponen nuevas asignaturas que complementen la educación recibida y que, puestas en práctica, lleguen incluso a incidir en las actuales y en su metodología.

Una de estas asignaturas recibiría el nombre de “Conocimientos orientados a la vida, COV” y otra el de “Educar para vivir”, e incluirían por un lado temas como la autonomía (guías, temas domésticos, independencia); temas económicos y bancarios (facturas, rentas, seguros); respuestas ante emergencias (primeros auxilios, seguridad médica); y por otro lado, temas de valores, motivación y desarrollo personal, tales como educación sexual, orientación profesional, técnicas de estudio, entre otros.

Un tercer proyecto de esta comisión incluye la creación y dinamización de una red escolar, “Red Joven”, que tendría presencia digital (un perfil de Instagram dese el cual crear mensajes para promover la orientación hacia el ámbito laboral y la educación sexual fundamentalmente) y acciones culturales como obras de teatro y mercadillos solidarios, para la recaudación de fondos; una de estas acciones está pensada para afrontar el tema de los embarazos no deseados, desde el teatro y la creación, y colaborar con fundaciones que trabajen en esta problemática.

Por último, los estudiantes plantearon la realización de un taller denominado “Proyecto Crea y Motiva” que tendría como propósito motivar, guiar y concienciar en aspectos como la proyección de uno mismo y habilidades sociales.

En su mayoría se trata de proyectos que serían dinamizados y gestionados por los propios alumnos aunque, para ser llevados a la práctica, varios de ellos requerirían del apoyo institucional, tanto de los colegios como del personal docente y asociaciones de madres y padres de familia, entre otros; conseguir estos apoyos es un reto que los alumnos están dispuestos a asumir, tal como lo expresan en el documento de cierre, en el que planean desarrollar estrategias de comunicación para difundir mejor sus propuestas y mensajes, e incluso el ejercicio de la presión y la movilización social, si no fuesen escuchados.

“No esperen respuestas, aprendan a hacer preguntas” fue el mensaje del Presidente Mundial de Scholas, José María del Corral, para los estudiantes el día del cierre del Programa. “No va a venir nadie a cambiarles la vida, a darles esa respuesta, si quieren que algo cambie, cámbienlo ustedes”. Como se puede ver, los estudiantes tomaron atenta nota de sus palabras.

Esta experiencia contó con el apoyo de la Fundación Banco Santander, Air Europa y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, así como con la colaboración del Arzobispado de Granada, el Centro de Magisterio La Inmaculada y la Universidad de Granada. También se unieron al proyecto Lácteos Puleva, Supermercados Covirán, la panadería La Gracia de Dios, y La Cueva.














Estudiantes granadinos de Secundaria contarán al Papa lo vivido en Scholas Ciudadanía celebrada en nuestra Diócesis.


Viernes, 15 Febrero 2019
Los participantes en Scholas Granada 2019


Será el 21 de marzo, en la sede de Scholas en Roma. La iniciativa educativa, dentro del programa Scholas Ocurrentes, se ha clausurado hoy viernes día 15, con el anuncio también de la implantación de un futuro centro mundial de Scholas en la diócesis granadina.


Algunos estudiantes granadinos participantes durante esta semana de Scholas Ciudadanía, que se ha celebrado en el Centro de Magisterio “La Inmaculada” de Granada, será el encargado de contar en persona al Papa Francisco lo vivido esta semana en esta iniciativa educativa, que durante siete días ha congregado a 150 jóvenes procedentes de 11 colegios muy diversos entre sí –privados, concertados y públicos- y cuyo alumnado también ha sido muy diverso, ya que también procedían de estratos socioeconómicos y socioculturales distintos, y diferentes grupos étnicos.

La convocatoria de los alumnos de Secundaria granadinos con el Papa Francisco será el 21 de marzo, en la sede de Scholas Ocurrentes en Roma. En ella también explicarán las propuestas de los jóvenes que han resultado de esos días de trabajo.

Asimismo, en el acto de clausura, el Presidente de Scholas Ocurrentes, José María del Corral, ha anunciado que Granada tendrá una sede de esta Fundación en la Diócesis, que nació cuando Francisco era arzobispo de Buenos Aires, con el deseo de escuchar a los jóvenes y lo que les preocupaba ante el clima de violencia y pobreza que empezaba a surgir en Argentina con motivo del llamado “corralito”, a principios del año 2000. Granada se convertirá así en nueva sede de Scholas Ocurrentes, la primera en el sur de España, junto a otras existentes distribuidas en 190 países de todo el mundo, incluidas otras provincias españolas, como Madrid, Barcelona, Vigo o Valencia.

CLAUSURA
La clausura de siete días de trabajo ha tenido lugar hoy viernes 15 de febrero, en un ambiente festivo entre los participantes, con edades en torno a los 16 años, que han presentado sus conclusiones y propuestas a los dos problemas que les preocupan y sobre los que han estado trabajando: los prejuicios y etiquetas sociales, y una formación académica y educativa en sentido más amplio que tenga que ver con la realidad y la vida a la que después se enfrentan en su día a día; que tenga que ver con “la vida real”, han señalado los estudiantes.

A la clausura de la edición de Scholas Ciudadanía, que se ha celebrado por primera vez en Granada, han asistido la Rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, y nuestro arzobispo D. Javier Martínez, así como la Dirección del Centro de Magisterio “La Inmaculada”, que ha acogido la iniciativa en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada” donde tiene su sede.

En la presentación de las conclusiones los alumnos han destacado el clima de amistad, familiaridad y cercanía por conocerse y trabajar juntos. Un trabajo que ahora continúan con el deseo de volver a encontrarse de nuevo y seguir trabajando en las propuestas presentadas.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada













Los jóvenes cofrades de las Angustias de Santa María de la Alhambra presentarán su cartel de Semana Santa 2019.


Martes, 12 Febrero 2019


Este viernes día 15 de febrero a las 19:30 en el Centro Cultural Nuevo Inicio, el Grupo Joven de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias de Santa María de la Alhambra presentará su cartel para esta Semana Santa.


Se acerca el tiempo de Cuaresma y ya las cofradías se preparan para la Semana Santa. El salón de actos del Centro Cultural Nuevo Inicio (Plaza Alonso Cano, 1), albergará la presentación del cartel que el Grupo Joven de la Cofradía Ntra. Sra. de las Angustias Coronada de Santa María de la Alhambra ha pensado para este año 2019. 

La presentación del cartel correrá a cargo de Liliana Verderese Sandalio, estudiante de Imagen, músico y hermana cofrade desde hace casi diez años de esta cofradía de Santa María de la Alhambra, que ostenta el carácter "sacramental" desde 1990.

Después de dicha presentación, el grupo musical Dulce Nombre de Jesús amenizará el ágape musical que tendrá lugar acto seguido en el claustro de la Curia Metropolitana.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada













"Iglesia Noticia", con la Campaña de Manos Unidas contra el hambre.


Domingo, 10 Febrero 2019




En el informativo de hoy domingo hablamos de la Jornada que hoy 10 de febrero celebra Manos Unidas contra el hambre, dentro de su Campaña de este año, en su 60 aniversario, dedicada a la mujeres y a la dignidad y defensa de sus derechos.

También abordamos el curso homologado que se ofrece en Granada para ser monitores de educación afectivo sexual, llamado Teen Star, y nos acercamos al galardonado Premio Mundo Negro a la Fraternidad, que conceden los misioneros combonianos y su revista Mundo Negro, y que este año ha recaído en el activista liberiano Silas Siakor, por su defensa del medio ambiente frente a la tala indiscriminada de árboles en perjuicio de la población que habita sus tierras. Y también, escuchamos al Papa Francisco en su nuevo mensaje para este mes de febrero, en el que nos pide acoger, especialmente a mujeres y niños, que sufren la trata de personas.

“Iglesia Noticia” se emite los domingos a las 9:45 horas en COPE Granada, realizado por el Secretariado de Medios de Comunicación Social del Arzobispado, y dirigido y presentado por Paqui Pallarés.


Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada
















Ante la actual situación venezolana.


Martes, 12 Febrero 2019


Escrito de D. Guzmán M. Carriquiry, Secretario-VicePresidente de la Pontifica Comisión para América Latina, sobre la situación actual en Venezuela.


“¡Qué lamentable que la consigna y la utopía de un ‘socialismo del siglo XXI’ queden degeneradas por el régimen autocrático y cada vez más liberticida del presidente Maduro, en total fracaso económico y miseria social”. Así yo lo señalaba a comienzos de este año, en un texto (bajo el título de “Post data”) publicado en la página oficial de la Comisión Pontificia para América Latina, en el que examinaba la actual coyuntura política en América Latina, auspicando “un gran proyecto alternativo de reconstrucción nacional y movilización popular” para Venezuela.

Pues bien, pocos días después, el creciente descontento incubado en un cuerpo social cada vez más sufrido estalló en grandes manifestaciones populares. Fue, sobre todo, la escasez de alimentos y medicinas lo que provocó ese estallido. Se coaguló además en torno al liderazgo de Guaidó, presidente de la Asamblea Legislativa, proclamado por ésta, el 23 de enero pasado, Presidente de Venezuela, apelándose a textos constitucionales. El reconocimiento de Guaidó como Presidente legítimo del país por parte del Presidente Trump, seguido inmediatamente por la mayoría de los gobiernos de países latinoamericanos y europeos, así como por el Parlamento de la Unión Europea, por una parte, y por otra parte, la solidaridad con el régimen de Maduro de Rusia, China, Turquía e Irán, han puesto esta dramática situación venezolana en el centro de la atención mundial. 

Cuando comenzó a acelerarse la crisis venezolana, el papa Francisco no quedó por cierto en silencio. Al contrario, tres veces sucesivas intervino sobre esta difícil y tensa situación, asumiéndose el riesgo de ser “mal interpretado”. Desde Panamá, durante la Jornada Mundial de la Juventud, el papa Francisco abogó por “una solución justa y pacífica para superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando exclusivamente el bien de todos los habitantes del país”. Pocas horas después, conversando con los periodistas en el vuelo que lo llevaba de vuelta a Roma, afirmó: “La sangre no es una solución (...). Tengo que ser Pastor, de todos. Y si hay necesidad de ayuda, que la pidan de común acuerdo. Éste es el camino”. Y también el 5 de febrero, volviendo del extraordinario viaje apostólico en los Emiratos, el Papa recordó que la Santa Sede sigue con mucha preocupación la situación venezolana desde hace años y que intervino desde el año 2016 para facilitar el diálogo.El resultado de aquella intervención desgraciadamente fue “nulo, humo”. El Papa Bergoglio dijo que tenía que tenía que entrar en conocimiento de la carta que le había enviado Maduro solicitándole una mediación, pero que la primera condición era que ambas partes la pidieran, agregando que “nosotros estamos siempre dispuestos”.

Es obvio, exigido por su propia misión, que la Iglesia esté dispuesta a facilitar todo diálogo o negociación, incluso una mediación, si las condiciones la hacen razonable, realista y con posibilidades de resultados benéficos. Y más todavía ante una situación de extrema polarización, con riesgo inminente de estallar en violencias y represiones descontroladas y las terribles consecuencias de baños de sangre. Esa disponibilidad tiene que estar siempre abierta incluso cuando los precedentes planteen muy serias dudas acerca de la credibilidad de la solicitud llegada por carta al Santo Padre. La Santa Sede tiene memoria larga y recuerda perfectamente bien – como lo hacía el Santo Padre en el vuelo de regreso de Panamá – que su intervención en el año 2016 para facilitar el diálogo en Venezuela se encontró con la resistencia del régimen de Maduro y con la realidad de una oposición dividida y confusa. ¡Cómo no recordar incluso los insultos pronunciados por voceros del régimen de Maduro en respuesta a la carta en la que el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, planteaba algunas condiciones necesarias para aquel diálogo! Que la solicitud de una mediación sea el manotón de ahogado de un régimen que se siente acorralado, aislado interior y exteriormente, con el propósito de ganar tiempo y respiro, pero que no esté realmente movida por un sincero propósito de ayudar a sacar el país del pantano en el que ha sido sumido, es una hipótesis que no puede no tenerse muy presente. 

Además, como dijo el Papa, se requiere el consenso de ambas partes. Y la otra parte ya no es una oposición dividida sino que habla con una sola voz a través del liderazgo de Guaidó. Y Guaidó ha pedido ayuda al Santo Padre, en la reciente entrevista televisiva concedida en Italia, para “ir hacia un proceso de transición ordenada que estabilice el país”, a través de libres elecciones y el fin de la “usurpación del poder”. Esto no significa ni puede ser aceptado como un consenso de la otra parte para la mediación solicitada. Así lo confirmó el comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede, subrayando que “el Santo Padre siempre se ha reservado y, por tanto, se reserva la posibilidad de verificar la voluntad de ambas partes , examinando si existen las condiciones para recorrer este camino (de diálogo)”. Las condiciones a las que se refiere la Santa Sede no se limitan al consenso de las partes, sino que razonablemente evocan aquellas ya planteadas por la carta del Secretario de Estado: la apertura de canales humanitarios para salir al encuentro de las necesidades de la población y aliviar sus sufrimientos, la convocatoria dentro de plazos próximos y realistas de elecciones libres y transparentes, el reconocimiento de la Asamblea nacional (controlada por la oposición), la liberación de presos políticos y el fin de violencias y represiones. 

Similares condiciones por su parte han sido puestas por el “grupo internacional de contacto” reunido en Montevideo, con la participación de gobiernos de Uruguay, México, Costa Rica y Bolivia, junto con cancillerías de numerosos países europeos convocados por la Unión Europea.

La fluidez de la situación venezolana puede desencadenarse de un día para otro, por diversos e incluso opuestos caminos. La cuestión fundamental es la de evitar un baño de sangre. Cualquier represión violenta de manifestaciones populares – como, gracias a Dios, no se ha dado en la última realizada – o de intentonas de intervención militar extranjeras serían las peores de las pretendidas “soluciones” posibles.

El pueblo venezolano merece toda la solidaridad posible de los pueblos hermanos de América Latina. No estaría mal que el “grupo de Río” (de los países latinoamericanos que han reconocido a Guaidó como Presidente de Venezuela) y el “grupo internacional de contacto” mantuvieran entre ellos un mayor diálogo, porque siempre toda división entre latinoamericanos ante situaciones tan dramáticas no es por cierto un bien y debilita la credibilidad y protagonismo de la región en una situación que les concierne a todos en primera línea. Mejor no olvidarse de lo que ya aconsejaba el gaucho Martín Fierro en sus versos: 

“Los hermanos sean unidos/Porque esa es la ley primera
Tengan unión verdadera/En cualquier tiempo que sea
Porque si entre ellos pelean/Los devoran los de afuera”

Que pueda realizarse una “mediación” es considerada cosa “irrealizabble” “inviable” por el Cardenal Baltazar Porras, arzobispo venezolano de Mérida y administrador apostólico de Caracas, quien señaló que Maduro, cada vez que “se ve con el agua al cuello” apela a este tipo de recurso. A su vez, destacó la existencia de “una unidad de criterio de actuación plena y total y un relacionamiento permanente” del Episcopado del país con el Vaticano. Tras señalar que el actual pontífice “siente como el Episcopado y lo respalda”, precisó que “cada uno tiene que cumplir su rol y tenemos nosotros (Obispos y clero venezolanos), en primer lugar, la obligación de dar la cara” y estar muy cercanos a los sufrimientos y esperanzas del propio pueblo. 

No queda más que auspiciar y rezar que la actual situación dé lugar efectivamente a un proceso de transición, si fuera posible por un gobierno de unidad nacional que contara con la credibilidad y el consenso popular para abrir caminos de esperanza, pacificación y reconstrucción en ese país “bolivariano”, atendiendo ante todo las penurias padecidas desde hace muchas décadas por vastos sectores del pueblo venezolano que siguen sufriendo la exclusión y condiciones indignas de vida.

Dr. Guzmán M. Carriquiry Lecour
Secretario-VicePresidente
Comisión Pontificia para América Latina















Convenio en Motril de colaboración para atender a personas sin hogar o en situación de calle.


Martes, 12 Febrero 2019


Suscrito entre Cáritas Diocesana de Granada y el Ayuntamiento de este municipio de la costa granandina.


Cáritas Diocesana de Granada y el Ayuntamiento de Motril suscriben un acuerdo de colaboración para la atención y promoción en el municipio de hombres y mujeres en situación de calle. El presente acuerdo firmado esta mañana por Dña. Luisa Maria Maeso Torres y Dña. Flor Almón Fernández, Directora de Cáritas Diocesana Granada y Alcaldesa de Motril, tendrá una duración inicial de dos años.

Dicho acuerdo se materializará en la apertura de un nuevo centro de día para personas sin hogar o en situación de calle. El centro ofrecerá diferentes servicios a las personas que cumplan los requisitos establecidos y no estén utilizando otro recurso similar. Las instalaciones han sido ubicadas en uno de los locales del “Cerrillo Jaime” cedido por el Ayuntamiento de Motril. En ellas, además de servicios de aseo, ducha, lavandería, ropero y servicio de taquilla y consigna, los usuarios podrán descansar en una sala dotada de microondas, cafetera, frigorífico y tostadora y contar con la orientación e intervención de profesional.

Hasta la fecha Cáritas interparroquial de Motril ha promovido un programa de atención a personas en situación de calle con la colaboración de una decena de voluntarios. Mediante salidas de prospección semanales han acompañado, escuchado y orientado a recursos institucionales (albergue, comedor, empleo, centro comarcal de drogas y servicios sociales), a una media de 500 personas al año.

Con esta nueva infraestructura se pretende cubrir unas necesidades que van más allá de la mera atención asistencial. Atender adecuadamente las situaciones de vulnerabilidad y garantizar la necesidad básica de integración social impulsando procesos de recuperación son algunos de los objetivos que el programa persigue. A través de la acogida, seguimiento y orientación profesional, voluntarios, realizarán un diagnóstico inicial de cada caso de cara a orientar o conducir a la persona en futuras actuaciones. Siempre que la temporalidad de la estancia lo permita, se realizará seguimiento a los usuarios para propiciar una mejora favorable en sus condiciones de vida.

El Ayuntamiento de Motril además de ceder el local, asumirá los costes derivados de los consumos, tasas e impuestos, mientras que Caritas correrá con el resto de los gastos derivados del servicio, la adecuación y uso del local.



















“La sabiduría tiene que ver con un saber vivir”.


Domingo, 10 Febrero 2019


Homilía de Mons. Javier Martínez en la Eucaristía en la celebración del día de santo Tomás de Aquino, patrón de la universidad, con los Institutos de Filosofía “Edith Stein” y de Teología “Lumen Gentium” de la Archidiócesis, en el monasterio de la Cartuja.


La Primera Lectura de la Eucaristía de hoy es tan clara, tan nítida, tan transparente en sus comparaciones. Es decir, “vale más que el oro”, la plata, las perlas preciosas… Pero es bueno detenerse en ella y, sobre todo, en tiempo de exámenes, como estáis vosotros ahora. Porque no se trata de aprenderse unas páginas y de tener claras unas respuestas o unos trucos para pasar el examen.

Adquirir la sabiduría es algo que es importante para la vida. Y eso no brota, de hecho, de los libros, meramente. Brota de una confrontación de la propia experiencia con la luz del Señor. La Lectura que hemos oído dice de hecho que la sabiduría es más que la luz, incluso. La luz nos permite ver las cosas, gustar de sus colores, de sus formas, de sus luces y de sus sombras. La sabiduría nos permite también comprender sobre todo el misterio de la realidad y, sobre todo, ese misterio que es el ser humano, ese abismo, imagen de Dios. Abismo insondable de amor, que se nos ha revelado en Jesucristo. No separéis la Sabiduría de Jesucristo, porque, de hecho, las palabras que en hebreo y en griego conducirán, expresarán, en los elogios de la Sabiduría, se hayan recogidas en el prólogo de San Juan: “El Verbo era Dios”. La Palabra es la Sabiduría de Dios. Es la Sabiduría de Dios la que ha creado las cosas. Como dice la Carta a los Colosenses, en ese texto que, una y otra vez, es un texto para nadar en él, para sumergirse en él: “Todo ha sido creado por Él y para Él”. Él es la Sabiduría que juega con la bola del universo, y que tiene su alegría en estar con los hijos de los hombres. Él es la Palabra de Dios. Él es Dios que Se dice y Se entrega para nuestra vida.

Estudiar Teología (yo diría que estudiar cualquier cosa) es adentrarse en el misterio de Dios, porque la Creación no es la obra de un ingeniero; es ya un comunicarse, un darse del Ser de Dios. Un jardín plantado por Dios para nosotros, para los hombres. Pero el estudio de la Teología, que es el ahondar y el saborear la experiencia de la Iglesia, y comprender la belleza de esa experiencia, no es mas que sumergirse en el abismo insondable del amor de Dios. Que se llegue a Él por un lado o por otro, a través del estudio de los Evangelios o de la luz de la Escritura, especialmente del Nuevo Testamento; que se llegue a través de la contemplación de la vida humana a la luz de Cristo o de cualquier otra realidad del misterio de la Iglesia, como misterio de Cristo en el momento presente, todo nos lleva al corazón del Misterio, al Dios que en Cristo y por el poder del Espíritu Santo Se nos da y Se nos entrega para que nosotros vivamos como hijos de Dios.

Es un privilegio. Y es un privilegio no porque sea una condición ahora mismo para pasar un curso o acercarse a la ordenación sacerdotal. Es un privilegio siempre. Tengáis las tareas que tengáis, buscad rincones, momentos, en los que uno puede sumergirse en la Verdad de Dios. “Lámpara es Tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero”. La sabiduría no tiene mucho que ver con la erudición; tiene que ver con un saber vivir, sobre todo. Un saber vivir de forma que nuestras vidas mismas sean un testimonio de que Dios vive, de que Cristo está en medio de nosotros, de que Cristo acoge, ama y llena de gusto y de felicidad y de alegría nuestras vidas, y que esa alegría es la que deseamos comunicar a todos.

Hay algo en la palabra sabiduría que tiene que ver con el sabor, no sólo con el saber, sino con el gustar. Gustar de la verdad de las cosas, gustar de la Verdad de Dios, que se da en las cosas, pero que se da, sobre todo, en la historia de la Salvación, y en su Hijo, y en ese Sacramento de su Hijo que es la comunión de la Iglesia. 

Quisiera hacer referencia un momento en esa búsqueda de la sabiduría que es el quehacer teológico, en ese apropiarse cada vez más, en ese ensimismarse cada vez más en las riquezas insondables de Cristo -como diría San Juan de la Cruz, está todo lleno de cavernas y de rincones que nunca acabaremos de recorrer-, en ese ensimismarse en la experiencia de la Iglesia es entrar en la corriente misma del amor de Dios que se da y, por lo tanto, crecer en el deseo de darnos al mundo.

Quiero hacer referencia a un pasaje que algunos algún año me lo habéis oído decir. En una parte de la “Suma Teológica”, santo Tomás se pregunta si no será mejor la vida de los monjes, la vida contemplativa o la vida apostólica. Y santo Tomás responde de una manera muy sencilla, que no es nada difícil de comprender. Él pone un ejemplo y dice “es mucho mejor iluminar que brillar”; y por lo tanto, es mucho mejor transmitir a otros, comunicar a otros, lo que se ha contemplado, que sólo contemplar. Por lo tanto, yo creo que es parte de su enseñanza, y más cuando somos estudiantes de Teología, el tener presente eso: que no estudiamos para brillar. Ya el brillar es una cosa buena, pero es mucho mejor iluminar que brillar. No estudiamos para engrandecernos a nosotros mismos, o para enriquecernos a nosotros mismos, o para ser nosotros más grandes. Aprendemos, estudiamos, nos sumergimos en la experiencia de la Iglesia para poder iluminar a otros con esa experiencia que pasa por nosotros, que pasa por nuestra carne, que pasa por nuestra forma de ser, por nuestros límites, pero también por nuestra riqueza personal y única de cada uno.

Y al mismo tiempo, es muy bello en ese pasaje de santo Tomás el “contemplata tradere”. Es decir, hay que contemplar, para poder transmitir, para poder no ser un guía de esos de turismo que todos conocéis, en la Plaza de las Pasiegas o en la Catedral, que se repiten un rollo que se han aprendido de memoria y la gente lo capta inmediatamente. Es necesario haber contemplado. Es necesario haberse sumergido de alguna manera, el haberlo hecho propio. Comunicar, aunque sea muy torpemente. Vale más comunicar torpemente aquello de lo que uno tiene experiencia que saber mucho sin tener experiencia; que saber muchas cosas sin tener experiencia de Cristo en nuestra vida y del poder salvador de la Palabra y del Espíritu de Dios en nuestra vida.

Por eso, Le pedimos al Señor que Él nos comunique su Espíritu; que nos haga más y más partícipes de Su Vida, de forma que esa Vida sea cada vez más nuestro propio yo: “Vivo yo pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí”. Es Cristo quien me comunica lo que soy, lo que digo, quien me hace ser y quien me hace hablar. “Creí, por eso hablé”, dice San Pablo en la Carta a los Gálatas.

Que el Señor nos conceda, por lo tanto, ese don del Espíritu; que nos lleve a la sabiduría con la cual podamos iluminar la vida de nuestros hermanos, creyentes y no creyentes, con un amor igual para todos. No olvidéis, casi todos los elogios que el Señor hace en los Evangelios se los hace a los paganos. Pensad en eso. Y casi toda la “caña” que da, por así decir, se la da a los escribas y a los fariseos. “Señor, no hagas de nosotros escribas, no hagas de nosotros fariseos. Haznos partícipes de Tu amor”. Pero elogios, elogios, elogios… Eso me recuerda una frase de Baudelaire, que no es un modelo de vida en absoluto, pero es, con frecuencia, uno de los pensadores más intuitivos y más finos: “Si un día la religión desapareciera del mundo, probablemente habría que ir a buscarla al corazón de un ateo”. ¿Por qué? ¿Porque es mejor ser ateo que ser creyente? No, pero es muy probable que un ateo tenga más hambre de Dios que la que tenemos nosotros. Y no digo nosotros por acusar a nadie, hablo de mí…

Que el Señor nos enriquezca con esa sabiduría que es capaz de ofrecerse al mundo con la misma sencillez y con la misma verdad con la que el Señor se ha ofrecido por nosotros.

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

28 de enero de 2019
Monasterio de la Cartuja













Una veintena de jóvenes son confirmados en la fe en la parroquia Regina Mundi.


Sábado, 09 Febrero 2019
El grupo de jóvenes ya confirmados con Mons. Martínez.


Procedentes en su mayoría de las Juventudes Marianas Vicencianas del colegio y parroquia, así como jóvenes de Huétor Santillán y Santa Fe, acompañados de amigos, familiares, comunidad parroquial y de Hijas de la Caridad.


Una veintena de jóvenes de Juventudes Marianas Vicencianas, procedentes del colegio y parroquia Regina Mundi, así como cuatro jóvenes procedentes de las parroquias de Huétor Santillán y Santa Fe, han sido confirmados en la fe en la tarde del viernes día 8, con este Sacramento de la iniciación cristiana en una Eucaristía celebrada por nuestro arzobispo D. Javier Martínez y concelebrada por su párroco, D. Antonio Ruiz.

Acompañados por amigos, familiares y la comunidad parroquial, los jóvenes fueron ungidos por nuestro arzobispo con el santo crisma en la frente, bendecidos en la Misa Crismal del Jueves Santo, y la imposición de las manos sobre sus cabezas.

En sus palabras dirigidas a los jóvenes, Mons. Martínez les recordó que “estamos en familia”, en una celebración “bella” en la que “no hacéis algo por el Señor, sino que es el Señor el que hace algo por vosotros”. En este sentido, nuestro arzobispo, con el deseo de hacer a los confirmandos protagonistas del Sacramento, les invitó a vivir la celebración “con serenidad y sencillez, que es como al Señor le gustan las cosas”.

“Lo que celebramos es que el Señor confirma una Alianza (que en cada Eucaristía recordamos que es nueva, porque los hombres no la habían conocido nunca, y eterna, porque es para siempre) de amor con cada uno de nosotros”, les explicó Mons. Martínez. Además de recordar a la asamblea de fieles y confirmandos que, en la actualidad, ser cristiano se ha convertido en algo “alternativo”, por la humanidad que ofrece y de la que vive en Jesucristo como fuente de todo, D. Javier también les explicó que el amor verdadero, profundo, para el que estamos hechos, sólo procede de Dios: “Cuando Dios dice ‘te quiero’ nos lo dice para siempre, y a cada uno de nosotros. Nos lo dice a todos cuando comulgamos, pero hoy os lo dice a vosotros de una manera muy especial”.

AGRADECIMIENTOS
La celebración del Sacramento concluyó con unas palabras de agradecimiento por parte de los confirmandos, en las que dieron gracias a Dios “por cada uno de los detalles que has tenido con nosotros a lo largo de nuestras vidas”: por los padres y padrinos, por la comunidad educativa y por las Juventudes Marianas Vicencianas, cuyo carisma de san Vicente de Paúl y santa Luisa de Marillac está muy presente en el colegio y parroquia Regina Mundi con la comunidad de Hijas de la Caridad, a las que también expresaron su agradecimiento.

Por su parte, la comunidad de Hijas de la Caridad también agradeció a la parroquia Regina Mundi, y los dos pilares que “marcaron y marcarán toda nuestra vida”, en referencia a los fundadores de la congregación san Vicente de Paúl y santa Luisa de Marillac. “La iglesia es muy grande. La Iglesia es nuestra madre, es muy poderosa, en el amor”, señaló sor Inmaculada, Hija de la Caridad, quien también agradeció a nuestro arzobispo su guía y paternidad con la comunidad vicenciana, la parroquia y el colegio.

En la oración de los fieles, Mons. Martínez elevó una oración a Dios por los frutos del reciente viaje apostólico del Papa Francisco a Emiratos Árabes Unidos, de mayoría musulmana, donde firmó un importante Documento por la fraternidad humana con el Gran Imán de Al-Azhar.

La colecta en esta Eucaristía ha ido destinada a Manos Unidas, que el domingo 10 de febrero celebra su Jornada contra el hambre, dentro de la Campaña de este año, en su 60 aniversario, dedicada a la mujer.

En la página en Facebook Archidiocesis Granada hay disponibles algunas fotografías de la celebración.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada












Scholas Granada: Jóvenes reclaman una “educación para la vida”.


Lunes, 11 Febrero 2019


Jóvenes granadinos apuestan esta semana por encontrar soluciones a los prejuicios y etiquetas sociales, y por un currículo escolar en sintonía con la “vida real”.


Cerca de 140 estudiantes de escuelas públicas, privadas y concertadas de Granada se reúnen, desde hoy lunes 11 y hasta el viernes 15 de febrero, para debatir las que a su entender son las dos problemáticas que más les aquejan en el presente: los prejuicios y etiquetas sociales, y la desconexión del currículo escolar con “la vida real”; esta selección la han decidido mancomunadamente este jueves 7 de febrero en el marco del Programa Scholas Ciudadanía, que desembarca por vez primera en tierras andaluzas.

Ciudades españolas como Barcelona, Madrid, Tarragona, Valencia y Vigo ya han celebrado esta experiencia educativa, programa insigne de Scholas Occurrentes, fundación impulsada por el Papa Francisco que tiene como objetivo fomentar un espacio de encuentro y diálogo entre los jóvenes, darles voz y permitirles construir sus propias propuestas de cambio.

Acompañados por una quincena de voluntarios del Centro de Magisterio de La Inmaculada, en donde también se llevarán a cabo las sesiones de debate y análisis, los chicos y chicas entrarán de lleno en una “semana de inmersión”, en la que mediante herramientas pedagógicas coordinadas por el equipo de la Fundación Scholas Occurrentes, profundizarán en las problemáticas elegidas y plantearán sus posibles soluciones.

Serán varios los retos a los que se enfrentarán los jóvenes participantes, entre ellos investigar, documentarse y entrevistar a profesionales y especialistas de los temas escogidos, para formular adecuadamente sus propuestas y hacerlas más sólidas y viables. Su meta será preparar un documento proactivo, con capacidad para incidir en el entorno educativo.

Desde la sesión de selección de problemáticas de este jueves se ha hecho evidente el malestar de un buen número de alumnos, quienes demandan una asignatura que cubra la “educación a la vida”, según sus palabras: una asignatura que les permita enfrentar “los problemas de la vida diaria”. Además de este asunto, los prejuicios y etiquetas sociales parecen hacer mella en su formación, impidiéndoles expresar todo su potencial personal y creativo.

Las once escuelas participantes, entre públicas, privadas y concertadas son: IES La Paz; IES Soto de Rojas; Virgen de Gracia; La Presentación; CDP Juan XXIII Zaidín; CDP Juan XXIII Cartuja; CDP Juan XXIII Chana; Escolapios Genil; Escolapios Cartuja; Colegio Monaita; Colegio Mulhacén. Cabe destacar que en este grupo de colegios está representada buena parte de la población de Granada en sus diversos estratos socioeconómicos y grupos étnicos, incluida la población gitana.

El viernes 15 de febrero, en un evento especial con la presencia de autoridades locales, educativas y eclesiásticas, entre ellas la del Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez Fernández, los estudiantes tendrán la oportunidad de dar a conocer sus propuestas a estos fenómenos, con la convicción de que sean atendidas sus demandas y no queden en papel mojado.

Tras muchos años trabajando a nivel internacional por promulgar un cambio en el sistema educativo, Scholas ha detectado que los jóvenes, lejos de la imagen despreocupada que se tiene de ellos, desean ser escuchados y además tener la oportunidad de participar activamente en la transformación de sus comunidades.

Esta experiencia cuenta con el apoyo de la Fundación Banco Santander, Air Europa y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, así como con la colaboración del Arzobispado de Granada, el Centro de Magisterio La Inmaculada y la Universidad de Granada. Se han unido también Lácteos Puleva, Supermercados Covirán, la panadería La Gracia de Dios, y La Cueva.

ACERCA DE SCHOLAS OCURRENTES
Scholas Occurrentes es una organización Internacional de Derecho Pontificio creada por decreto de Su Santidad, el Papa Francisco, presente ya en 190 países y que a través de su red integra a más de 446.000 escuelas y redes educativas. Su misión es lograr la integración de todos los alumnos del mundo a través de propuestas tecnológicas, deportivas y artísticas que promueven la educación desde la cultura del encuentro.















El Nuncio Apostólico en Irak y Jordania agradece a los granadinos sus colectas en la Catedral.


Martes, 12 Febrero 2019
Mons. Alberto Ortega, en el Campamento de refugiados Virgen María, en Bagdad.


En una carta remitida a la Diócesis a través de nuestro arzobispo, informa también del uso de los donativos aportados en la Eucaristía dominical, destinados a los refugiados de guerras y conflictos en Oriente Medio.


El Nuncio Apostólico en Irak y Jordania, Mons. Alberto Ortega, ha agradecido a los granadinos sus aportaciones en la Eucaristía de los domingos en la S.I Catedral, destinadas a ayudar a los refugiados de las guerras y conflictos en Oriente Medio, a través de dicha Representación Pontificia en Irak y Jordania.

Los donativos de los fieles granadinos en la Catedral en los dos últimos años ascienden a 25.600 dólares, de los cuales 7.000 dólares se han utilizado para ayudar a pagar las medicinas y gastos médicos de un dispensario gestionado por las religiosas caldeas Hijas del Sagrado Corazón en un barrio pobre de Bagdad.

Con otros 4.100 dólares se han sufragado los gastos de una residencia para ancianas y minusválidos gestionada por dos laicas consagradas (Casa Betania), que viven de la providencia. Un total de 4.000 dólares es para familias cristianas refugiadas en un campo de Bagdad. Hasta allí, en el contexto de las fiestas navideñas, se desplazó el Nuncio Mons. Ortega para celebrar un día la Misa y hacer entrega a todas las familias de un paquete de alimentos, así como de una suma para las familias más necesitadas. También, en este contexto navideño, el Nuncio Apostólico en Irak y Jordania ha destinado 5.000 dólares para colaborar con las actividades de la Comisión episcopal para la catequesis, con el deseo de ayudar a la formación cristiana de los niños y los jóvenes.

Asimismo, con sus aportaciones, los granadinos han favorecido que las Misioneras de la Caridad que están en Bagdad reciban 3.000 dólares, para continuar con su misión con niños discapacitados y abandonados. Por su parte, las “Petit Soeurs”, que trabajan con los pobres en Ankawa (Erbil), han recibido 1.000 euros y el Seminario patriarcal caldeo, ubicado también en Ankawa, han recibido otros 1.500 dólares.

“Les agradezco de nuevo su ayuda y este gesto precioso de cercanía y de amor por los cristianos y por las personas necesitadas de esta Región. Que Dios les siga bendiciendo y acompañando”, concluye su carta Mons. Alberto Ortega dirigida a la Diócesis, a través de nuestro pastor D. Javier Martínez.










“Señor, haz crecer en nosotros un amor sin límites”.


Martes, 12 Febrero 2019


Homilía de Mons. Javier Martínez en la Eucaristía en el V Domingo del Tiempo Ordinario.


Queridísima Iglesia del Señor, Esposa amada de Jesucristo, Pueblo Santo de Dios;
muy queridos sacerdotes concelebrantes;
queridos amigos, hermanos todos:

Una vez más, saludo muy especialmente a mi coro favorito, que siempre sois un tesoro y una alegría cuando estáis aquí en la Eucaristía. Y dejadme saludar también, con mucho gozo (veo que cada vez es más frecuente que se unan a la Eucaristía personas que vienen del extremo Oriente, from China, from Korea or from Japan. It makes me very happy to see you around here in this world, only one family. Thank God). Es muy bonito y nos damos cuenta lo bello que es pertenecer a una sola familia.

Hoy es un día y un domingo especial. Y quiero yo ayudaros a reflexionar sobre lo que vive la Iglesia entera este fin de semana, con una anécdota. No es muy infrecuente que cuando yo salgo de la misa, algunas personas me hacen algún comentario. El que con más frecuencia me hacen más personas es que soy muy largo, pero yo trato de no serlo, pero también digo que es el único momento que yo tengo para comunicarme con mi Pueblo que es mi familia, y para enseñar, y eso requiere tiempo, o por lo menos yo no lo sé hacer más corto.

Hubo un día, uno de esos comentarios que me dejó muy preocupado. Y es que yo había dicho de pasada que la economía que tenemos es una economía que había creado un abismo más grande entre los pueblos ricos y los pueblos pobres, y a la salida un matrimonio joven me dieron las gracias por la homilía pero me dijeron: “Mire usted, tendría usted que informarse bien porque nosotros venimos de hacer un curso de economía (ndr: por desgracia, era en una institución católica), pero nos han dicho ahora mismo que la economía que tenemos es la mejor que se puede tener y la mejor que ha habido en ningún tiempo de la historia, porque la renta per cápita que hay en este momento es la más alta que ha habido jamás en la historia”. Y yo me quedé prácticamente congelado (era verano). Porque claro, medir el valor de una economía por la renta per cápita, aparte de ser una abstracción, porque son números, es tan falso. Por ejemplo, oculta hechos. Y yo le dije: ¿Y el hecho de que en Europa nos morimos? Es decir, ¿de qué nos sirve la renta per cápita que tenemos si no somos ni siquiera capaces de reproducirnos? Si Alemania ha importado un millón de sirios en los primeros momentos de la guerra de Siria, para que salieran justamente las clases superiores, las más altas, las que tenían más preparación técnica, y poder mantener la economía alemana; si en España nos estamos muriendo a chorros, ¿de qué nos sirve nuestra riqueza? Pero no es sólo eso. También les pregunté. Yo he perdido en las zonas rurales de la diócesis de Granada la mitad de la población en diez años. Eso no aparece en ningún presupuesto, eso no aparece en ningún balance. Pero cuánto cuesta la muerte de un pueblo que tiene cinco o seis siglos y que se muere con edificios familiares construidos, mantenidos con un amor grande, como el fruto del trabajo que produce el amor, aunque no sean empresas, son familias. Medimos sólo la economía por los números de las empresas.

¿Qué significa la destrucción de la familia?, ¿pero qué significa la destrucción de todas las culturas que no han sabido o que se han resistido o que no quieren adaptarse a la cultura del capitalismo global? Desde las tribus maoríes en Nueva Zelanda o en Indonesia hasta los pueblos en lo profundo y en el interior de China, o en otras partes del mundo, en África. Hemos destruido cultura tras cultura, y las personas… Y cuando uno ve y sabe la situación de esas personas, que tenían un agricultura tradicional con la que sabían defenderse y sabían vivir... ¡La hambruna de Etiopía!, que se produjo hace ya muchas décadas, era yo todavía joven. Y recuerdo a una persona del Departamento de Estado, era un ingeniero agrícola muy grande, y había sido enviado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos justamente para estimar las riquezas naturales de Etiopía, y a la vuelta me dijo: “Javier –yo era un joven estudiante en aquel momento de Teología-, Etiopía tiene riquezas naturales para alimentar a toda África y exportar alimentos a Europa”. ¿Qué es lo que ha sucedido? ¿Sólo que tienen gobiernos corruptos? Pues, sin duda, sin duda los hay. Pero, ¿quién empezó la destrucción de Etiopía? o ¿nos olvidamos los bombardeos de Italia en la Segunda Guerra Mundial por Mussolini con gas mostaza a tribus indefensas, que no tenían ni siquiera armas de fuego y que fueron bombardeadas para exaltar la grandeza del nuevo imperio romano? O mucho más cerca de nosotros, ¿qué ha pasado con Libia? ¿quién ha levantado la voz? Hemos destruido -estábamos nosotros, estaban las armas de España participando en la operación- en tres semanas, hemos matado a 150.000 personas y hemos destruido un país, Libia. Eso no hace ni diez años. Dios mío, ¿somos la economía mejor?

¿Hemos venido a misa para dar gracias porque Jesucristo está en medio de nosotros o hemos venido por otros motivos? Hemos venido para dar gracias. Para dar gracias por el Señor, pero tenemos que ser conscientes de que la Presencia del Señor lo que ayuda es abrirnos los ojos con respecto a las realidades del mundo y a todas las realidades del mundo, no sólo a las que nos muestra la propaganda y contentarnos con lo que esa propaganda nos enseña o nos muestra, que es siempre lo que quiere.

Las lecturas de hoy todas hablan de una cosa… Pedro y aquellos eran pescadores avezados en el mar de Galilea y habían trabajado todo el día y no habían conseguido nada. Y sólo cuando vino el Señor pasó como en las bodas de Canáa, pasó como en la multiplicación de los panes, pasó como en la muerte de Cristo que ha hecho florecer un Pueblo de hijos, con la misma madera de la que estamos hechos todos los seres humanos, con las mismas pasiones, sin embargo, en el que la Presencia de Cristo y la Presencia del Espíritu no deja jamás, no se detiene jamás en que ese Pueblo florezca de mil formas distintas la santidad y la bella y buena que nace del costado abierto de Cristo. Pero San Pablo es lo mismo. Estos eran pescadores que no conocían al Señor y se encontraron con él, pero San Pablo había oído hablar del Señor y perseguía a la Iglesia e iba con cartas del Sumo Sanedrín para acabar con los cristianos en Damasco, y se encontró con el Señor. “Por la gracia de Dios, soy lo que soy”.

¿Qué tiene que ver esto con lo anterior? Somos hijos de una cultura y participamos de ella, participamos activamente de ella, hasta, a veces, pensamos que nuestro deber de cristianos es sostenerla para que se mantenga. Somos hijos de una cultura que cree que se puede construir un mundo sin Dios y que un mundo sin Dios sería un mundo más feliz. ¿Por qué me quedé congelado aquel día? Porque que eso lo enseñen universidades o centros de estudios superiores católicos me cubre de vergüenza. Es decir, que el mundo que hemos construido, las islas del Pacífico llenas de basura, de deshechos, de plásticos, de la maravilla que son los cruceros por el mundo, y muchas cosas; que la Guerra Mundial, desde final de los años 50… bueno no, en los cincuenta estaba en Corea, en realidad no haya terminado todavía ni tenga perspectivas de terminar, porque en cuanto se cierra alguna…, si es que las fábricas de armamento tienen que seguir produciendo... Cuando empezó la guerra de Siria (la segunda vez porque la primera vez la detuvo una jornada de oración convocada por el Papa Francisco), cuando comenzó la segunda vez, que ya no supimos o no pudimos detenerla, yo le pregunté a un hombre, a un sacerdote, el único sacerdote que enseña Derecho musulmán en una universidad musulmana, un egipcio, que ha sido asesor de Benedicto XVI, un hombre que conoce el Islam por dentro y es árabe, y lo quiere; le pregunté, ¿quiénes se benefician de esta guerra? Me dijo: “sólo, los fabricantes de armas, que están repartidos por todos los países desarrollados del mundo”. Sólo que esas cifras no forman parte de lo de la renta per cápita.

Mis queridos hermanos, mientras sigamos creyendo que podemos los hombres con nuestras fuerzas, con nuestra inteligencia, con nuestras supuestas economías... “Economía” significa “la ley del hogar”, y hay un pensador americano que dice que “para que haya ley en el hogar tiene que haber hogares y los estamos destruyendo todos”, estamos destruyendo la familia, la hemos destruido en gran medida. Y dice: “Lo que en las universidades se sigue llamando economía –repito- en las universidades católicas –dice- no tiene nada que ver con la ley del hogar: es el arte de robar legalmente”. ¡Cómo no va a haber hambre! Claro que hay un abismo cada vez más grande. Esas tribus del interior de África, habituadas a la música estereofónica, a internet, a las que les hemos quitado y arrancado de sus cultivos tradicionales y de sus ganaderías tradicionales, no tienen más futuro, como pasa con el pueblo gitano en España, la droga, el alcohol y la destrucción; o irse a estudiar a América o a vivir a Europa a aclimatarse absolutamente a nuestra cultura. El tipo de imperialismo que tiene nuestra cultura capitalista hoy es mucho más duro, pero infinitamente más impositivo, más duro y menos humano, que fue el antiguo colonialismo, al que todos criticamos, pero como fue hace varios siglos no nos afecta para nada. Pero hoy estamos imponiendo el capitalismo global en todos los rincones del mundo con una virulencia, con una falta de humanidad, con una inconsciencia con respecto a los males que ese tipo de cultura generan, que los estamos viviendo nosotros. Pero si vemos a nuestro lado destruirse las familias, venirse abajo, una detrás de otra. Cada tres minutos o cada cinco minutos decían hace unos años que se rompía una familia en España. ¿Esa puede ser la mejor economía del mundo? ¡Dios mío!

Señor, como dice una oración en el Libro de Daniel, “hoy no tenemos ni profetas, ni jefes, ni un lugar donde ofrecerte sacrificios, pero mira nuestra necesidad y ven a nosotros”.

Señor, cámbianos a nosotros el corazón, danos el corazón humano, sensible, sensible a la humanidad bella y a la humanidad de vida de la que formamos parte y haz crecer en nosotros la única medicina que este mundo necesita que es un amor sin límites.

A la luz de eso, la colecta de hoy es un pequeño granito de arena que podemos hacer, pero que serviría de muy poco si no cambia nuestro corazón, si no cambia un poco también nuestra mente, si no luchamos por establecer otro tipo de relaciones humanas que rompan el escudo, la coraza diábólica –diríamos-, de este tipo de sociedad nihilista en la que no hay pan para lo verdaderamente humano, para la belleza de la vida humana cuando se edifica sobre el amor. Esa es nuestra tarea, esa es nuestra tarea como cristianos: dignificar esa sociedad. Bregaremos todo el día y no conseguiremos nada, sólo cuando abramos nuestro corazón al Señor, y junto con el Señor, claro que cogeremos. Se romperán las redes. Y los hombres están llenos del deseo de Cristo. Lo que sucede es que nos miran a nosotros y no lo encuentran.

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

10 de febrero de 2019
S.I Catedral











El próximo sábado, concierto de Jesús Cabello en la parroquia de los Agustinos.


Martes, 05 Febrero 2019


El concierto de música católica tendrá lugar el próximo sábado, día 9, a las 19 horas, en la parroquia de Santo Tomás de Villanueva a cargo del cantante cordobés Jesús Cabello. Las entradas podrán adquirirse en la parroquia y el acceso a menores de cinco años será libre.


La parroquia de Santo Tomás de Villanueva acogerá el próximo sábado, 9 de febrero, el concierto de música católica ofrecido por el cantante cordobés Jesús Genil en el que también habrá momentos de oración. Las entradas podrán adquirirse en la parroquia, ubicada en la calle Recoletos, nº2 y los menores de cincos años tendrán libre acceso a la actuación.

MÚSICA AL SERVICIO DE LA IGLESIA

Jesús Cabello nació en Puente Genil (Córdoba), el 19 de febrero de 1984. Una grave enfermedad en su infancia despertó en él un deseo insaciable de buscar el sentido de la vida. Pronto se encontraría con Dios. Desde pequeño mostró habilidades innatas para la música que pronto enfoca a expresar con canciones sus inquietudes con un lenguaje sugerente y sencillo.

El ingreso de su hermano en el seminario diocesano de Córdoba creó en Jesús la inquietud de hacer suya la fe que había heredado de sus padres, madurándola en su corazón con el deseo de donarse. Con 17 años vivió sus primeros Ejercicios Espirituales en nuestra diócesis de Granada, en La Zubia, gracias al Instituto secular de la Alianza de Jesús por María. Dedicado desde entonces a poner su talento para la música al servicio de la Iglesia, tras más de diez años en los escenarios reúne actualmente cuatro trabajos discográficos y sus canciones se emiten en radios de doce países. Más información disponible en www.jesuscabello.es.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada










Cáritas imparte el curso “Actitudes ante el dolor, la soledad y el miedo a la vida” en la parroquia de Nuestra Señora de Gracia.


Miércoles, 06 Febrero 2019


Repartido en varias sesiones en los meses de febrero, marzo y abril, la Cáritas parroquial de Nuestra Señora de Gracia impartirá un curso de ayuda gratuito abierto a todas las personas que lo soliciten, que se celebrará a partir del 12 de febrero, de 18:30 a 20 horas. Las inscripciones podrán realizarse en Nuestra Señora de Gracia, los jueves, de 18 a 19 horas.


A partir del próximo 12 de febrero la Cáritas parroquia de Nuestra Señora de Gracia impartirá un curso de ayuda titulado: “Actitudes ante el dolor, la soledad y el miedo a la vida”, gratuito y dirigido a las personas que puedan necesitar apoyo a la hora de afrontar las situaciones de dolor, la soledad o el miedo ante la vida. Por el ello el curso se dividirá en tres bloques dedicados a estas tres áreas que serán impartidas en un total de nueve sesiones, de febrero a abril, por D. Octavio Díaz de la Guarda, psicólogo y docente en el Instituto de Teología “Lumen Gentium” de Granada.

DOLOR, SOLEDAD Y MIEDO

El curso, que se impartirá siempre en martes, en horario de 18:30 a 20 horas, se estructurará en sesiones semanales en las que habrá una parte teórica sobre el tema en cuestión seguida de trabajo en grupos con la colaboración de los voluntarios de Cáritas. Los días 12, 19 y 26 de febrero tendrá lugar el primer bloque titulado: “El significado del sufrimiento”, el 5, 12 y 19 de marzo se abordará el tema: “La soledad. Claves para afrontarla” y por último, los días 26 de marzo, 2 y 9 de abril se trabajará la cuestión del miedo a la vida y como afrontarlo.

Las inscripciones podrán realizarse los jueves, en horario de 18 a 19 horas en la parroquia de Nuestra Señora de Gracia, donde se impartirá el curso, o también en otras Cáritas parroquiales de la diócesis. La formación es gratuita y las plazas será limitadas.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada












Aumentan en más de 51.000 las declaraciones con la X a favor de la Iglesia católica.


Miércoles, 06 Febrero 2019
Fernando Giménez Barriocanal (dcha.) presenta los datos de la asignación tributaria correspondientes a la Renta de 2017.


La Conferencia Episcopal Española presenta los datos de la asignación tributaria registrados a favor de la Iglesia católica en la Declaración de la Renta realizada en la primavera de 2018, correspondiente al ejercicio económico del año anterior.


En dicha declaración la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia católica aumenta en 11.626.046 euros y alcanza los 267.834.192 millones de euros, lo que su-pone un incremento del 4,4 % con respecto al año anterior. Se trata de la cifra más alta desde el comienzo del actual sistema de asignación tributaria en 2007.

El incremento de la cantidad obtenida se debe fundamentalmente a dos factores: la mejora de la situación económica y, en consecuencia, el incremento general de la ren-ta declarada en el IRPF. En segundo lugar, hay que destacar el aumento de 51.658 de-claraciones con asignación a favor de la Iglesia, proveniente en su mayoría de nuevos declarantes. 

En total, el número de declaraciones a favor de la Iglesia ha sido 7.164.502. Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, más de 8,5 millones de contribuyentes destinan a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos.

Datos por Comunidades autónomas

En relación al importe recaudado, en todas las comunidades autónomas se ha produ-cido un incremento de la cantidad recaudada destacando, por encima del resto, Ma-drid, Andalucía y la Comunidad Valenciana. 

En 10 comunidades autónomas se ha producido un aumento del número de declara-ciones a favor de la Iglesia. En cuanto a porcentaje de declaraciones con asignacion, éste se ha incrementado en 6 comunidades.

No hay grandes modificaciones en las comunidades autónomas más sensibles a la ca-silla de la Iglesia en la declaración de la renta. Las cuatro comunidades que marcan la X de la Iglesia en mayor porcentaje son Castilla la Mancha (46,09%), La Rioja (45,62%), Extremadura (45,09%) y Murcia (44,57%), habiendo aumentado el porcentaje en todas ellas. 

Algunos datos provinciales 

En la práctica totalidad de las provincias y delegaciones de Hacienda aumentan el vo-lumen asignado a favor de la Iglesia. La provincia con mayor porcentaje de asignación sigue siendo Ciudad Real con el 52,58% de las declaraciones, seguida de Badajoz (48,45%) y Jaén (47,76%). En los tres casos aumenta el número de declaraciones y el porcentaje.

Las provincias que más contribuyen a la asignación a la Iglesia en números absolutos son Madrid, Barcelona, Valencia, Vizcaya, Sevilla, Murcia y Málaga. En relación al año anterior, los contribuyentes que más han aumentado esta aportación a la Iglesia han sido los de Madrid (+3.817.775 €), Barcelona (+675.473 €) y Sevilla (+604.091 €). 

Datos en relación a otras variables

En relación al sexo del declarante principal, hombres y mujeres marcan la X de manera similar. Un 34,9 % de las mujeres marcan la X y un 32,6 % de los hombres. En relación al año anterior, se han acortado las diferencias en medio punto.

El porcentaje de los contribuyentes que asignan su X a la Iglesia y también a la casilla de Otros Fines sociales ha aumentado un año más, pasando del 62,5 % en 2017 al 64,3 % en la declaración de 2018.

Por otro lado, según los datos de la Agencia tributaria, en la declaración de 2018, ha aumentado en 129.000 el número de declaraciones en las que no se marcó ni la casilla de la Iglesia ni la de Otros fines sociales. Supone el 45% del volumen total de nuevas declaraciones. Esto implica la necesidad de renovar el esfuerzo por dar a conocer este mecanismo que permite decidir el destino de una pequeña parte de los impuestos, sin que paguemos más o nos devuelvan menos. Este incremento del volumen de declara-ciones sin asignación explica en parte el ligero descenso del volumen del % de declara-ciones con asignación a la Iglesia.

Más recursos para ayudar más

Con la asignación tributaria realizada por los españoles, la Iglesia católica cuenta en esta ocasión con más recursos para el servicio que presta a la sociedad en sus dimen-siones religiosa, espiritual y social. Por eso agradece la colaboración de todos aquellos que contribuyen a esta misión con el gesto de marcar la X, así como a todos aquellos que la ayudan en las otras campañas realizadas a lo largo del año o la sostienen con su colaboración personal en tiempo y oración. Se mantiene así la labor religiosa, espiritual y social al servicio de millones de españoles. 

Así mismo, la Iglesia mantiene su esfuerzo por dar a conocer el mecanismo por el que los contribuyentes pueden decidir el destino de una pequeña parte de sus impuestos, el 0,7%, a la Iglesia católica y a otros fines de interés social. Con esa decisión, el contri-buyente ni tiene que pagar más ni se le devuelve menos.

Como en anteriores ocasiones, la Iglesia católica dará cuenta a la sociedad, el próximo mes de junio, del destino que se ha dado a todo el dinero que ha recibido de los con-tribuyentes, con la presentación anual de la Memoria de actividades de la Iglesia co-rrespondiente a ese ejercicio de 2017. Esta memoria muestra de forma clara y exhaus-tiva, a qué destina la Iglesia el dinero que cada año recibe de los contribuyentes que así lo han decidido y se hace presente en el portal de Transparencia de la Conferencia Episcopal Española.

Con la presentación de la Memoria, que tendrá lugar el próximo mes de junio, se res-ponde al compromiso de la Iglesia de rendir cuentas y avanzar en transparencia. La Memoria presenta cada año la información más relevante de las actividades de la Igle-sia y cuál es su contribución a la sociedad.













75 aniversario de la Hermandad de Jesús de la Sentencia y Nuestra Señora de las Maravillas.


Viernes, 08 Febrero 2019
Jesús de la Sentencia, titular de la Hermandad de las Maravillas de Granada.


La celebración tendrá lugar el próximo sábado, 16 de febrero, con una Eucaristía de acción de gracias en la parroquia de San Pedro y San Pablo. La entrada será libre.


El próximo martes, 12 de febrero, se cumplen 75 años desde la fundación de la cofradía de Jesús de la Sentencia y Nuestra Señora de las Maravillas que tuvo lugar en 1944 con la ratificación de los Estatutos por parte del entonces arzobispo de Granada, Mons. Agustín Parrado.

Por ello y en honor a este efeméride, la hermandad organizará el próximo sábado, día 16, una Eucaristía en acciones de gracias a la que están invitados los miembros de la cofradía y los fieles en general y será a las 19 horas en la parroquia de San Pedro y San Pablo, sede de la hermandad.

Asimismo, también el domingo, día 10, tendrán lugar a las 11 horas en el templo los cultos mensuales dedicados a Jesús de la Sentencia y Nuestra Señora de las Maravillas, los Sagrados Titulares de la hermandad. Estos cultos están abiertos a la participación de todas las personas de la diócesis que lo deseen.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada














“Historia de la Iglesia”, nuevo espacio en “El Espejo” en COPE Granada y COPE Motril.



Viernes, 08 Febrero 2019
El programa se emite los viernes, a las 13:33 horas, dirigido y presentado por Paqui Pallarés.


A modo de pinceladas acercará al oyente una larga trayectoria de pueblo de vida llegado hasta nuestros días en el cuerpo de Cristo que es su Iglesia.


El programa “El Espejo de la Iglesia de Granada”, que cada viernes a partir de las 13:33 horas, emite COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM), dentro de su programación socio religiosa, inaugura una nueva sección: “Historia de la Iglesia”.

Se trata de un espacio que, sin seguir un orden cronológico, pretende acercar a modo de pinceladas desde hechos, curiosidades, circunstancias, personas o cualquier otro aspecto que permitan al oyente conocer una larga trayectoria que ha llegado hasta nuestros días, en el cuerpo de Cristo, que es el pueblo cristiano, su Iglesia, a lo largo de dos mil años.

Para ello, el espacio contará con la colaboración de la historiadora Mª de los Ángeles Corpas, que es Doctora en Historia y docente en el Seminario Mayor San Cecilio.

El espacio “Historia de la Iglesia” concluirá con una frase que se propone como reflexión para los oyentes. El de esta semana es: “El que no da al mundo algo mejor de lo que encontró, no tiene justificación en su existencia” (Pavel Florenski, historiador del Arte y sacerdote ruso).












Entrevista en “El Espejo” (COPE Granada) al misionero de Manos Unidas con motivo de su Campaña.



Viernes, 08 Febrero 2019


En el programa emitido hoy viernes día 8, en COPE Granada y COPE Motril, inauguramos una nueva sección dedicada a la Historia de la Iglesia.


Con motivo de su LX Campaña contra el hambre de Manos Unidas, en “El Espejo de la Iglesia” en COPE Granada hemos entrevistado al sacerdote misionero padre Tomás García Martín-Moreno, que esta semana ha recorrido parroquias y colegios para contar a los granadinos su experiencia misionera en República Dominicana, con los niños y mujeres de Santo Domingo, a las que está dedicada la Campaña de este año de la ONG. El padre Tomás García nos cuenta el bien que hacen esas ayudas recibidas por Manos Unidas.

Asimismo, inauguramos una nueva sección en “El Espejo” sobre Historia de la Iglesia, con una presentación de lo que quiere ser y no ser este espacio. Un espacio para el que, cada semana, contaremos con la colaboración de la historiadora y docente en el Seminario Mayor Mª Ángeles Corpas, que es Doctora en Historia y con amplia experiencia en el campo docente universitario y de estudios superiores en esta materia.

“El Espejo”, que dirige y presenta la Directora de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Granada, Paqui Pallarés, se emite los viernes, a las 13:33 horas, en COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM).


Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada











Documento sobre la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común.


Viernes, 08 Febrero 2019


Documento sobre la fraternidad humana y la convivencia común, firmado por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, , Ahmad Al-Tayyeb, en Abu Dabi, durante el reciente viaje apostólico del Santo Padre a Emiratos Árabes.


La fe lleva al creyente a ver en el otro a un hermano que debe sostener y amar. Por la fe en Dios, que ha creado el universo, las criaturas y todos los seres humanos —iguales por su misericordia—, el creyente está llamado a expresar esta fraternidad humana, protegiendo la creación y todo el universo y ayudando a todas las personas, especialmente las más necesitadas y pobres.

Desde este valor trascendente, en distintos encuentros presididos por una atmósfera de fraternidad y amistad, hemos compartido las alegrías, las tristezas y los problemas del mundo contemporáneo, en el campo del progreso científico y técnico, de las conquistas terapéuticas, de la era digital, de los medios de comunicación de masas, de las comunicaciones; en el ámbito de la pobreza, de las guerras y de los padecimientos de muchos hermanos y hermanas de distintas partes del mundo, a causa de la carrera de armamento, de las injusticias sociales, de la corrupción, de las desigualdades, del degrado moral, del terrorismo, de la discriminación, del extremismo y de otros muchos motivos.

De estos diálogos fraternos y sinceros que hemos tenido, y del encuentro lleno de esperanza en un futuro luminoso para todos los seres humanos, ha nacido la idea de este «Documento sobre la Fraternidad Humana». Un documento pensado con sinceridad y seriedad para que sea una declaración común de una voluntad buena y leal, de modo que invite a todas las personas que llevan en el corazón la fe en Dios y la fe en la fraternidad humana a unirse y a trabajar juntas, para que sea una guía para las nuevas generaciones hacia una cultura de respeto recíproco, en la comprensión de la inmensa gracia divina que hace hermanos a todos los seres humanos.

Documento

En el nombre de Dios que ha creado todos los seres humanos iguales en los derechos, en los deberes y en la dignidad, y los ha llamado a convivir como hermanos entre ellos, para poblar la tierra y difundir en ella los valores del bien, la caridad y la paz.

En el nombre de la inocente alma humana que Dios ha prohibido matar, afirmando que quien mata a una persona es como si hubiese matado a toda la humanidad y quien salva a una es como si hubiese salvado a la humanidad entera.

En el nombre de los pobres, de los desdichados, de los necesitados y de los marginados que Dios ha ordenado socorrer como un deber requerido a todos los hombres y en modo particular a cada hombre acaudalado y acomodado.

En el nombre de los huérfanos, de las viudas, de los refugiados y de los exiliados de sus casas y de sus pueblos; de todas las víctimas de las guerras, las persecuciones y las injusticias; de los débiles, de cuantos viven en el miedo, de los prisioneros de guerra y de los torturados en cualquier parte del mundo, sin distinción alguna.

En el nombre de los pueblos que han perdido la seguridad, la paz y la convivencia común, siendo víctimas de la destrucción, de la ruina y de las guerras.

En nombre de la «fraternidad humana» que abraza a todos los hombres, los une y los hace iguales.

En el nombre de esta fraternidad golpeada por las políticas de integrismo y división y por los sistemas de ganancia insaciable y las tendencias ideológicas odiosas, que manipulan las acciones y los destinos de los hombres.

En el nombre de la libertad, que Dios ha dado a todos los seres humanos, creándolos libres y distinguiéndolos con ella.

En el nombre de la justicia y de la misericordia, fundamentos de la prosperidad y quicios de la fe.

En el nombre de todas las personas de buena voluntad, presentes en cada rincón de la tierra.

En el nombre de Dios y de todo esto, Al-Azhar al-Sharif —con los musulmanes de Oriente y Occidente—, junto a la Iglesia Católica —con los católicos de Oriente y Occidente—, declaran asumir la cultura del diálogo como camino; la colaboración común como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio.

Nosotros —creyentes en Dios, en el encuentro final con él y en su juicio—, desde nuestra responsabilidad religiosa y moral, y a través de este Documento, pedimos a nosotros mismos y a los líderes del mundo, a los artífices de la política internacional y de la economía mundial, comprometerse seriamente para difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz; intervenir lo antes posible para parar el derramamiento de sangre inocente y poner fin a las guerras, a los conflictos, a la degradación ambiental y a la decadencia cultural y moral que el mundo vive actualmente.

Nos dirigimos a los intelectuales, a los filósofos, a los hombres de religión, a los artistas, a los trabajadores de los medios de comunicación y a los hombres de cultura de cada parte del mundo, para que redescubran los valores de la paz, de la justicia, del bien, de la belleza, de la fraternidad humana y de la convivencia común, con vistas a confirmar la importancia de tales valores como ancla de salvación para todos y buscar difundirlos en todas partes.

Esta Declaración, partiendo de una reflexión profunda sobre nuestra realidad contemporánea, valorando sus éxitos y viviendo sus dolores, sus catástrofes y calamidades, cree firmemente que entre las causas más importantes de la crisis del mundo moderno están una conciencia humana anestesiada y un alejamiento de los valores religiosos, además del predominio del individualismo y de las filosofías materialistas que divinizan al hombre y ponen los valores mundanos y materiales en el lugar de los principios supremos y trascendentes.

Nosotros, aun reconociendo los pasos positivos que nuestra civilización moderna ha realizado en los campos de la ciencia, la tecnología, la medicina, la industria y del bienestar, en particular en los países desarrollados, subrayamos que, junto a tales progresos históricos, grandes y valiosos, se constata un deterioro de la ética, que condiciona la acción internacional, y un debilitamiento de los valores espirituales y del sentido de responsabilidad. Todo eso contribuye a que se difunda una sensación general de frustración, de soledad y de desesperación, llevando a muchos a caer o en la vorágine del extremismo ateo o agnóstico, o bien en el fundamentalismo religioso, en el extremismo o en el integrismo ciego, llevando así a otras personas a ceder a formas de dependencia y de autodestrucción individual y colectiva.

La historia afirma que el extremismo religioso y nacional y la intolerancia han producido en el mundo, tanto en Occidente como en Oriente, lo que podrían llamarse los signos de una «tercera guerra mundial a trozos», signos que, en diversas partes del mundo y en distintas condiciones trágicas, han comenzado a mostrar su rostro cruel; situaciones de las que no se conoce con precisión cuántas víctimas, viudas y huérfanos hayan producido. Asimismo, hay otras zonas que se preparan a convertirse en escenario de nuevos conflictos, donde nacen focos de tensión y se acumulan armas y municiones, en una situación mundial dominada por la incertidumbre, la desilusión y el miedo al futuro y controlada por intereses económicos miopes.

También afirmamos que las fuertes crisis políticas, la injusticia y la falta de una distribución equitativa de los recursos naturales —de los que se beneficia solo una minoría de ricos, en detrimento de la mayoría de los pueblos de la tierra— han causado, y continúan haciéndolo, gran número de enfermos, necesitados y muertos, provocando crisis letales de las que son víctimas diversos países, no obstante las riquezas naturales y los recursos que caracterizan a las jóvenes generaciones. Con respecto a las crisis que llevan a la muerte a millones de niños, reducidos ya a esqueletos humanos —a causa de la pobreza y del hambre—, reina un silencio internacional inaceptable.

En este contexto, es evidente que la familia es esencial, como núcleo fundamental de la sociedad y de la humanidad, para engendrar hijos, criarlos, educarlos, ofrecerles una moral sólida y la protección familiar. Atacar la institución familiar, despreciándola o dudando de la importancia de su rol, representa uno de los males más peligrosos de nuestra época.

Declaramos también la importancia de reavivar el sentido religioso y la necesidad de reanimarlo en los corazones de las nuevas generaciones, a través de la educación sana y la adhesión a los valores morales y a las enseñanzas religiosas adecuadas, para que se afronten las tendencias individualistas, egoístas, conflictivas, el radicalismo y el extremismo ciego en todas sus formas y manifestaciones.

El primer y más importante objetivo de las religiones es el de creer en Dios, honrarlo y llamar a todos los hombres a creer que este universo depende de un Dios que lo gobierna, es el Creador que nos ha plasmado con su sabiduría divina y nos ha concedido el don de la vida para conservarlo. Un don que nadie tiene el derecho de quitar, amenazar o manipular a su antojo, al contrario, todos deben proteger el don de la vida desde su inicio hasta su muerte natural. Por eso, condenamos todas las prácticas que amenazan la vida como los genocidios, los actos terroristas, las migraciones forzosas, el tráfico de órganos humanos, el aborto y la eutanasia, y las políticas que sostienen todo esto.

Además, declaramos —firmemente— que las religiones no incitan nunca a la guerra y no instan a sentimientos de odio, hostilidad, extremismo, ni invitan a la violencia o al derramamiento de sangre. Estas desgracias son fruto de la desviación de las enseñanzas religiosas, del uso político de las religiones y también de las interpretaciones de grupos religiosos que han abusado —en algunas fases de la historia— de la influencia del sentimiento religioso en los corazones de los hombres para llevarlos a realizar algo que no tiene nada que ver con la verdad de la religión, para alcanzar fines políticos y económicos mundanos y miopes. Por esto, nosotros pedimos a todos que cese la instrumentalización de las religiones para incitar al odio, a la violencia, al extremismo o al fanatismo ciego y que se deje de usar el nombre de Dios para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión. Lo pedimos por nuestra fe común en Dios, que no ha creado a los hombres para que sean torturados o humillados en su vida y durante su existencia. En efecto, Dios, el Omnipotente, no necesita ser defendido por nadie y no desea que su nombre sea usado para aterrorizar a la gente.

Este Documento, siguiendo los Documentos Internacionales precedentes que han destacado la importancia del rol de las religiones en la construcción de la paz mundial, declara lo siguiente:

– La fuerte convicción de que las enseñanzas verdaderas de las religiones invitan a permanecer anclados en los valores de la paz; a sostener los valores del conocimiento recíproco, de la fraternidad humana y de la convivencia común; a restablecer la sabiduría, la justicia y la caridad y a despertar el sentido de la religiosidad entre los jóvenes, para defender a las nuevas generaciones del dominio del pensamiento materialista, del peligro de las políticas de la codicia de la ganancia insaciable y de la indiferencia, basadas en la ley de la fuerza y no en la fuerza de la ley.

– La libertad es un derecho de toda persona: todos disfrutan de la libertad de credo, de pensamiento, de expresión y de acción. El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son expresión de una sabia voluntad divina, con la que Dios creó a los seres humanos. Esta Sabiduría Divina es la fuente de la que proviene el derecho a la libertad de credo y a la libertad de ser diferente. Por esto se condena el hecho de que se obligue a la gente a adherir a una religión o cultura determinada, como también de que se imponga un estilo de civilización que los demás no aceptan.

– La justicia basada en la misericordia es el camino para lograr una vida digna a la que todo ser humano tiene derecho.

– El diálogo, la comprensión, la difusión de la cultura de la tolerancia, de la aceptación del otro y de la convivencia entre los seres humanos contribuirían notablemente a que se reduzcan muchos problemas económicos, sociales, políticos y ambientales que asedian a gran parte del género humano.

– El diálogo entre los creyentes significa encontrarse en el enorme espacio de los valores espirituales, humanos y sociales comunes, e invertirlo en la difusión de las virtudes morales más altas, pedidas por las religiones; significa también evitar las discusiones inútiles.

– La protección de lugares de culto —templos, iglesias y mezquitas— es un deber garantizado por las religiones, los valores humanos, las leyes y las convenciones internacionales. Cualquier intento de atacar los lugares de culto o amenazarlos con atentados, explosiones o demoliciones es una desviación de las enseñanzas de las religiones, como también una clara violación del derecho internacional.

– El terrorismo execrable que amenaza la seguridad de las personas, tanto en Oriente como en Occidente, tanto en el Norte como en el Sur, propagando el pánico, el terror y el pesimismo no es a causa de la religión —aun cuando los terroristas la utilizan—, sino de las interpretaciones equivocadas de los textos religiosos, políticas de hambre, pobreza, injusticia, opresión, arrogancia; por esto es necesario interrumpir el apoyo a los movimientos terroristas a través del suministro de dinero, armas, planes o justificaciones y también la cobertura de los medios, y considerar esto como crímenes internacionales que amenazan la seguridad y la paz mundiales. Tal terrorismo debe ser condenado en todas sus formas y manifestaciones.

– El concepto de ciudadanía se basa en la igualdad de derechos y deberes bajo cuya protección todos disfrutan de la justicia. Por esta razón, es necesario comprometernos para establecer en nuestra sociedad el concepto de plena ciudadanía y renunciar al uso discriminatorio de la palabra minorías, que trae consigo las semillas de sentirse aislado e inferior; prepara el terreno para la hostilidad y la discordia y quita los logros y los derechos religiosos y civiles de algunos ciudadanos al discriminarlos.

– La relación entre Occidente y Oriente es una necesidad mutua indiscutible, que no puede ser sustituida ni descuidada, de modo que ambos puedan enriquecerse mutuamente a través del intercambio y el diálogo de las culturas. El Occidente podría encontrar en la civilización del Oriente los remedios para algunas de sus enfermedades espirituales y religiosas causadas por la dominación del materialismo. Y el Oriente podría encontrar en la civilización del Occidente tantos elementos que pueden ayudarlo a salvarse de la debilidad, la división, el conflicto y el declive científico, técnico y cultural. Es importante prestar atención a las diferencias religiosas, culturales e históricas que son un componente esencial en la formación de la personalidad, la cultura y la civilización oriental; y es importante consolidar los derechos humanos generales y comunes, para ayudar a garantizar una vida digna para todos los hombres en Oriente y en Occidente, evitando el uso de políticas de doble medida.

– Es una necesidad indispensable reconocer el derecho de las mujeres a la educación, al trabajo y al ejercicio de sus derechos políticos. Además, se debe trabajar para liberarla de presiones históricas y sociales contrarias a los principios de la propia fe y dignidad. También es necesario protegerla de la explotación sexual y tratarla como una mercancía o un medio de placer o ganancia económica. Por esta razón, deben detenerse todas las prácticas inhumanas y las costumbres vulgares que humillan la dignidad de las mujeres y trabajar para cambiar las leyes que impiden a las mujeres disfrutar plenamente de sus derechos.

– La protección de los derechos fundamentales de los niños a crecer en un entorno familiar, a la alimentación, a la educación y al cuidado es un deber de la familia y de la sociedad. Estos derechos deben garantizarse y protegerse para que no falten ni se nieguen a ningún niño en ninguna parte del mundo. Debe ser condenada cualquier práctica que viole la dignidad de los niños o sus derechos. También es importante estar alerta contra los peligros a los que están expuestos — especialmente en el ámbito digital—, y considerar como delito el tráfico de su inocencia y cualquier violación de su infancia.

– La protección de los derechos de los ancianos, de los débiles, los discapacitados y los oprimidos es una necesidad religiosa y social que debe garantizarse y protegerse a través de legislaciones rigurosas y la aplicación de las convenciones internacionales al respecto.

Con este fin, la Iglesia Católica y al-Azhar, a través de la cooperación conjunta, anuncian y prometen llevar este Documento a las Autoridades, a los líderes influyentes, a los hombres de religión de todo el mundo, a las organizaciones regionales e internacionales competentes, a las organizaciones de la sociedad civil, a las instituciones religiosas y a los exponentes del pensamiento; y participar en la difusión de los principios de esta Declaración a todos los niveles regionales e internacionales, instándolos a convertirlos en políticas, decisiones, textos legislativos, planes de estudio y materiales de comunicación.

Al-Azhar y la Iglesia Católica piden que este Documento sea objeto de investigación y reflexión en todas las escuelas, universidades e institutos de educación y formación, para que se ayude a crear nuevas generaciones que traigan el bien y la paz, y defiendan en todas partes los derechos de los oprimidos y de los últimos.

En conclusión, deseamos que:

esta Declaración sea una invitación a la reconciliación y a la fraternidad entre todos los creyentes, incluso entre creyentes y no creyentes, y entre todas las personas de buena voluntad;

sea un llamamiento a toda conciencia viva que repudia la violencia aberrante y el extremismo ciego; llamamiento a quien ama los valores de la tolerancia y la fraternidad, promovidos y alentados por las religiones;

sea un testimonio de la grandeza de la fe en Dios que une los corazones divididos y eleva el espíritu humano;

sea un símbolo del abrazo entre Oriente y Occidente, entre el Norte y el Sur y entre todos los que creen que Dios nos ha creado para conocernos, para cooperar entre nosotros y para vivir como hermanos que se aman.

Esto es lo que esperamos e intentamos realizar para alcanzar una paz universal que disfruten todas las personas en esta vida.


Abu Dabi, 4 de febrero de 2019


Su Santidad

Papa Francisco


Gran Imán de Al-Azhar

Ahmad Al-Tayyeb











En imágenes y vídeo, resumen de la celebración del Voto a San Cecilio en el Sacromonte.


Miércoles, 06 Febrero 2019


Este fin de semana la ciudad de Granada celebró en la Abadía de Sacromonte la festividad de su patrón San Cecilio. Ofrecemos un resumen en vídeo e imágenes de todo lo vivido durante la festividad.


Han sido miles las personas que han participado de las celebraciones por San Cecilio que han tenido lugar entre los días 1 y 3 de febrero en Granada. La diócesis ha recibido así en la Abadía del Sacromonte a cientos de peregrinos que cada día se han acercado a venerar las reliquias de su primer obispo y mártir.

A lo largo del fin de semana se celebraron diversas Eucaristías entre las que destacan tanto la del rito hispano-mozárabe del viernes 1 de febrero, día de la Solemnidad de San Cecilio, y la que tuvo lugar el domingo en la que los distintos presentantes políticos realizaron el tradicional voto de la ciudad de Granada a San Cecilio, en una tradición que data del siglo XVI.

El Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, se ha mostrado alegre junto a sus fieles durante estos días de fiesta, confesando que se encontraba “realmente a gusto y en familia” al final de la Eucaristía del domingo.





Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

MEDIOS














Jornada Mundial del Enfermo 2019.


Jueves, 07 Febrero 2019



Se celebrará el próximo lunes, 11 de febrero, con el lema: “Gratis habéis recibido, dad gratis”, organizada por la Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Española.


«Gratis habéis recibido, dad gratis», es el lema de la Jornada Mundial del Enfermo 2019 organizada por el departamento de Pastoral de la Salud, dentro de la Comisión Episcopal. El próximo 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, se celebrará Día del enfermo, una jornada de carácter mundial con la que la Iglesia en España, que celebra también el 26 de mayo la Pascua del enfermo, da gracias por la dedicación de las personas que cuidan de ellos. 

Con esta Campaña se pretende reconocer el valor de la gratuidad en la entrega al cuidado de los enfermos, como reconocimiento del recibido. Es necesario hacer una reflexión en la importancia del voluntariado y la necesidad de animara más personas en esta dirección.












El voluntariado en la Pastoral de la Salud y la Iglesia en salida.

Jueves, 07 Febrero 2019
Miembros de la Hospitalidad Granadina de Lourdes, en la S.I Catedral. Foto de archivo.


Un año más, el próximo lunes, 11 de Febrero, Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, se celebrará la XXVII Jornada Mundial del Enfermo.


En este año 2019 el Dicasterio para la Promoción Humana Integral de la Persona en su Comisión de Pastoral de la Salud ha querido iluminar la Jornada Mundial del Enfermo, 11 de febrero, desde la cita bíblica de (Mt 10, 8): “Gratis lo habéis recibido. Dad gratis” 
En España, la Campaña del Enfermo, 11 de febrero y VI domingo de Pascua, 26 de mayo, la centraremos en EL VOLUNTARIADO EN LA PASTORAL DE LA SALUD.

La importancia del voluntariado 

Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha dedicado personas y recursos a la atención a los enfermos, siguiendo la praxis de Jesús, que “recorría ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias” (Mt 9, 35). El servicio a los enfermos no es opcional, sino asignatura obligatoria para la Iglesia. 
Para llevar a cabo esta tarea resulta fundamental que en las parroquias y comunidades cristianas, junto a los sacerdotes o diáconos, exista un grupo de voluntarios, que visite a los enfermos y atienda a sus familias en nombre de toda la comunidad.

La misión del voluntariado 

El voluntariado tiene como misión fundamental manifestar el amor y la presencia de Cristo y de la Iglesia junto a los que sufren la enfermedad, sus familiares y las personas que los cuidan y atienden. Es una tarea muy grande y hermosa porque los pobres, los pequeños, los enfermos y ancianos son la carne de Cristo sufriente. Por eso, ponerse a su servicio es una oportunidad para encontrarnos con el Señor. 
Es una tarea que se realiza sin esperar ninguna compensación. “Gratis has recibido, da gratis”, decía Jesús a los Doce (cf. Mt 10, 8). Lo que caracteriza al voluntario es la generosidad de dedicar tiempo y esfuerzo a los demás sin esperar nada a cambio. No se busca ni siquiera la satisfacción que produce hacer el bien. La fuente de esta generosidad es la propia fe, que mueve a evangelizar el mundo del dolor y la enfermedad y a estar cerca del que lo necesite.

La identidad del voluntariado

El voluntariado de pastoral de la salud no es un activista ni un socio de una ONG, sino alguien que actúa movido por su fe. El voluntario es alguien que se esfuerza en transmitir al enfermo toda la cercanía y acogida con que Jesús trataba a los enfermos, todo su cariño, su ternura y su fuerza salvadora. 

Y lo hace en nombre de la comunidad cristiana, de la Iglesia. El voluntario no actúa por su cuenta sino como representante de la parroquia, que es la que tiene el encargo del Señor de curar y anunciar. Cada enfermo debe sentir cercana a la parroquia. Tanto los sacerdotes y diáconos como los voluntarios tienen como misión hacer presente a toda la comunidad cristiana, acompañando al enfermo y ayudándole en lo que necesite. 
Para hacerlo bien, son muy importantes dos cosas: una buena formación, con el fin de desempeñar más eficazmente el servicio a los enfermos; y una adecuada coordinación con todos los que llevan a cabo la pastoral de la salud y con el resto de acciones pastorales de la comunidad cristiana.

Una Iglesia en salida 

Los voluntarios de pastoral de la salud son signo de una Iglesia que no se cierra en sí misma, sino que se pone en salida y que desea estar cerca de todos los hombres y especialmente de quienes más lo necesitan. Desde el principio de su pontificado, el Papa Francisco nos ha urgido a ser Iglesia en salida, casa de puertas abiertas, hospital de campaña donde puedan ser sanadas las heridas del ser humano. Nuestras parroquias y cada una de nuestras comunidades tienen que ser “oasis de misericordia”. La pastoral de la salud ayuda a hacer visible esa cercanía de la Iglesia a todo hombre. Los voluntarios son enviados por la comunidad para actuar en su nombre, mostrando la preocupación de la Iglesia entera por los enfermos y sus familias. 

Termino recordando que en nuestra diócesis de Granada inauguraremos la campaña del enfermo 2019 celebrando la Eucaristía con Unción de Enfermos y posterior procesión de las antorchas con la Virgen de Lourdes, acompañando con el Rezo del Rosario, por y con los enfermos, el domingo 17 de febrero, a las 5 de la tarde en la Parroquia de San Agustín, C/ Dr. Barraquer, 6.

José Gabriel Martín
Delegado Diocesano de Pastoral de la Salud












Comienza la cuenta atrás para el curso “Teen Star” en Granada.


Viernes, 08 Febrero 2019


Ya está abierta la inscripción para el curso de formación en educación afectiva y sexual “Teen Star”, que tendrá lugar durante los fines de semana del 29 al 31 de marzo y del 5 al 7 de abril, desde el viernes por la tarde hasta el domingo a mediodía.


Este curso, está dirigido a jóvenes, docentes, padres, catequistas o incluso personal sanitario que estén interesados en convertirse en monitores de educación afectiva y sexual para dar apoyo especialmente a los adolescentes.

Esta formación, que ya se ha hecho famosa para muchos, comenzó su andadura en los años 70 en los Estados Unidos y desde entonces no ha dejado de extenderse por más de 80 países. Es bien sabido que en el año 2000 recibió además el apoyo explícito de parte del Papa San Juan Pablo II.

El objetivo de este curso es que los jóvenes “puedan amar y ser amados desde los fundamentos de la antropología cristiana, dentro de un mundo cada vez más confuso afectivamente”, dice el Coordinador de “Teen Star” en Granada, D. Ildefonso Fernández-Fígares. Durante la formación se trabaja activamente con jóvenes y ya está probado entre sus resultados que mejora la autoestima de los participantes, aumenta la comunicación de los alumnos con sus padres y profesores, y logra un retraso significativo de las relaciones sexuales prematuras así como una disminución de los embarazos en jóvenes adolescentes.

Los últimos en haberse formado en la metodología del curso “Teen Star” fueron los seminaristas de San Cecilio, quienes sacaron de ello “una experiencia muy positiva para su labor como futuros pastores del pueblo de Dios”, comentó D. Ildefonso Fernandez-Fígares, que además de Coordinador del curso es el Vicerrector del Seminario Mayor San Cecilio.

La inscripción puede realizarse desde el correo electrónico teenstargr@gmail.com o llamando al teléfono 686824973. La fecha tope para poder inscribirse será el próximo 4 de marzo. Las plazas son limitadas.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada










Motril celebra hoy a Santa Josefina Bakhita.


Viernes, 08 Febrero 2019
Escultura Santa Josefina Bakhita en Playa Granada


La iglesia de Santa Josefina Bakhita, situada en la localidad de Playa Granada en Motril, celebra hoy una Eucaristía especial a las 19h seguida de un ágape para celebrar el día de su santa patrona.


En la tarde de hoy la iglesia de Santa Josefina Bakhita, adscrita a la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, quiere festejar la memoria de esta santa africana que fue raptada y vendida como esclava durante muchos años en África. El templo fue consagrado en 2016 por el Arzobispo D. Javier Martínez precisamente pensando en los cientos de migrantes que llegan en pateras a las costas motrileñas.

Situada al lado de un campo de golf, esta iglesia alcanza el culmen de su actividad principalmente durante los meses de verano. El rector de la iglesia de Santa Josefina Bakhita, D. Roberto Benavides, habla de una feligresía que llega por entonces a los trescientos o cuatrocientos fieles. Ahora mismo durante el periodo de invierno, celebra la Eucaristía únicamente en horario de fin de semana.

En su interior se puede contemplar la escultura de barro a tamaño natural obra de Ramiro Megías, responsable también de la estatua dedicada a San Juan Pablo II situada en el patio interior del Centro de Estudios de La Inmaculada. Una imagen que fue bendecida recientemente durante el pasado mes de julio por el Arzobispo de Granada.

Todos los fieles de Motril están invitados a participar en la celebración de esta tarde, como una ocasión especial para orar especialmente por las personas que son objeto de esclavitud forzada de una u otra forma, tal y como nos invita el Papa Francisco durante esta Jornada de Reflexión contra la trata de personas.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada










Video del Papa: por la acogida generosa de las víctimas de la trata de personas.

Jueves, 07 Febrero 2019


Nuevo vídeo del Papa Francisco en el que nos exhorta a unirnos a pedir para que lglesia sea capaz de una "acogida generosa" de las víctimas de la esclavitud en el mundo en forma de trata de personas, de prostitución forzada y de violencia.


El Santo Padre muestra su especial preocupación por una realidad que quiere pasar desapercibida a los ojos de muchos pero que no deja de ser real: la trata de personas. El Papa Francisco ha hablado ya de la importancia de que los fieles tomen conciencia de esta situación y ha alertado sobre la ignorancia que reina muchas veces en torno a esta cuestión, por ser una “cuestión escabrosa y que nos avergüenza”. 

A continuación se añade el texto íntegro, que también puede verse el video del Papa:

“Aunque tratemos de ignorarlo, la esclavitud no es algo de otros tiempos.

Ante esta trágica realidad, no podemos lavarnos las manos si no queremos ser, de alguna manera, cómplices de estos crímenes contra la humanidad.

No podemos ignorar que hoy hay esclavitud en el mundo, tanto o más quizás que antes.

Recemos por la acogida generosa de las víctimas de la trata de personas, de la prostitución forzada y de la violencia.”

MEDIOS











La Iglesia de Granada se une a la Jornada de Reflexión contra la trata de personas.


Jueves, 07 Febrero 2019


Mañana día 8 de febrero se celebra la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la trata de personas. La parroquia de San Antonio de Padua de Granada se une a esta iniciativa, pensada expresamente por el Papa Francisco, con una Vigilia de oración a las 20:00 en la que habrá un tiempo de oración, testimonios y cantos.


Ha sido el propio Papa Francisco quien ha insistido en la importancia de la concienciación de este problema que afecta a muchas personas en todo el mundo. El día elegido coincide con la celebración de santa Josefina Bakhita, que en vida experimentó el dolor de ser capturada y maltratada como esclava.

El Santo Padre ha alertado sobre la ignorancia que reina muchas veces en torno a esta cuestión, también porque parece que existe “poca voluntad” de comprender la dimensión de este problema. “Hay además quien, conociéndolo, no quiere hablar de ello porque se encuentra al final de la ‘cadena de consumo’, como usuario de los ‘servicios’ que son ofrecidos en la calle o en internet”, dijo el Papa Francisco durante la Jornada contra la trata del año pasado.

Desde Granada, la parroquia de San Antonio de Padua, situada en la calle San Basilio 12, colaborará con esta Vigilia de oración. El Delegado de Migraciones de Granada, D. Manuel Velázquez Martín, ha señalado que este fenómeno puede considerarse como “el núcleo de esclavitud del s. XXI, que adopta muchas y muy diversas formas: personas sometidas a explotación sexual o laboral, a la servidumbre doméstica, la mendicidad, el tráfico de órganos, el reclutamiento forzoso como el de los niños soldados, etc.”.

Desde la Conferencia Episcopal, el departamento de Mujeres en la calle y la trata ha sido el encargado de promover que estas Vigilias de oración se prodiguen por todo el territorio nacional. Todo ello impulsado especialmente por la red Talitha Kum, que opera desde el año 2009 en todo el mundo promoviendo la colaboración entre las personas consagradas y otras organizaciones sociales, religiosas y políticas ante este problema tan presente en el mundo de hoy.

Ignacio Álvarez 
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada













“Nuestra vida es dar testimonio del amor misericordioso de Cristo cuidando de los que están solos y enfermos”.


Viernes, 08 Febrero 2019
La hermana Santy Rose (dcha), junto a las hermanas Rosa y Teresa (izq), componen la Congregación de las Hermanas de la Caridad en Granada.


La Hermana Santy Rose (Kerala, 1974) es la responsable de las Hermanas de la Caridad, rama femenina de la Orden de San Juan de Dios en nuestra diócesis, a la que pertenece desde 1999. Junto a las hermanas Teresa y Rosa, estas tres religiosas de la Congregación fundada en la India en 1977, entregan su vida cada día junto a los Hermanos de San Juan de Dios al servicio y cuidado de los enfermos y necesitados de Granada.


Hermana, háblenos de la fundación de la Congregación.

La Orden de las Hermanas de la Caridad de San Juan de Dios fue fundada en 1977, en Kerala, al sur de la India, por el hermano de origen alemán Fortunatus Thanhauser, miembro de la Orden de San Juan de Dios, actualmente Siervo de Dios. Nuestro fundado llegó a la India en 1969 invitado por un obispo indio al que conoció en Alemania. Él era enfermero y tenía una gran inquietud por servir a los más necesitados en la India. Al llegar a Kerala, vio que los pobres tenían muchas necesidades y por eso construyó un hospital para ellos, casas donde vivir y varias residencias para mayores. La necesidad era tal que para asistir y ayudar a los enfermos pensó en fundar una rama femenina y así el 8 de septiembre de 1977, nacimos las Hermanas de la Caridad con las primeras ocho religiosas. Fortunatus vivió siempre para los pobres especialmente en la India donde murió y actualmente descansan sus restos.

Y del sur de la India, hasta Granada, ¿cómo llegó la Congregación hasta nuestra diócesis?

Nuestro fundador tenía el deseo de formar una comunidad de Hermanas de la Caridad en Granada, esta ciudad es la cuna de la familia de San Juan de Dios que vivió y murió aquí, junto a los pobres. Llegamos en 2016 por invitación de la Provincia Bética de la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios y de Granada en particular para colaborar con su misma misión nuestro carisma es el mismo que el de los hermanos.

¿Cuál es vuestra misión aquí?

Nuestra vida es junto a los Hermanos de San Juan de Dios, es dar testimonio del amor misericordioso de Cristo siguiendo las huellas de San Juan de Dios y de nuestro fundador, Fortunatus Thanhauser, ambos dedicaron sus vidas a las personas enfermas y a los que necesitan ayuda. Actualmente somos tres religiosas en la comunidad de Granada y nuestra vida diaria es ayudar en la residencia de San Juan de Dios cuidando a los enfermos, de quién se siente solo, falto de alegría. Nuestro trabajo activo se complementa cada día con la vida de oración, la Eucaristía diaria y el Rosario.

Vuestras vidas dedicadas a los más pobres y enfermos por amor a Dios dan frutos no solo en Granada o en India sino también en otras partes del mundo…

Actualmente somos 87 hermanas en todo el mundo, todas actualmente originarias de la India. En Europa somos 19 religiosas las que trabajamos repartidas en varias misiones localizadas en países como Austria, Alemania, Italia, o España con esta misión en Granada. En esta diócesis Rosa, Teresa y yo trabajamos junto con otros seis hermanos de la Orden de San Juan de Dios, nosotras en la residencia para mayores y nuestros hermanos en el hospital de San Rafael.

Usted ha trabajado como enfermera tanto en la India como aquí, ¿qué impresión tiene de la pobreza en ambos lugares?

En India hay muchos pobres y hacemos todo lo que podemos. India es un país aún en vías de desarrollo y tenemos limitaciones en ese sentido, es muy grande, cada región tiene sus religiones, culturas, idiomas, los modos de vivir son muy diferentes a los de aquí. Aquí, a pesar de las necesidades, veo que las personas son muy abiertas, muy sociables, quieren disfrutar y celebrar la vida.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada






Granada celebra este sábado la festividad del Beato Fray Leopoldo de Alpandeire.


Jueves, 07 Febrero 2019

Fieles y devotos visitan la cripta en el Convento de los Capuchinos con los restos de Fray Leopoldo.


El próximo sábado, 9 de febrero, miles de granadinos profesarán su devoción al Beato Fray Leopoldo de Alpandeire peregrinando al Convento de los Capuchinos, cuya cripta alberga los restos del beato en homenaje a su memoria litúrgica. La Misa en la cripta será a las 8:00 horas y en la iglesia a las 9, 10, 11 y 12 horas, y por a tarde a las 20 horas. La cripta estará abierta a las visitas de 8:30 a 13:15 y de 16:30 a 20 horas.


Como cada 9 de febrero nuestra diócesis celebrará el próximo sábado la memoria litúrgica del Beato Fray Leopoldo de Alpandeire, figura a la que miles de granadinos y peregrinos llegados de distintos puntos de la provincia profesan una gran devoción y de cuyo fallecimiento se cumple el LXIII aniversario. Por ello y en esta jornada significativa para nuestra diócesis de Granada la cripta del Convento de los Capuchinos, lugar donde reposan los restos del beato, permanecerá abierta a las visitas de los fieles de 8:30 a 13:15 y de 16:30 a 20 horas, siendo este uno de los lugares más visitados de Granada.

EUCARISTÍA Y CONFESIÓN

De esta forma las personas que peregrinen hasta el Convento de los Capuchinos para rezar y depositar sus intenciones junto a la tumba de Fray Leopoldo podrán participar en las Eucaristías que tendrán lugar en la cripta a las 8:00 horas, y posteriormente en la iglesia a las 9, 10, 11, 12 de la mañana, y a las 8 de la tarde estando también disponibles sacerdotes para administrar el Sacramento de la Reconciliación.

FRAY LEOPOLDO EN MOTRIL

La parroquia de la Divina Pastora de Motril conmemorará también la memoria litúrgica del Beato Fray Leopoldo con la celebración de un Eucaristía el día 9, en el templo, a las 19 horas, por el LXIII aniversario de su fallecimiento organizada por la Hermandad en la que posteriormente a la celebración se podrán venerar las reliquias del beato.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada









“AmarTe con todo nuestro corazón”


Miércoles, 06 Febrero 2019



Homilía de Mons. Javier Martínez en la Eucaristía del voto a San Cecilio de la ciudad, el domingo 3 de febrero, celebrada en la Abadía del Sacromonte con la asistencia de autoridades civiles y militares, y el pueblo cristiano en general.


Queridísima Iglesia del Señor, que se reúne en Granada en esta mañana bella y fría (nos ha concedido el Señor reunirnos un año más en la Abadía del Sacromonte, para dar gracias por el don de nuestra fe y por los frutos de ese don en nuestro pueblo y en nuestras vidas);

querido Sr. Alcalde, excelentísimas autoridades;

hermanos y amigos (todos los que os asomáis o participáis en esta Eucaristía):

Cuando pensaba yo en esta celebración se me ocurría que uno de los puntos en los que el pensamiento del siglo XX, o lo mejor del pensamiento del siglo XX, podría verdaderamente expresarse y resumirse de una manera sencilla, tanto en la tradición postmarxista como en la tradición postliberal, puesto que las dos tradiciones han agotado sus posibilidades y sus límites, es el hecho de que las tradiciones son esenciales para la vida moral de las sociedades. Sólo en la Tradición, sólo en la referencia a una tradición, se hace posible el crecimiento moral. Pero, no sólo el crecimiento moral, sino la misma vida intelectual y el florecimiento del arte. Sin Tradición, sin referencia a una tradición, y por lo tanto a una cierta normatividad de esa tradición, ni siquiera hay contra qué revolverse. El hombre pierde sus referencias, pierde su sentido y la vida humana se convierte en eso que algunos anuncian. Pienso en películas como “La Odisea en el espacio” o “Matrix” (ya hace muchos años), un mundo posthumano, un mundo donde nada humano es capaz verdaderamente de florecer en realidad. Y la Tradición no son ideas, no son creencias, no son valores. Todo eso es demasiado etéreo como para que pueda sostener la vida de las personas que somos alma y cuerpo, simultáneamente, y además de una manera que no es posible separar una dimensión de la otra.

La Tradición es, ante todo, prácticas. Prácticas en las cuales aprendemos, desde niños, quiénes somos. Si os fijáis, no hay más que una manera de responder a la pregunta “¿quién soy yo?” y es contar una historia. Si no tenemos una historia que contar, no somos, literalmente, nadie; somos un número, somos un punto perdido en las coordenadas del tiempo y del espacio, pero no somos protagonistas de nada. Sólo quien tiene una historia que contar puede sentirse, en cierto modo, aún sabiéndonos pequeños, aún sabiéndonos mortales, aún sabiéndonos limitados, podemos ser verdaderamente alguien.

La historia que podemos contar los cristianos es la historia del amor de Dios por nosotros. Y cuando nosotros nos reunimos por el día de San Cecilio por lo que damos gracias es por la Tradición en la que nosotros somos parte del drama de la humanidad de una manera preciosa, porque sabemos, tenemos la certeza. Esperanza no significa utopía. La esperanza cristiana, que no es el optimismo, sino la esperanza que no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, es la certeza del triunfo final del amor de Dios en nuestras vidas, en la historia humana.

Recordar, celebrar San Cecilio es celebrar la Tradición de la que somos hijos y dar gracias por esa Tradición. Yo sé que en esa Tradición hay mil engaños, mil hipocresías, pero sabemos que son engaños y que son hipocresías, y que son traiciones, que son pecados. Y las hubo desde el primer momento: de los Doce discípulos del Señor uno de ellos le vendió por treinta monedas. Por lo tanto, no nos escandaliza el pecado en la historia de la Iglesia. Pero la historia de la Iglesia sigue siendo lo más bello que hay en la historia humana porque nunca ha dejado de estar en ella presente el Santo, el Señor, el Amor infinito de Dios por nosotros los hombres. Por nosotros, pobres hombres llamados, como hemos descubierto a la luz de la Cruz de Cristo, a participar de la vida divina, inmortal, eterna, del amor invencible de Dios.

Yo sé que una parte de la modernidad ha sido una lucha contra toda Tradición y es posible que esa parte de la modernidad que se concibe a sí misma sólo en referencia, en contraste, en oposición a la Tradición, es probablemente la que ha causado más destrozos. La tragedia de las dos Guerras Mundiales, por ejemplo, por decir sólo algunas de las catástrofes más grandes que ha conocido la humanidad. Pero la modernidad no es sólo eso. La modernidad es un amor a lo humano, un redescubrimiento de dimensiones de lo humano extraordinariamente valiosas: la libertad, el sentido de la comunidad, la llamada que hay al corazón del ser humano hacia la solidaridad y hacia el bien. Todo eso, cuando se arraiga en la historia del amor invencible de Dios, recupera de nuevo su sentido y es posible que florezca y que fructifique. Y nosotros estamos aquí porque deseamos que florezca y que fructifique nuestra humanidad. Y porque deseamos que florezca y que fructifique nuestra humanidad, nos apoyamos en el amor del Señor.

Una frase que le decía Isabel a la Virgen María, en este lugar tan profundamente mariano, y a mí me viene muchas veces a la cabeza: “Dichosa Tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. Hay una dicha en la fe. Mi madre, que era una mujer muy sencilla, solía decir que para ella, que la habían enseñado siempre los curas en la catequesis que la fe era un misterio. Decía: “La fe no es misteriosa, lo que es un misterioso es cómo se puede vivir sin fe”. ¿Cómo se puede vivir?, ¿cómo se puede enfermar?, ¿cómo se puede envejecer?, ¿cómo se puede morir sin fe? Dice: “Eso es lo que me resulta misterioso”. Y no le faltaba razón. La fe es misteriosa en el sentido de que nunca, nunca nos apoderaremos de su mecanismo, de su realidad, como nos podemos apropiar del mecanismo de un ordenador o de una máquina, de algo que sea inferior a nosotros mismos, que nosotros hemos fabricado; como no podemos apoderarnos del amor: cuando tratamos de apoderarnos de él, lo destruimos, se desvanece, se va en nuestras manos. Pues de la misma manera la fe.

Pero hay una dicha en la fe. Y eso puede llamarnos la atención, pero yo creo que cada vez resulta menos escandaloso y más evidente. A lo mejor, en el siglo XIX, era posible pensar para un cristiano que quien no tenía fe, se lo pasaba mejor que los cristianos. Hoy ese pensamiento se hace cada vez más difícil, porque es verdad que la tristeza, la desesperación, la desesperanza, el desamor crecen en el mundo, se extienden como una mancha de aceite. Y la fe empieza a ser como un punto de luz y de esperanza de nuevo.

Fe no es credulidad. No necesitamos creer nada que no podamos de alguna manera verificar. (…) Puede uno leerse veinte libros sobre el amor, que no sabe lo que es el amor: o lo experimenta uno, o lo vive uno, o no puede hablar de ello. Y hablar de ello nunca es adecuado; lo que uno dice acerca del amor nunca refleja adecuadamente la experiencia humana del amor. Pues, la experiencia de la fe es lo mismo: uno tiene que sentirla, no basta con explicarla. Pero el Señor nos dio ahí un criterio muy bonito, porque decía: “Por sus frutos los conoceréis”. ¿Cómo sabemos?, ¿cómo podemos saber que la fe es verdadera más allá de todos los oropeles que los cristianos y, especialmente los curas, que especialmente nos gustan mucho los oropeles, hemos puesto en torno a la fe y hemos rodeado a la fe a lo largo de los siglos? Pues, por los frutos; por los frutos que produce en nosotros; por la humanidad buena que produce en nosotros, cuando, sin trampas, sin hipocresías, nos ponemos realmente en las manos del Señor, confiamos en Él, no para que el Señor haga nuestra voluntad y consigamos nosotros nuestros propósitos, o nuestros proyectos, sino realmente “Señor, Tu amor es lo único que yo necesito para vivir en plenitud y tengo la certeza de que ese amor no me va a faltar jamás”, sean cuales sean las circunstancias por las que tengamos que pasar.

Mis queridos hermanos, damos gracias al Señor por nuestra fe y Le pedimos que podamos sentir esa fe (…), sentir el valor de la fe como tal fe, por los frutos que esa fe produce en nuestra vida: frutos de alegría. ¿No tenemos la fórmula de la alegría? De una alegría verdadera. Si la tuviéramos, la empresa que la tuviera sería más poderosa (…) que todas las grandes empresas o los grandes poderes juntos. No tenemos la fórmula de la alegría, porque cuando la alegría se genera en nosotros sabemos que nace de algo verdadero, de unas raíces que no están en nosotros, que son más profundas que nosotros.

En la Iglesia universal, menos en el Sacromonte, hoy, la oración de la misa de este domingo es preciosa. Es muy sencilla y con esa oración quiero yo terminar. Dice: “Señor, concédenos amarte con todo nuestro corazón y amar en consecuencia a todos los hombres”. Ese es el “secreto cristiano”, así de sencillo. Así de sencilla es la vida cristiana. Así de sencillo es el don que Tú nos has hecho como posibilidad en un camino que es como una peregrinación de toda la vida, no sólo desde Maracena hasta el Sacromonte, como algunos han hecho esta mañana, sino de la vida entera. Pero si experimentamos Tu amor, el corazón se ensancha y nuestro corazón se abrirá a todos los hombres, y eso es lo que cambia el mundo.

Que el Señor nos conceda ser parte, protagonistas, de ese cambio, para bien de nuestros hermanos y para bien nuestro.


+ Javier Martínez

Arzobispo de Granada

3 de febrero de 2019

Abadía del Sacromonte

Escuchar homilía









“Vivimos un milagro diario de amor, de solidaridad y, sobre todo, de esperanza”.

Viernes, 08 Febrero 2019
El padre Tomás García con parte del equipo de Manos Unidas Granada, en su sede.


Entrevista al padre mercedario Tomás García Martín-Moreno, que este año acompaña a Manos Unidas Granada en su LX Campaña contra el hambre, dedicada a la mujer, y ha recorrido esta semana parroquias y colegios acercando su vida misionera allí y los proyectos con la ayuda de Manos Unidas. 


Natural de Ciudad Real, el padre Tomás García Martín-Moreno se marchó hace diez años a República Dominicana, como misionero y donde se ordenó sacerdote. Es el misionero que este año acompaña a Manos Unidas Granada en su LX Campaña contra el hambre, dedicada a la mujer. “La solidaridad genera más solidaridad. Y muchas veces, uno ve cómo la abundancia genera más desconfianza y más individualismo. Y allí es todo lo contrario. Es decir, lo poco se multiplica y suma”, nos cuenta el padre Tomás, que esta semana ha recorrido parroquias y colegios acercando su vida misionera allí y en los proyectos que pueden llevarse a cabo gracias a Manos Unidas.

Viene de República Dominicana, ¿cómo llegó a parar allí?
Soy religioso mercedario y allá tenemos una comunidad. Se dio la oportunidad de cambiar de destino. Estaba en Madrid y llevaba ya cuatro años. Me dijeron: “Tomás, estamos pensando la posibilidad de o irte a una parroquia o colegio de Galicia, o irte un poco más allá”. Yo siempre había tenido esa inquietud misionera y no me costó mucho pensármelo. Fue una oportunidad, pero yo creo que fue una “idiosidencia”, porque, como dicen allá, en República Dominicana, siempre, en decisiones así tan importantes está Dios.

Qué realidad tenéis allí.
Manos Unidas este año tiene el lema de la mujer, del siglo XXI. Después de 60 años, han querido que enfoquemos esta Campaña en la figura de la mujer. Y en República Dominicana es un reto. Es un reto la igualdad, los derechos y, como muy bien va trabajando Manos Unidas, que esos derechos se conviertan en hechos. Y no cabe duda, que la mujer está muy maltratada y castigada, sobre todo en la parte donde nosotros trabajamos, que es la periferia de la capital, Santo Domingo, y donde el machismo es el pan nuestro de cada día. Ya no sólo de las mujeres adultas, sino de las adolescentes que acompañamos de 13 años en adelante. Muchas se encuentran ya embarazadas y muy solas para emprender el camino y la vida. Ahí tenemos la suerte de contar con Manos Unidas que nos está ayudando en la formación y la capacitación de los jóvenes, donde de esos 133 jóvenes más de la mitad son chicas, que necesitan de ese apoyo y acompañamiento.

Y qué tipo de formación les ofrecéis.
Son cursos en repostería y panadería, de logística y almacenaje. Cursos que buscan después la manera de que puedan hacer unas prácticas en pequeños negocios de allí de la zona, e incluso en algunas empresas; que puedan tener la oportunidad de que algunas de esas empresas se interesen y las puedan emplear. Y en otros casos que puedan hacer sus propios negocios, para tener unos ingresos.

En República Dominicana, dónde están destinados estos fondos que los granadinos están aportando en esta Campaña. 
Los fondos van directamente. Es algo que tenemos que sentirnos muy agradecimos, porque no hay intermediarios. Sí que Manos Unidas busca que haya una contraparte, es decir, que el gobierno se implique. En nuestro caso, una parte del profesorado y el local en el que estamos lo aporta Manos Unidas y otra parte lo aporta el gobierno desde allí, para que la responsabilidad sea de todos, y el cambio no sea de una parte, sino que todos tengamos nuestro granito de arena en el cambio de la realidad de estos jóvenes.

En Santo Domingo, ¿lleváis a cabo un trabajo con niños limpiabotas?
Es todo un proyecto de vida. Cuando en 2007 llego a República Dominicana me encuentro con la triste realidad de niños que trabajan en la calle, y en concreto en el entorno de nuestra parroquia. Llegué en octubre de 2007 y en diciembre de 2007 una de las catequistas me invita a un compartir navideño con los niños. Y le pregunto: “Qué se va a hacer después cuando pase este compartir navideño con los niños”. Me dice: “Hasta el próximo año no los volvemos a reunir. Lo que he hecho ha sido pedir al alcalde cajas limpiabotas nuevas para que puedan seguir trabajando y llevar algo de dinero a las familias”. Cuando ves que los niños están prácticamente en la calle; que su manera de relacionarse es muchas veces a base de golpes; que viven como adultos, no como niños, ¿qué hicimos? El grupo de jóvenes que teníamos para acompañar, los domingos estaban en la catequesis y la eucaristía, y los sábados teníamos la parte práctica. Así empezamos ese proyecto. Después, desde hace seis años, allí me ordené sacerdote, y llegaron las Hermanas Mercedarias, y pudimos abrir ese proyecto no sólo a los niños limpiabotas, sino también a las niñas. Y tenemos una escuela pequeña, que no sustituye su escuela, sino que quiere ser una espacio que refuerce y que integre a la escuela al niño. Así, por la mañana van a la escuela, y por la tarde a nuestro centro, y viceversa, para que la mayor parte del tiempo la tengan ocupada. Claro, al final descubres que si queremos cambiar la vida de los niños, hay que cambiar la vida de las mamás, de las mujeres, capacitándolas, formándolas, alfabetizándolas. Eso nos permite que la vida del niño pueda cambiar algo e incluso de la comunidad. De ahí que empezamos también con una escuela laboral de formación técnico.

Allí, el impacto con las necesidades es mucho mayor que en nuestro país, o en Europa. Y aquí descubrimos que nuestra alegría no consiste en tener más cosas. ¿Se ha encontrado con alguna situación que muestre eso?
Allí se vive muy el presente. Y desde el presente, con lo poco que se tiene, se busca la forma de compartir. Es decir, la gente está muy pendiente de su vecino y de quien tiene al lado. Llegas a una casa y es muy raro que cocinen lo justo. Siempre cocinan un poco más para quien se acerca y se pueda ofrecer. Experiencias hay muchas, desde la casita a la que vas tan humilde de madera y el suelo de tierra, y te ofrece para sentarte lo mejor que tiene, que es una cajita. La solidaridad genera más solidaridad. Y muchas veces, uno ve cómo la abundancia genera más desconfianza y más individualismo. Y allí es todo lo contrario. Es decir, lo poco se multiplica y suma. El tema de la salud y alimentación es importante, porque hay niños que no están bien nutridos, y por ello no pueden aprender.

En este tiempo que lleva en República Dominicana, ¿cómo se siente?
Yo me siento feliz. Y cuando, como en el caso de Manos Unidas, ves a 133 jóvenes formándose y preparándose, y con posibilidad de tener después un pequeño empleo o negocio, es de las cosas más bonitas. Es decir, le da sentido a esa lucha constante que cada día tenemos. Y sobre todo, esa solidaridad que viene del otro lado del charco, tan lejos, pero que a la vez nos hace tan cercanos. Es un milagro el que cada día vivimos de amor, de solidaridad y, sobre todo, de esperanza.

En esta Campaña, podemos ayudar, acercarnos a la Delegación de Manos Unidas, dar un donativo, ser colaboradores, voluntarios... Qué más podría hacer un granadino por esta Campaña, y por cada día, para sentirnos cercanos a esas personas, que, aunque están en la distancia, son hermanos nuestros.
Yo creo que la fe es lo que nos une. Y sobre todo, esa fe que se compromete con el otro, a pesar de que estemos a muchos kilómetros. A través de la fe, de la oración comprometida, de este grupo de Manos Unidas de Granada, que tiene mucho corazón y muchos pies, porque no paran de compartir y de buscar que no nos falte esa ayuda que necesitamos, sobre todo de esas oportunidades.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada








Eucaristía y “cena del hambre” en Granada.

Jueves, 07 Febrero 2019


Programa de actividades para este fin de semana promovidas por Manos Unidas Granada, para concienciarnos de quienes no tienen para comer y de la urgencia de ayudar a hermanos nuestros a través de proyectos en sanidad, formación laboral, educación, construcción de pozos y mejoras agrícolas.


La Delegación de Manos Unidas Granada quiere hacer protagonistas y acercar a los granadinos la Campaña contra el hambre de este año, que cumple su 60 aniversario, dedicada en esta ocasión a la mujer, con el lema “La mujer del siglo XXI, ni independiente, ni segura, ni con voz”.

“CENA DEL HAMBRE”
Para ello, a las visitas que está realizando durante esta semana en colegios, grupos de catequistas y parroquias, informando junto con el sacerdote misionero mercedario padre Tomás García Martín-Moreno, la Delegación Manos Unidas Granada participará en la llamada “cena del hambre”, que el viernes 8 de febrero se promueve desde algunas parroquias diocesanas. Entre ellas, en esta “cena del hambre”, a la que antecederá la celebración de la Eucaristía, se podrá participar en la parroquia Virgen de Gracia, a las 19:30 horas, o en la parroquia de San Francisco, a las 20:45 horas, así como en los redentoristas, a las 20:30 horas, lugar donde la Delegación, junto con el misionero que este año les acompaña, participará.

La “cena del hambre” consiste, generalmente, en la proyección de un vídeo e información del trabajo que realiza Manos Unidas en todo el mundo, y después cada feligrés coge una botella de agua y un pan redondo que va pasándose entre los asistentes, para coger un pellizco, como gesto de comunión con quienes no tienen nada para comer. Al finalizar, quienes lo deseen, pueden dejar su libre donativo para Manos Unidas.

INFORMACIÓN Y MESAS DE CUESTACIÓN
Asimismo, la Delegación de Manos Unidas estará presente en distintos puntos de la ciudad con mesas de cuestación e información para explicar a los granadinos en qué invierten los fondos que obtienen durante la Campaña y durante el año, así como el trabajo que desarrollan en cooperación internacional, junto con su sede central en Madrid.

COLECTAS
Entre las aportaciones voluntarias, además de los socios, a quienes Manos Unidas da las gracias por su generosidad, se encuentran los donativos obtenidos en las colectas de la Eucaristía del sábado por la tarde (víspera de la Santa Misa del domingo) y la del domingo, día en que conmemoran su Campaña. En el caso de la S.I Catedral, los miembros de Manos Unidas, y cuantas personas deseen asistir, participarán en la Eucaristía que se celebrará a las 12:30 horas, oficiada por nuestro arzobispo D. Javier Martínez.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada












Desde Granada, hasta América Latina, India y Palestina, con Manos Unidas.

Jueves, 07 Febrero 2019

En su 60 aniversario, Manos Unidas dedica su Campaña a la mujer.


Campaña contra el hambre de Manos Unidas en Granada, que esta semana recorre colegios, parroquias y distintos grupos para informar del destino de la aportaciones voluntarias de los granadinos en cooperación internacional. Cuenta con la colaboración del sacerdote misionero padre Tomás García Martín-Moreno.


Manos Unidas, que este año cumple 60 años de trabajo en países en vías de desarrollo, dedica en 2019 su Campaña anual contra el hambre a la mujer, con el lema “La mujer del siglo XXI, ni independiente, ni segura, ni con voz”. En la Diócesis de Granada, con motivo de esta Campaña la entidad católica de cooperación internacional recorre esta semana colegios, parroquias y distintos grupos para informar de los proyectos que está llevando a cabo.

Para ello, cuenta con la colaboración del misionero invitado este año en nuestra diócesis. Se trata del padre Tomás García Martín-Moreno, un joven sacerdote misionero de la Orden de la Merced, que actualmente se encuentra en la comunidad mercedaria de “Santa María de la Merced” en Santo Domingo, realizando trabajos pastorales, sociales y de formación.

Natural de Ciudad Real, y que se marchó hace diez años a República Dominicana para vivir allí su vocación misionera, el padre Tomás García Martín-Moreno destaca de esta Campaña que se dedique a la mujer, quien especialmente se encuentra vulnerada y en situaciones de discriminación. “En República Dominicana es un reto la igualdad, los derechos y, como muy bien va trabajando Manos Unidas, que se conviertan esos derechos en hechos”, afirmó en una entrevista al Secretariado de Medios de Comunicación Social.

PROYECTOS EN GRANADA
Los fondos obtenidos en esta Campaña en Granada van destinados a una serie de proyectos de cooperación internacional, en países de América Latina, como República Dominicana, Perú, México y Colombia, así como en países de otras latitudes como en distintas regiones de India y en Palestina.

Los fondos proceden de las aportaciones voluntarias entregadas en esta Campaña procedentes de parroquias de la ciudad y de pueblos, de iglesias no parroquiales y congregaciones, colegios y empresas, además de asumir la propia Delegación de Manos Unidas Granada la financiación de parte de los proyectos.

Con dichas aportaciones de los granadinos, se otorga una mejora de la seguridad alimentaria en la frontera dominico-haitiana y se construyen canalizaciones y pozos de agua, entre otras cosas. También los niños, donde en estos países sufren la esclavitud del trabajo infantil, se destinan los fondos para educar a los niños a jugar y convivir, especialmente quienes proceden de entornos de violencia, como en el caso de Palestina; y se invierte en la mejora de la educación y medios de vida de los niños implicados en el trabajo infantil, como en el caso de la India. En los proyectos destinados a Granada también se ayuda, por ejemplo, a la mejora y acceso al mercado de producción agroecológica en Perú.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada







“Presencia viva del amor infinito de Cristo".

Miércoles, 06 Febrero 2019


Homilía de Mons. Javier Martínez en la S.I Catedral, el pasado sábado 2 de febrero durante la Jornada por la Vida Consagrada el día de la Presentación de Jesús en el Templo, que reunió a numerosos fieles que viven el don de la consagración al Señor.


Queridísima Iglesia del Señor;

queridos hermanos sacerdotes, hermanos religiosos y religiosas, consagrados y consagradas;
queridos amigos:

Decía al comienzo, en la monición de entrada, que esta fiesta la celebramos como a la sombra de la Navidad y un poco, por varias pequeñas señales que todos recordáis en el Evangelio que acabamos de escuchar, como el horizonte del significado profundo del Misterio Pascual: de la muerte y Resurrección de Cristo.

Cristo es la luz en este mundo, “Luz para alumbrar a las naciones”, acabamos de escuchar, y hemos encendido nuestras luces para mostrar cómo nuestras vidas iluminadas por esa Luz están llamadas también, a su vez, a ser luz.

Dos pensamientos en esta celebración ya muy deseada todos los años y muy familiar, que a mi me ayudan en el día de hoy y que pienso que os pueden ayudar a vosotros también.

La liturgia de la Navidad llama al Misterio de la Encarnación “un admirable intercambio”. Dios, en su Hijo Jesucristo, se da a nosotros, se siembra en nuestra carne, se siembra en nuestra historia y, entregándose hasta la muerte, renueva esa carne y esa historia, abriéndonos el horizonte de la vida eterna, el horizonte de la vida inmortal de Dios, el horizonte del Cielo. Llamar a eso “admirable intercambio”, con una palabra además que se usaba en el texto latino que sirve de fuente a nuestras traducciones, que se usaba para la unión esponsal, para la unión de un matrimonio, significa la profundidad insondable, abisal, del amor de Dios, del amor de Dios por nosotros.

Y el primer pensamiento que a yo quisiera subrayar es que provenimos de una tradición de siglos en parte, donde en nuestras vidas cristianas, y también muy probablemente en nuestras vidas consagradas, está mucho énfasis puesto en las cosas que nosotros hacemos por Dios, en lo que nosotros tenemos que hacer por Dios, en el compromiso de nuestras vidas para servir al Señor. Y el sujeto de esas acciones somos nosotros. Hasta en los signos de la Liturgia de las Horas y en otros cantos que usamos en la Iglesia se nota eso. Mientras que en los cantos de la Iglesia antigua siempre se cantaba a Dios y al sujeto de la gloria y de aquello que merecía la alabanza de los hombres era Dios, nuestros cantos tienen, con mucha frecuencia, nos tienen a nosotros mismos como sujeto: somos un pueblo que camina, etc. ¿Es eso malo? No, si no perdemos la otra perspectiva. ¿Cuál es la otra perspectiva? Que en esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó primero. No hacemos nosotros nada por Dios, nunca, que Dios necesite. Eso es un lenguaje muy antropomórfico, y poco verdadero pensar que nosotros le damos algo a Dios, o pensar que Dios necesita nuestro compromiso, nuestra vida. Si por mucho que nos estiremos estaríamos a una distancia infinita del Señor; por muchas que sean nuestras cualidades, nuestras virtudes, la distancia con el Dios verdadero, el Único, es infinita para nuestra pequeñez. No para su grandeza, porque Dios está en todas las cosas, y está ya en nosotros antes de que nosotros hagamos nada por Él. Somos un don Suyo. Somos una gracia Suya. Oscurecida, ciertamente, con la conciencia de ello por el pecado, el Hijo de Dios ha venido para iluminar. Pero yo creo que es muy importante que tengamos siempre la conciencia que nosotros no hacemos nada por Dios que no sea como respuesta, como gratitud. No en vano, la actitud del cristiano, el modo de vida del cristiano es eucarístico, es decir, es acción de gracias. La oración del cristiano se llama acción de gracias siempre. Siempre podemos dar gracias. Siempre podemos estar contentos. “Yo he venido –decía el Señor- para que mi alegría esté en vosotros y para que vuestra alegría llegue así a su plenitud”, para que nosotros podamos vivir contentos. El fin de la Redención del Señor, el fin de la Encarnación, de la Cruz, es el amor más fuerte que la muerte. Y un amor que busca, que tiene un fin distinto de sí mismo es un amor pobre. Cuando alguien nos quiere por algo que necesita de nosotros o que quiere que le demos es un amor que vale poco, incluso en nuestras relaciones humanas. Si me quieren sólo por la utilidad que puedo tener para algún interés o para alguna necesidad es un amor utilitarista, es un amor interesado. Nosotros mismos tendemos a despreciarlo, porque pensamos que el amor de Dios va a ser más pequeño que el nuestro, cuando es infinitamente más grande. Cuando el amor más grande que puede haber en este mundo es un pálido y pobre reflejo de la infinitud de su Amor.

Dios nos ama porque sabe que necesitamos Su Amor, no porque Él necesite nada de nosotros. Y lo necesitamos, en primer lugar, para ser nosotros mismos, para poder vivir contentos, que es el fruto de ser nosotros mismos, de sabernos amados, sabernos queridos y queridos por lo que somos, por nosotros mismos, no por nada que nosotros tengamos que darLe a Dios para que nos siga queriendo. Esa conciencia de la Primacía permanente, total, de la Gracia en aquella Carta preciosa que fue como el testamento de san Juan Pablo II, del “Tercio Millennio Ineunte”, decía que una de las cosas que eran imprescindibles para la nueva evangelización era recuperar la conciencia de la Primacía absoluta de la Gracia: “En esto consiste el amor. No en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó primero”. Y en ese Amor Suyo -lo decía también el Concilio- “Cristo, el Hijo de Dios, al revelar al Padre y a su designio de Amor, revela también el hombre al hombre mismo y le descubre la sublimidad de su vocación”. Es decir, es el Amor de Dios el que, en primer lugar, nos llena de gozo; en segundo lugar, nos hace posible amar, porque nos introduce en esa corriente de don, que es el Ser de Dios. Dios, el Dios que es Amor, se da. Y nosotros somos frutos de ese don. Y nosotros somos preferidos, privilegiados, porque no sólo hemos conocido que hemos sido creados por amor, sino que hemos visto que ese amor en Cristo ha llegado hasta más allá del poder de la muerte, hasta más allá de ningún poder humano.

El lema de este año, del día de la vida religiosa es “Padre Nuestro. La vida religiosa Presencia del amor de Dios”. ¿Qué es lo que Dios nos pide si contradiciéndome a mí mismo puedo usar ese lenguaje humano que siempre es excesivamente pequeño? Lo primero que nos pide es que nos dejemos querer, que, probablemente, es lo que más le cuesta a nuestra soberbia y a nuestro orgullo. Dejarnos querer gratuitamente. Siempre pensamos que si alguien nos da algo, tendremos que darle algo a cambio, que tenemos que pagar de algún modo. ¿Pero quién puede ser tan pretencioso, tan soberbio, de pensar que puede pagar a Dios? Sólo si dejamos acoger; si dejamos, con la ayuda del Espíritu de Dios, acoger el don que Dios es para nosotros, la vida que el Señor nos da, su propio Espíritu, que viene a nosotros, y que es el alma de la Iglesia; si acogemos eso, entonces, el amor de Dios empezará a brillar en nuestras vidas. Y estemos donde estemos, podremos ser un eco pequeño, frágil, pobre, como son pobres nuestras vidas, que son muy cortas, y duran poco, pero un reflejo verdadero del amor de Dios. De maneras muy sencillas, muy pequeñas a veces, pero verdaderas, que es lo importante. No es la grandeza de nuestros proyectos o de nuestras iniciativas lo que cuenta, ni a los ojos de Dios, desde luego. Cuenta la verdad, la gratuidad de nuestra donación.

El gran sacramento de Dios es Jesucristo. El gran sacramento de Jesucristo es la Iglesia. Y vosotros, con vuestra consagración, sois un signo de la plenitud de vida que hay en la Iglesia, que hace posible que vuestras vidas se hayan consagrado al Señor; que se hayan ofrecido al Señor; que se hayan “donado” al Señor, en una respuesta siempre imperfecta, siempre pequeña, pero que expresa la gratitud por el don que previamente nos ha hecho el Señor y que hemos tenido la gracia inmensa de conocer.

Señor, al renovar vuestra consagración hoy, cada uno en un carisma diferente, en un modo de vida distinto, con historias llenas de belleza y de santidad en la vida de la Iglesia, que podamos reflejar cada uno desde nuestro puesto en el Cuerpo de Cristo ese amor que hemos recibido, ese amor gratuito que nos ha sido dado, ese amor fiel que permanece para siempre. Y así nuestra luz no será la luz de un momento en el 2 de febrero al comienzo de la liturgia, sino que irá donde vayáis cada uno de vosotros. En cualquier momento del día, en cualquier situación, será -lo digo con las palabras de Teresa de Lisieux, “una lluvia de rosas sobre el mundo, una lluvia de amor”. Eso es, esa es la medicina que un mundo como el nuestro necesita. “Una lluvia de amor”, en un mundo marcado por el interés, marcado por los juegos políticos, por la avaricia, por el desamor y por la falta de alegría, en consecuencia. Volver al origen es volver al Dios que es amor, fuente de todo amor que pueda haber en nuestro corazón.

Celebramos hoy, al mismo tiempo, esta Eucaristía en memoria de un gran sacerdote, un gran religioso y un gran pastor, que es D. Fernando Sebastián. Yo estoy convencido de que la Iglesia en Granada no sería la misma si él no hubiera pasado por aquí, los años que pasó. Su corazón, además de misionero claretiano, en la forma en que el Señor le pidió que lo hiciera sirviendo a la Diócesis de León, después a Granada, y a Málaga y a Pamplona; y después, de nuevo, en Málaga, cuando ya se había jubilado y seguía, sin embargo, enseñando a los seminaristas. Era un corazón, es un corazón, que no sabía no comunicar a Jesucristo. Hasta el último momento, estaba todavía preparando un nuevo libro. Él quería comunicar. Yo creo que él se daba cuenta, y he podido estar con él muchos ratos en los últimos años, y ratos prolongados; él se daba perfectamente cuenta en cómo se había empobrecido nuestra fe en Jesucristo, de cómo tendíamos a considerar a Jesucristo como un mero maestro de moral, es decir, de cosas que nosotros tenemos que hacer, y no como la fuente del amor capaz de llenar nuestro corazón y nuestra vida. Decía: “Tenemos que volver a redescubrir lo que significa el Misterio de la Encarnación y el Misterio Pascual”, como plenitud del Misterio de la Encarnación y como fuente de vida para la Iglesia. Y tenemos que volver a redescubrir lo que significa ser cristianos. Él decía, sobre todo, que habíamos perdido el horizonte de la vida eterna, el horizonte del Cielo, el horizonte de Dios, del Dios vivo, como el horizonte de nuestra vida.

Le damos gracias al Señor por esa vida entregada. Confiamos en el Señor plenamente de que le habrá recibido con los brazos abiertos en la Casa del Padre y que le dará la recompensa de vida a los buenos pastores, y Le pedimos al Señor que nosotros podamos, puesto que Dios es inmortal y eterno, y “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre”, que seamos nosotros a la medida de nuestras fuerzas y a la medida de los dones que hemos recibido del Señor, también portadores de la luz presencia del amor para este mundo.

Repito, no hay otra medicina. También D. Fernando, yo creo que él le daba mucha importancia al paso de lo que había sido la Iglesia durante el periodo del franquismo, como una Iglesia protegida por un sistema legislativo y gubernamental, a ser una Iglesia más desnuda, más desarmada, sin más fuerza que su propia fe, para abrirse camino en el mundo. Pero no temáis. Y yo creo que desde el año 75 y desde los años de la primera Transición al momento actual, la situación nada imprevisto. No era imprevisto para D. Fernando. No era imprevisto para el Cardenal Ratzinger, que escribió en el año 79 el “Informe sobre la fe”, que en tantas cosas se correspondía con el pensamiento de D. Fernando. Efectivamente, el futuro de la Iglesia en el s. XXI, en Europa al menos, es una Iglesia grandemente desestabilizada, pero desestabilizada de la seguridades del mundo. Y eso no nos hace ningún daño. Al contrario, eso nos centra la mirada, nos centra el corazón de nuevo en la única victoria que vence al mundo: la victoria de la fe. Lo dijo el Señor, “esta es la victoria que vence al mundo, la fe”. No un partido político que pueda parecer, y subrayo lo de “parecer”, más cercano a las sensibilidades, o a algunas de las sensibilidades de la Iglesia, o cosas de ese tipo. Luego, somos ciudadanos de este mundo, y participamos de la vida de la ciudad con toda sencillez y con toda responsabilidad. Pero, nuestra esperanza, si no está en Jesucristo, estamos abocados a muchas decepciones, a muchas frustraciones y a muchas tristezas. Nadie será capaz de devolvernos la alegría, más que nuestra conversión al Señor. Y como dice el Papa Francisco, una conversión misionera. Volver al Señor es redescubrir las raíces de nuestro don para el mundo. Presencia vida, hecha carne en cada uno de nosotros y en cada uno de nuestros carismas. Presencia viva del amor infinito de Cristo.

Que así sea para cada una de vuestras comunidades. Que así sea para todos nosotros, para los sacerdotes, para los fieles, para esta Iglesia, para la Iglesia entera.

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

2 de febrero de 2019
S.I Catedral











Beato Fray Leopoldo y Mundo Negro a la Fraternidad 2018.

Lunes, 04 Febrero 2019


La actualidad diocesana en “Iglesia Noticia”, emitido en COPE Granada el domingo 3 de febrero.


El informativo diocesano “Iglesia Noticia” ha abordado este fin de semana las próximas celebraciones que tendrán lugar en la Diócesis, como la fiesta litúrgica del beato Fray Leopoldo el próximo 9 de febrero, la llegada a Granada del Premio Mundo Negro a la Fraternidad, el liberiano Silas, y la propuesta de la parroquia de Virgen de Gracia, junto con Cáritas Diocesana, para ayudar en procesos de dolor y sufrimiento, entre otras noticias.


“Iglesia Noticia” se emite los domingos a las 9:45 horas en COPE Granada, siendo parte de la programación religiosa que emite la cadena radiofónica realizada por las distintas Diócesis españolas.


Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada






Intenciones de oración de la CEE y el Papa Francisco para este mes de febrero.

Lunes, 04 Febrero 2019


La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española aprobó en su 111º reunión (16-20 de abril de 2018) las Intenciones de la CEE para el año 2019 por las que reza la Red Mundial de Oración del Papa (Apostolado de la Oración).


Además, el papa Francisco confía a su Red Mundial de Oración las intenciones de oración para este año.

Este mes de febrero rezamos por…

Conferencia Episcopal Española

“Por quienes sufren hambre y cualquier forma de pobreza, para que reciban la ayuda que necesitan y la riqueza sea justamente distribuida en el mundo”.

Papa Francisco

Universal: Trata de personas.

“Por la acogida generosa de las víctimas de la trata de personas, de la prostitución forzada y de la violencia”.









Mons. Martínez participa en las Jornadas de Relaciones Interconfesionales de la CEE.


Lunes, 04 Febrero 2019
Mons. Martínez, en las Jornadas de Relaciones Interconfesionales 2016 en Madrid. Foto de archivo.


Es miembro de dicha Comisión Episcopal, que trabaja por la unidad de los cristianos y el diálogo interreligioso.


Nuestro arzobispo D. Javier Martínez participa desde hoy lunes día 4 y hasta el día 6 en las distintas sesiones formativas organizadas por la Comisión de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española, que se celebran en su sede en Madrid y cumple su XXVIII edición.

Tras la presentación que tendrá lugar en la tarde de hoy lunes a cargo de su Presidente D. Adolfo González, obispo de Almería, los asistentes profundizarán en la presencia y características de las Iglesias ortodoxas y orientales en España.

Entre otros temas se abordará la “Eclesiología de las Iglesias ortodoxas bizantinas”, “La espiritualidad del oriente cristiano” y el diálogo católico ortodoxo desde la perspectiva católica, ponencia ésta última a cargo de D. Fernando Rodríguez, Consultor del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y profesor en la Pontidicia Univesidad de Salamanca. Asimismo, se abordarán las relaciones entre la Santa Sede y las iglesias ortodoxas y ortodoxas orientales, con D. Hyacinthe Destivelle O.P, del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada









“Tras la muerte de mi hijo, soy un hombre lleno de esperanza”.

Lunes, 04 Febrero 2019
El ex jugador de baloncesto del Real Madrid en su entrevista con MCS Granada. Foto: María de los Ángeles Corpas.


El ex jugador de baloncesto del Real Madrid y actualmente médico Alfonso del Corral ofreció este fin de semana su testimonio a los granadinos, invitados por el grupo de oración “Reina de la Paz” de Granada.


La muerte de un hijo es uno de los momentos más dolorosos que tienen que afrontar en su vida los padres. Es el momento en que el grado de dolor y sufrimiento alcanza cotas inimaginables de incomprensión ante lo sucedido y de preguntas. Esa fue la situación que vivió hace 22 años Alfonso del Corral, ex jugador de baloncesto del Real Madrid en los años 80 llegando a ser campeón de Liga y de la Copa del Rey, posteriormente responsable de los servicios médicos del Real Madrid en baloncesto y, actualmente, director médico de la Unidad de Traumatología, Ortopedia y Medicina Deportiva en la Clínica Ruber Internacional.

Su experiencia de conversión y encuentro con Dios a partir de ese hecho que le marcó la vida la compartió el ex jugador con los granadinos en el testimonio que ofreció el pasado día 2 en la iglesia parroquial del Sagrario-Catedral. Allí acudió invitado por el grupo de oración “Reina de la paz”, muy vinculados con ellos por sus peregrinaciones al santuario mariano de Medjugore, donde también ha estado en diversas ocasiones el ex deportista y actual médico Alfonso del Corral.

“Hace 22 años yo tuve un hecho tremendo, que es la muerte de un hijo, y como consecuencia de eso tuve una experiencia y un encuentro con Dios. Aquello me cambió la vida. Ese sufrimiento, en un primer momento, paso a un caminar y a un buscar, y efectivamente soy un hombre totalmente converso, apasionado y, sobre todo, un hombre lleno de esperanza, a pesar de los sufrimientos y golpes que te pueda dar la vida, porque mi esperanza está puesta en el Señor”, explicó Alfonso del Corral en una entrevista concedida al Secretariado de Medios de Comunicación Social del Arzobispado, que ofrecerá próximamente de forma más amplia en los medios de comunicación diocesanos.

Desde entonces, el testimonio de Alfonso del Corral ha ayudado y acompañado a miles de personas, especialmente padres que han perdido a sus hijos o a seres queridos, a afrontar esa dramática pérdida con los ojos de la fe, convirtiendo ese dolor en esperanza y sostenidos por ella.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social 
Arzobispado de Granada






Mons. Sebastián, “un hombre que no sabía no comunicar a Jesucristo”.

Lunes, 04 Febrero 2019
Mons. Sebastián fue arzobispo coadjutor de Granada con derecho a sucesión, entre 1988 y 1993.


Eucaristía en la Catedral de Granada de acción de gracias por la persona y ministerio de D. Fernando Sebastián y por su descanso eterno, coincidiendo con la Jornada de vida consagrada, a la que estuvo muy vinculada.


“La Iglesia de Granada no hubiera sido la misma si no hubiera pasado por aquí el cardenal Fernando Sebastián”. Nuestro arzobispo Mons. Javier Martínez recordaba así al cardenal arzobispo emérito de Pamplona Tudela, fallecido el pasado 24 de enero en Málaga, y por cuyo descanso eterno y acción de gracias por su ministerio y vida se ofreció la Eucaristía del pasado 2 de febrero, en la S.I Catedral, coincidiendo con la Jornada de vida consagrada, a la que estuvo vinculado, ya que también era misionero claretiano.

D. Fernando Sebastián fue arzobispo coadjutor de Granada, con derecho a sucesión que finalmente no se produjo, entre los años 1988 y 1993, siendo arzobispo de Granada D. José Méndez.

En su homilía, nuestro arzobispo recordó el papel fundamental como hombre de Iglesia que tuvo el cardenal Sebastián, durante el tiempo del periodo de cambio que vivió España en la Transición Española, en 1975. En este sentido, D. Javier subrayó la apelación constante de D. Fernando para volver siempre al origen, es decir, “a Cristo, que es la fuente de vida”.

Asimismo, Mons. Martínez, que recordó el vínculo de nuestra Diócesis con Mons. Sebastián, habló de su persona como “un corazón que no sabía no comunicar a Jesucristo”, una tarea que llevó a cabo siempre, hasta los últimos días de su vida siendo profesor de seminaristas y laicos en el Seminario de Málaga y en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, y escribiendo libros. D. Javier Martínez recordó también las constantes palabras de Mons. Sebastián en las que destacaba la necesidad de “redescubrir el misterio de la vida eterna, redescubrir el Dios vivo como horizonte de nuestra vida”.

Ante la comunidad de fieles congregados en la Catedral, en su gran mayoría miembros de vida consagrada con ocasión de la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo y por ello Jornada de la vida consagrada, Mons. Martínez elevó una súplica a Dios para que D. Fernando goce de la vida eterna como buen pastor que fue. “Confiamos en que el Señor le ha recibido con los brazos abiertos”, señaló nuestro arzobispo.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada








Llegan a Granada desde la India las Hermanas de la Caridad de San Juan de Dios.

Lunes, 04 Febrero 2019


Participaron junto a otros miembros de congregaciones, órdenes, Institutos Seculares y realidades vinculadas a la vida consagrada en la Eucaristía del pasado día 2 en la Catedral, con motivo de la fiesta de la Presentación del Señor y por ello Jornada de la Vida Consagrada.


La celebración de la vida consagrada en la Catedral con motivo de su Jornada de este año, el pasado sábado día 2, contó con la participación por primera vez de la comunidad de hermanas de la Caridad de San Juan de Dios, congregación instalada recientemente en nuestra diócesis, procedente de Kerala (India) y vinculadas a la Orden de San Juan de Dios.

Precisamente, esta estrecha vinculación con nuestra ciudad las ha traído hasta nuestra Iglesia diocesana, para continuar con su trabajo caritativo semejante al que realizan los Hermanos de San Juan de Dios en Granada.

“Siempre es una gran noticia que un carisma nuevo, que una comunidad nueva venga a establecerse en la Iglesia de Granada”, señaló nuestro arzobispo Mons. Javier Martínez, al término de la Santa Misa celebrada por la vida consagrada el pasado día 2, dándoles así la bienvenida y pidiendo para ellas un afectuoso aplauso a los fieles congregados.

Las Hermanas de la Caridad de San Juan de Dios, congregación fundada en 1976 por el hermano alemán Fortunatus Thanhauser, están establecidas desde hace apenas unos meses cuando llegaron en la Casa de los Pisa, de los Hermanos de San Juan de Dios.

Según informó la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, su Superiora General, Vimala George, señala que “Granada es la cuna de la familia de San Juan de Dios y es por ello que se siente más aún el espíritu de nuestro Patrón y la profundidad de sus raíces”. “La comunidad de Hermanas que se ha establecido aquí lo ha hecho para colaborar con la misión de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, y es por eso por lo que pensamos que debíamos estar presentes también aquí”, explica la hermana Vimala, que visitó recientemente a la primera comunidad instalada en nuestra Diócesis, informó la Orden de San Juan de Dios.

Las Hermanas de la Caridad de San Juan de Dios visten el shari de la India, semejante al de las Misioneras de la Caridad de santa Teresa de Calcuta, pero en lugar de llevar la cinta en color azul, la llevan de color verde. 

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada









La Iglesia de Granada, en acción de gracias a Dios por el don de la vida consagrada.

Lunes, 04 Febrero 2019
Mons. Martínez bendice las candelas en la Jornada de vida consagrada, celebrada en la Catedral.


Eucaristía celebrada en la S.I Catedral el pasado sábado día 2, con motivo de la Jornada de vida consagrada, que se celebra cada año en la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo. Mons. Martínez pidió a los consagrados sed luz en este mundo como “leve reflejo del amor de Dios”.


La comunidad de vida consagrada de nuestra diócesis –procedentes de distintas congregaciones, órdenes, Institutos Seculares, vírgenes consagradas y realidades eclesiales, así como fieles en general- se congregaron el pasado sábado día 2 en la S.I Catedral, para festejar y dar gracias a Dios por este estado de vida y vocación en el amor a Dios. Ese día se celebra la fiesta litúrgica de la Presentación de Jesús en el templo y por ello es la Jornada de la vida consagrada, este año con el lema “Padrenuestro. Vida consagrada, presencia del Amor de Dios”.

La celebración se celebra todos los años el 2 de febrero, “a la sombra de la Navidad y en el horizonte del Misterio Pascual: muerte y Resurrección de Cristo”, explicó nuestro Arzobispo D. Javier Martínez, que presidió la Santa Misa y concelebrada por parte del clero diocesano. En este sentido, nuestro arzobispo se refirió al “admirable intercambio” que es el Misterio de la Natividad del Señor, Dios hecho hombre, “abriéndonos el horizonte de la vida eterna, el horizonte del Cielo”.

Como es habitual en esta celebración, conocida popularmente como la Candelaria, dio comienzo en la puerta de entrada del templo catedralicio donde se encendieron las velas, que fueron bendecidas por nuestro arzobispo, y la comunidad de fieles, consagrados y no consagrados, se dirigieron en procesión por la nave central hasta el altar, donde tuvo lugar la Eucaristía. Una Santa Misa en la que se elevó una acción de gracias por el don de la vida consagrada y se oró por ella, así como por la acción de gracias del ministerio y persona de D. Fernando Sebastián, que fue arzobispo coadjutor de Granada entre 1988 y 1993, y su eterno descanso.

“SOMOS DON SUYO”
Dirigiéndose a los consagrados y consagradas, Mons. Martínez recordó que la vida de cada persona no consiste en lo que nosotros hacemos por Dios, sino lo que Dios hace por nosotros, señalando no perder como perspectiva que “Dios nos amó primero” y que Dios no nos necesita ni necesita de nuestro compromiso, sino que desea nuestro amor libre por Él. “Dios no necesita nuestro compromiso porque por muchas que sean las cualidades nuestras o nuestros esfuerzos, siempre estamos a una distancia abismal de Dios”, explicó. “Somos un don suyo, una gracia suya, oscurecida por el pecado, pero que el Hijo de Dios ha venido a iluminar”, subrayó.

Mientras señalaba que el modo de vida de los cristianos es “eucarístico”, es decir, “es acción de gracias”, Mons. Martínez destacó la Primacía Absoluta de la Gracia de Dios y su amor incondicional por cada uno de nosotros; un Amor que necesitamos “para vivir contentos y ser amados por nosotros mismos, no por lo que nosotros hagamos por Él”.

LUZ DEL MUNDO
Finalmente, siguiendo el lema de esta Jornada de la vida consagrada –“Padre nuestro. La vida consagrada, presencia del amor de Dios”-, Mons. Martínez apeló a la acogida del don de Dios de ser amados gratuitamente, de tal forma que los consagrados, y cristianos en general, seamos a su vez “un leve reflejo del amor de Dios” en medio del mundo. “Lo que cuenta para Dios es nuestra donación, no nuestros proyectos”.

Mons. Martínez también les dijo a los miembros de vida consagrada que son “signo de plenitud de vida, donado al Señor en una respuesta pequeña pero que expresa el don de amor de Dios que hemos recibido”.

En la Santa Misa, las personas consagradas renovaron sus promesas y votos de consagración todos juntos en comunión y, al mismo tiempo, una renovación personal de fidelidad al amor de Dios en este estado de vida. Asimismo, se oró por los jóvenes, los consagrados y por las vocaciones a este estado de vida, entre otras intenciones presentadas durante la celebración eucarística.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada





En imágenes, celebración hispano-mozárabe en la festividad de san Cecilio.

Sábado, 02 Febrero 2019


Galería de imágenes con los momentos más representativos de la celebración en la tarde de ayer de la Eucaristía por el rito hispano-mozárabe en la solemnidad de san Cecilio, patrón de todos los granadinos, obispo y mártir.


El pueblo cristiano de Granada peregrinó en la tarde de ayer hasta la emblemática Abadía del Sacromonte para celebrar la tradicional Misa en rito hispano-mozárabe con la que nuestra diócesis honra cada año a su patrón, san Cecilio, venerando sus reliquias.

La Eucaristía, que estuvo presidida por nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez, comenzó con el encendido de velas y posterior procesión por el interior de las naves laterales de la iglesia de la Abadía ante las reliquias de san Cecilio, expuestas junto al altar y que al término de la Eucaristía fueron veneradas con devoción por los fieles y peregrinos presentes llegados de distintos puntos de la diócesis como Órgiva, Montillana o Campotéjar.



María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada





Misa en rito hispano-mozárabe en honor a san Cecilio, patrón de todos los granadinos.

Sábado, 02 Febrero 2019
Los fieles participan en la procesión con velas por las naves laterales de la iglesia de la Abadía.


La Abadía del Sacromonte acogió en la tarde de ayer, festividad de san Cecilio, obispo y mártir, la tradicional Misa en rito hispano-mozárabe presidida por nuestro arzobispo Mons. Javier Martínez en la que el pueblo cristiano de Granada veneró las reliquias de su patrón.


Las celebraciones en honor a la festividad de san Cecilio, patrón de Granada, dieron comienzo en la jornada de ayer, viernes 1 de febrero, con la celebración de la tradicional Misa hispano-mozárabe en la iglesia de la Abadía del Sacromonte en la que participaron numerosos fieles del pueblo cristiano de Granada que se desplazaron hasta allí para expresar su devoción a su patrón san Cecilio y venerar sus reliquias.

La Eucaristía, que estuvo presidida por nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez, estuvo concelebrada por los miembros del Cabildo Sacromontano y del clero diocesano, además de contar con la participación de los seminaristas del Seminario Mayor “San Cecilio” y del Redemptoris Mater acompañados por sus formadores.

A su inicio, y con las reliquias del patrón junto al altar, la Eucaristía comenzó con la colocación de siete cirios en representación de los Siete Varones Apostólicos, seguida del encendido de las velas y posterior procesión por las naves de la iglesia en la que el pueblo cristiano participó activamente al son de diversos cantos entonados por el nuevo coro mozárabe.

Entre los fieles también se encontraban miembros de la Hermandad de la Virgen de las Angustias, las Damas del Pilar, vinculadas a la Abadía recientemente, y los fieles de varias parroquias diocesanas como la de Órgiva, acompañados por su párroco, D. David Salcedo, recientemente ordenado sacerdote en la Catedral de Granada y concelebrante en la Misa.

PERTENENCIA AL PUEBLO DE DIOS

Durante su homilía Mons. Javier Martínez destacó que celebrar a san Cecilio es celebrar el origen del gran tesoro que poseen todos los granadinos que es la fe católica, floreciente en Granada desde los primeros siglos: “Somos hijos de un pueblo bello que resplandece de santidad, por la que damos gracias y suplicamos a Dios que podamos vivir en nuestro tiempo. No nos avergonzamos de ser miembros de ese pueblo. Jamás renunciaremos a dar gracias por ser hijos de la Iglesia”, afirmó nuestro arzobispo.

RITO HISPANO-MOZÁRABE

El rito Mozárabe o Hispano es la manera propia de celebrar las acciones litúrgicas en la Iglesia Española en los primeros diez siglos de su historia. Se usó primero por los cristianos hispano¬-romanos, se siguió usando en el periodo visigodo y fue también el rito de los cristianos que permanecieron bajo la dominación musulmana en España siendo la Abadía del Sacromonte , en la actualidad, uno de los pocos lugares en España y en el mundo donde está permitida la celebración de este rito.

La tradicional Eucaristía mozárabe en honor a san Cecilio culminó con la veneración de las reliquias por parte de los fieles seguida de un ágape fraterno preparado por los fieles peregrinos que acudieron a la Abadía llegados de distintos puntos de la diócesis como Montillana o Campotéjar. 


María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada






Cientos de fieles peregrinan al Sacromonte para celebrar la romería a San Cecilio.

Lunes, 04 Febrero 2019
Una mujer venerando las reliquias de San Cecilio ante decenas de fieles.


La Iglesia de Granada celebró ayer una Eucaristía en la Abadía del Sacromonte durante la romería del Voto a San Cecilio. Cientos de granadinos, además de distintos miembros de las autoridades políticas y militares, se acercaron a venerar las reliquias del patrón de Granada.


Llegó al fin la fecha en la que cientos de granadinos suben las siete cuestas del Sacromonte para llegar a la abadía y venerar las reliquias de su varón apostólico y primer obispo histórico de la región, San Cecilio, en una tradición que se remonta al s. XVI.

A la cita no faltaron los principales representantes del Ayuntamiento, entre los que se encontraba el alcalde Francisco Cuenca, la nueva consejera de Fomento de la Junta, Marifrán Carazo, en su primer acto institucional en Granada, o el portavoz de Ciudadanos, Manuel José Olivares.

Las tradiciones son esenciales

Durante su homilía, el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, resaltó la importancia de las tradiciones como una forma de no olvidar quién es uno mismo, de insertarse en la historia de manera práctica. “Si no tenemos una historia que contar, no somos, literalmente, nadie; somos un número, somos un punto perdido en las coordenadas del tiempo y del espacio”, señaló, en referencia a la historia particular de cada uno. Pues solamente inscrito en una tradición, es posible el crecimiento humano, “no solo el crecimiento moral, sino la misma vida intelectual y el florecimiento del arte”.

D. Javier Martínez habló de cómo incluso el pensamiento moderno, o una parte del pensamiento modernos de los dos últimos siglos, ha ido en buena medida dirigido contra la tradición, o una idea de ella. No obstante, “sin tradición, sin referencia a una tradición, y por lo tanto a una cierta normatividad de esa tradición, ni siquiera hay contra qué revolverse. El hombre pierde sus referencias, pierde su sentido”, concluyó. 

La celebración de San Cecilio, la romería del voto, es por tanto la participación de una tradición viva, en la que lo que se celebra es la alegría de la fe cristiana, la de la victoria del amor de Dios sobre el hombre y su historia.

La modernidad y las dimensiones de lo humano

El Arzobispo metropolitano de Granada contrastó, eso sí, la solemnidad de la tradición del voto a San Cecilio, con el problema del hombre en la modernidad. Mons. Martínez afirmó que, si bien el pensamiento moderno se ha erigido muchas veces contra la tradición, también ha exaltado cierta dimensión de lo humano de manera única. “La modernidad es un amor a lo humano, un redescubrimiento de dimensiones de lo humano extraordinariamente valiosas: la libertad, el sentido de la comunidad, la llamada que hay al corazón del ser humano hacia la solidaridad y hacia el bien”, sintetizó. 

Igual que la cervezas “hay que sentirlas y no explicarlas”, dijo D. Javier Martínez en relación a un anuncio de publicidad reciente; la fe, la experiencia del hombre que se apoya en Dios, supone la garantía de que toda esa humanidad, que la modernidad quiere exaltar, florezca y fructifique verdaderamente. 

En sus palabras de despedida el Arzobispo agradeció personalmente a las autoridades por su “cuidado” y “devoción” en la conservación de la Abadía, especialmente en los años que siguieron al incendio que sufrió en el año 2000. Al finalizar la misa, los cientos de fieles que habían estado entrando y saliendo de la capilla, pudieron hacer cola para honrar debidamente las reliquias del primer y santo obispo histórico de Granada.

Después, a las cuatro de la tarde, se produjo el traslado de los restos del santo a las Santas Cuevas del Sacromonte, que permanecieron abiertas al paso de cientos de granadinos hasta el momento de la celebración de la Eucaristía de las 17:30, por la que se dieron por concluidos los actos festivos.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada




“Padre nuestro. La vida consagrada presencia del amor de Dios ”.

Viernes, 01 Febrero 2019


El 2 de febrero celebramos en la Iglesia la Jornada de la vida consagrada.


“Padre nuestro. La vida consagrada presencia del amor de Dios ” es el lema de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que se celebra el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor en el templo. Un día de especial agradecimiento al Padre nuestro. Los obispos españoles desean recordar que “la vida consagrada es presencia del amor de Dios. Cada consagrado, con su vida y testimonio, nos anuncia que Dios Padre, es un Dios que ama con entrañas. Su Hijo Jesús nos enseñó una oración, el padrenuestro, que expresa la relación que Dios tiene con cada uno de nosotros, sus hijos y sus consagrados”.





El pueblo cristiano surgido a partir de san Juan Pablo II.

Jueves, 31 Enero 2019
Buttiglione, en su intervención anoche en Granada.


El político italiano y filósofo Rocco Buttiglione habló en su conferencia en Granada, titulada “La herencia del papado de san Juan Pablo II en Benedicto XVI y Francisco”, sobre el concepto de pueblo desde la experiencia cristiana.


El político italiano y filósofo Rocco Buttiglione, que fue diputado europeo y ministro en el Parlamento Europeo, ofreció la noche del miércoles día 30 una conferencia en el Centro Cultural Nuevo Inicio del Arzobispado, para hablar de la herencia del papado de san Juan Pablo II en Benedicto XVI y Francisco.

En ese contexto, se presentó públicamente su incorporación como profesor al Instituto de Filosofía “Edith Stein” de la Archidiócesis.

Buttiglione subrayó la importancia de la llegada de san Juan Pablo II, procedente de la Iglesia polaca, al pontificado, tras siglos de pontífices de origen italiano, y su significado para la identidad de los pueblos. En su recorrido por la importancia de los últimos pontífices, como Pablo VI, y con la llegada de Francisco a la Silla de Pedro, el filósofo profesor Buttiglione se preguntaba “¿qué significa que hoy tenemos un pontífice latinoamericano?”. En su intervención, abordó lo que significa ser católicos, es decir, universales, explicando la impresión que nos llega de Europa de una Iglesia que se hace más pequeña, dado el secularismo y el relativismo; una impresión que, en cambio –señalaba el profesor- no se da en el resto del mundo, como en el continente africano o asiático, donde el número de cristianos está creciendo en los últimos años. “La Iglesia es llamada a ser más católica y a pensar en el Acontecimiento de Cristo a partir de la experiencia de la fe en otros continentes, que están creciendo con la sangre de los mártires”, afirmó.

El político y filósofo abordó el concepto de “pueblo”, recordando que la Eucaristía nos hace “miembros los unos de los otros”, dando origen así a comunidades humanas, y cómo la diversidad de sus miembros no impide la creación de “personalidades comunionales”, que, a su vez, crean una personalidad propia, encontrándose en su humanidad, naciendo así un pueblo.

“Es necesario redescubrir la identidad cristiana como identidad humana real, que nos hará libres de esclavitudes como el dinero”, señaló Rocco Buttiglione, que es también profesor de Ciencia Política en la Universidad Libre San Pío V de Roma.

En su conferencia, que dio lugar a un posterior diálogo con los asistentes, Rocco Buttiglione subrayó la continuidad en los pontificados de san Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, en su “tarea de unidad entre los pueblos”, independientemente de los diferentes temperamentos de los tres pontífices que el Espíritu Santo eligió para guiar la Iglesia de Cristo.

Paqui Pallarés
Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.




El seminario San Cecilio celebra el día de Santo Tomás de Aquino.

Miércoles, 30 Enero 2019


Los seminaristas de Granada celebraron el día del patrón de la Universidad con una Eucaristía en la Cartuja y una charla impartida por el profesor D. Rocco Buttiglione, acompañados de la mano del Arzobispo de Granada.


El monasterio de la Cartuja de Granada volvió a celebrar un año más el día santo Tomás de Aquino. Monseñor Javier Martínez presidió la misa, que estuvo animado por el canto de los seminaristas de la diócesis.

Durante su homilía, el Arzobispo reflexionó sobre la importancia de la sabiduría cristiana, que en el caso de los seminaristas pasa por el estudio de la teología como un “adentrarse en el misterio de Dios” que se da en toda la realidad, pues toda está marcada por “el ser de Dios”.

D. Javier Martínez afirmó que la sabiduría cristiana no es, a la postre, tanto un ser erudito sino que “tiene que ver con un saber vivir, sobre todo. Un saber vivir de forma que nuestras vidas mismas sean un testimonio de que Dios vive, de que Cristo está en medio de nosotros”. En realidad, el entrar en esta sabiduría supone “entrar en la corriente misma del amor de Dios que se da y, por tanto, crecer en el deseo de darnos al mundo”.

El matrimonio y el sexo según Santo Tomás

La Eucaristía fue seguida de un coloquio a cargo del profesor de filosofía en el Instituto Edith Stein, D. Rocco Buttiglione, acerca del sentido del matrimonio y el sexo cristianos en el mundo de hoy.

El profesor Buttiglione hablo sobre los cambios culturales habidos desde la época de la Revolución sexual de los años 60, en donde se dio un primer gran cambio en la vivencia del sexo, principalmente con la llegada de la píldora anticonceptiva, hasta el día de hoy, en el que ya está arraigada la mentalidad de la anticoncepción.

Partiendo de la reflexión sobre el sentido del sexo según a Santo Tomás, en la que la generación del hijo es el fin del mismo y la familia es concebida a su vez como un “útero espiritual” del niño, Buttiglione habló del amor humano como algo que está llamado a madurar más allá del enamoramiento. “El amor es una decisión de la voluntad que sigue al enamoramiento inicial”, confirmó.

Se puede concebir el sexo “como si” el sentido del mismo no fuese la generación de la comunión, sino una simple búsqueda de uno mismo. El problema es que hoy todo está ligado a la decisión de tener un hijo y, al mismo tiempo, en alguien de veinte o treinta años no existe la madurez suficiente como para poder ser padre, y por lo tanto necesita un acompañamiento.

Entre la Ley y Misericordia

El hombre, que es un ser pasional, tiene que aprender a moderar sus pasiones. El propio Santo Tomás distinguía entre pasiones moderadas y no moderadas. En ese sentido, el profesor Buttiglione recordó un consejo dado por un amigo suyo hace años de que un hombre, cuando mira naturalmente a una mujer, lo que ha de mirar es cómo está “el corazón y la cabeza”. La razón también puede generar pasión, y eso es algo que no se educa ni se suele considerar, por ejemplo. “A los jóvenes les falta ese tipo de educación y no tanto el impulso pasional del enamorado”.

Estamos en una sociedad cuyos educadores naturales les han inculcado una idea de la sexualidad no humana, y eso es muy difícil de desarraigar, “pues les parece tan evidente que casi no aceptan discutirla”. Ahí saltan cuestiones como la de la homosexualidad. Buttiglione apuntó que la experiencia homosexual no tiene sentido desde un punto de vista de la ley natural universal pero, ¿acaso tiene sentido desde un punto de vista de la naturaleza individual?

¿Podemos encontrar culpable a una persona por los actos que comete en su naturaleza individual? Está es la cuestión central, la del Papa Francisco en la Amoris Laeticia. “¡Es exactamente eso!”, subrayó, “cuando te encuentras a uno que vive en una situación equivocada pero lo hace porque en su experiencia humana su naturaleza individual se confirmó mal, ¿qué tienes qué hacer? Decirle la verdad y acompañarlo; no utilizar la verdad como una forma de aplastarlo, sino entender, saber escuchar y esperar el momento justo para decir la verdad”. Lo importante de todo esto es no perder la relación con la persona, hablar en el momento adecuado y no dejar de tener la autoridad para poder hablar.

Ese acompañamiento de la Iglesia en medio del mundo, es lo que puede sintetizarse por esa dialéctica entre Ley y Misericordia.


Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.




Eucaristía en Torrenueva por el eterno descanso del sacerdote D. José Milena.

Jueves, 31 Enero 2019


Falleció el pasado 28 de enero en Sant Boi de Llobregat (Barcelona), donde residía. La Eucaristía será el día 7, a las 19 horas. 


La parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Torrenueva acogerá el 7 de febrero, a las 19 horas, una Eucaristía en esta localidad de la costa granadina para rezar por el eterno descanso del sacerdote diocesano D. José Milena Serrano, fallecido el pasado lunes 28 de enero en Sant Boi de Llobregat, donde residía desde hace algún tiempo y era atendido en su enfermedad por sus familiares.

D. José Milena Serrano fue párroco de Nuestra Señora del Carmen de Torrenueva entre los años 1997 y 2015. Era natural de Tózar, nacido el 16 de enero de 1940. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 15 de agosto de 1972 y su primer destino como presbítero fue como vicario cooperador en Pinos Puente. Asimismo, estuvo de administrador parroquial en Lobres y en Garnatilla Puntalón, y previamente de ecónomo en Santa Cruz del Comercio y Cacín. 

Elevamos una oración por su descanso eterno junto al Padre.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada




El Colegio Virgen de Gracia recibe la Granada de Oro de la ciudad.

Viernes, 01 Febrero 2019
La directora, Pilar Seoane, junto al resto de galardonados


El colegio diocesano situado junto a la Plaza de Gracia ha recibido el Granada de Oro de manos del Ayuntamiento de Granada en reconocimiento a su labor educativa que promueve “el esfuerzo, el sacrificio y la constancia”.


El cabildo granadino, que entrega estos galardones a las instituciones o personas más destacadas de la ciudad, ha querido premiar al colegio Virgen de Gracia por toda su labor educativa. Un colegio que, recordemos, recibió también hace poco de manos de la Comisión Europea el Certificado de Excelencia e Innovación Educativa 500+. 

La directora del Colegio Virgen de Gracia, Pilar Seoane Sánchez, se ha mostrado orgullosa y alegre del reconocimiento recibido este pasado martes, recordando el legado de los 75 años de historia del centro, que sigue siendo elegido por los padres granadinos para la educación de sus hijos generación tras generación. 

El colegio, destacado por sus méritos e implicación en la vida de la ciudad, sigue adelante con su labor dentro del contexto del pluralismo y libertad educativa, dentro de los valores cívicos y cristianos que defienden: “seguimos escribiendo la historia con el deseo de construir un mundo más humano y humanizador. También hoy, como ayer, queremos educar con los mejores recursos del presente para hacer las mejores personas del futuro”, ha concluido la directora. 

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada




Manos Unidas acercará a los granadinos sus proyectos de cooperación internacional a los que destina su Campaña.

Miércoles, 30 Enero 2019
Campaña Manos Unidas 2019.

Con un programa de actividades, la organización católica cuenta este año con la participación del misionero mercedario P. Tomás García Martín-Romero.


Manos Unidas celebra hasta el 10 de febrero su Campaña de lucha contra el hambre, que este año cumple su 60 aniversario con el lema “Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas”. En Granada, la Organización católica también desarrollará dicha Campaña con un programa de actividades que llevarán hasta parroquias y colegios, para acercar el trabajo de cooperación internacional que realizan en todo el mundo y a los que destinan los fondos obtenidos en esta Campaña en Granada.

En nuestra Diócesis, les acompañará el misionero mercedario P. Tomás García Martín-Moreno, que explicará a niños y adultos su vocación y los proyectos a los que Manos Unidas Granada destina las aportaciones voluntarias de esta Campaña en Granada.

El P. Tomás García Martín-Moreno está en la comunidad mercedaria de “Santa María de la Merced”, en Santo Domingo, realizando trabajos pastorales, sociales y de formación. Es muy conocido por el trabajo realizado con los niños limpiabotas de Santo Domingo a través de la Fundación “La Merced”.

Con esta Campaña, la Organización inicia un nuevo periodo de tres años en los que centrará su labor en la defensa de los derechos humanos como instrumento y estrategia de trabajo en el apoyo y acompañamiento a las personas más desfavorecidas del planeta.

Paqui Pallarés
Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.




El galardonado con el Premio "Mundo Negro a la Fraternidad 2018" estará en Granada

Viernes, 01 Febrero 2019


Se trata del activista liberiano Silas Siakor, premiado por la defensa del medio ambiente en su país y la denuncia de explotaciones madereras y diamantíferas promovidas por el Gobierno de Liberia.


El próximo miércoles 6 de febrero, el galardonado con el Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2018, que otorga la revista Mundo Negro y la familia de los misioneros combonianos, el activista liberiano Silas Siakor, estará en la Diócesis de Granada. El activista Silas Siakor recibe este fin de semana en Madrid el galardón por la defensa del medioambiente en su país y por la denuncia de las abusivas explotaciones madereras y diamantíferas promovidas por el Gobierno de Liberia.

El 6 de febrero, a las 19 horas, en el Edificio de la Curia Metropolitana, se proyectará el documental "Silas", que denuncian los abusos medioambientales del Gobierno de Liberia durante el mandato de Ellen Johnson-Sirleaf con Silas Siakor como protagonista.

Posteriormente, tendrá lugar un coloquio de los asistentes con el protagonista y galardonado Premio Mundo Negro 2018. El acto está organizado por el Centro Cultural Nuevo Inicio, en colaboración con los misioneros combonianos de Granada, la revista Mundo Negro y el Instituto Laudato Si’ de Granada. La entrada es gratuita. Asimismo, el día 7, habrá una conferencia-testimonio del galardonado, a las 11 horas, en la Facultad de Teología. 

El galardonado estará en Granada, y recorrerá diversas ciudades españolas, tras recibir hoy viernes en Madrid el Pemio Mundo Negro a la Fraternidad 2018, que otorgan los misioneros combonianos y la revista "Mundo Negro" en su XXXI Encuentro África, que del 1 al 3 de febrero se celebra en Madrid. 

SILES
Siles creció junto al bosque tropical de Liberia, uno de los entornos naturales más importantes de África occidental. Después de la guerra que sufrió el país, descubrió el drama de la tala ilegal de árboles que devastaba el bosque y expulsaba a sus habitantes. Sensibilizado por el problema, en 2002 fundó el Instituto de Desarrollo Sostenible para garantizar que las comunidades reciban una parte justa de los beneficios derivados de la explotación de los recursos. Desde entonces, la organización ha documentado y denunciado numerosos casos de tráfico ilegal de madera y abusos contra la población. 

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.



“El gozo del Señor es nuestra fuerza”
Viernes, 01 Febrero 2019

Fieles venezolanos residentes en Granada, en el momento de las ofrendas en la Santa Misa.


Homilía de Mons. Javier Martínez en la S.I Catedral, en el III Domingo del Tiempo Ordinario, con la asistencia de un grupo de fieles de origen venezolano residentes en Granada, por cuyo país se oró en la Eucaristía.


Queridísima Iglesia del Señor, Esposa amada de Jesucristo, Pueblo Santo de Dios;
queridas hermanas riquelminas, que estáis aquí en la Eucaristía, y han venido para anunciarme que, en el camino hacia la beatificación de la granadina Madre Riquelme, estamos más cerca del anuncio de su próxima, si Dios quiere, beatificación;
Asociación de venezolanos residentes aquí en Granada, que os unís a esta Eucaristía y nos unimos nosotros a vuestro sufrimiento y a vuestras intenciones, llenos de un amor grande por un pueblo precioso que también ha dado ya muchas muestras de saber resistir a toda clase de violencias;
y queridos Puericantores;
queridos hermanos y amigos todos:

La lectura primera, la lectura en la que Esdras habla el Libro de la Ley, y el Pueblo “renueva” la Alianza del Sinaí, la Antigua Alianza, es un hecho que tiene lugar después de una gran dispersión de Israel. El Pueblo de Israel había sido condenado por los asirios al destierro en lo que hoy es el Kurdistán iraquí y la antigua Nínive, y luego por Nabucodonosor, las tribus de Judá, el reino de Judá, había sido también deportado un siglo después al sur de Mesopotamia, al lugar donde estaba la antigua Babilonia. Aquella dispersión había fortalecido la fe de unos pocos que se mantuvieron fieles. Todos recordáis el Salmo “junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión, en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras”, y tantos pasajes. El Cantar de los Cantares está escrito, sin duda, por algunos judíos que vivían en aquel destierro, pero también es verdad que ni los campesinos que habían quedado en Palestina, ni muchos de los que habían ido al desierto habían olvidado la Alianza que el Señor había hecho con su Pueblo, el vínculo que unía a Yahvé con su Pueblo, y se habían apartado de Dios asumiendo costumbres paganas, asumiendo muchas cosas del mundo que le rodeaba y olvidándose del Señor su Dios.

La lectura que hace Esdras, por tanto, es una renovación de la Alianza, cuando se va a reconstruir también el Templo de Jerusalén, que había sido destruido por Nabucodonosor. Y es como un nuevo comienzo en la historia de Israel, y el Evangelio que hemos escuchado es un nuevo comienzo absoluto en el ministerio de Jesús. Jesús coge, en la sinagoga de Nazaret, un pasaje del profeta Isaías y se atreve a decir, lo más tremendo que se podía decir, es un pasaje fuertísimo: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”. Jesús no había dicho (no podía decir) “yo soy el Hijo de Dios” o “yo soy la segunda persona de la Santísima Trinidad”, pero diciendo “hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír” estaba proclamando su condición de ser la medida de los profetas, y por lo tanto, de alguna manera, su naturaleza divina.

Lo tremendo, lo que a mí se me hace tremendo siempre ese pasaje, cuando hay que predicarlo, es que yo puedo decir hoy, delante de vosotros, con la misma verdad con que lo dijo Jesús en Nazaret: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”.

Jesucristo cumple los anhelos y las promesas, sobre todo las promesas, que Dios había hecho a Abraham, a Isaac, a Jacob, a David… las promesas que Dios había hecho a los padres fundadores del Pueblo de Israel. Y Jesucristo cumple también los deseos de las naciones, los anhelos de todos aquellos que, sin pertenecer al Pueblo Judío, sencillamente, anhelan la plenitud de una vida que todos percibimos que nuestro corazón está hecho para la felicidad, y hecho para un bien sin límites y para un amor sin límites. Y nos damos cuenta de que ese amor no existe en la tierra, por lo tanto tenemos la tentación de pensar que es una utopía o que es una falsedad o que es un falso consuelo. Si yo soy creyente en Jesucristo (y quiero serlo), no puedo deciros nada menos que “hoy se cumple para cada uno de nosotros Esta escritura que acabáis de oír”. Se cumple en Jesucristo, se cumple en Jesucristo, que sigue vivo.

Si hemos venido a esta celebración, muchos de nosotros, o la mayoría, o algunos por lo menos vais a comulgar, vamos a comulgar. En nuestro cuerpo, en nuestra carne va a tomar posesión, va a habitar con la misma verdad, igual de misteriosamente, pero con la misma verdad, va a habitar el Hijo de Dios. Pasamos a ser carne de Dio. Somos hijos de Dios. Todo eso no son palabras cristianas bonitas pero metafóricas que no significan en realidad nada mas que un estímulo para que seamos un poquito más buenos, o cosas así. No, es real. Es real. La Presencia de Cristo en la Eucaristía es real, y Cristo viene al altar y viene a la Eucaristía para poder habitar en nuestros corazones, que Él anhela, que Él desea. Y no porque Él nos necesite para algo, que no nos necesita para nada, sino porque nosotros tenemos necesidad del amor infinito que Él es, y sólo eso cumple (si fuéramos israelitas, cumple las promesas de los profetas: “Alégrate, hija de Sión”). Y para nosotros, cumple nuestras esperanzas humanas, y como hijos de Israel que hemos recibido también toda la Tradición del Antiguo Testamento, para nosotros también cumple lo que el Señor había prometido a su Pueblo por los profetas: “Yo prepararé en este monte un banquete de manjares deliciosos y de vinos generosos”, “será la alegría de las naciones y la alegría de los pueblos”, y la Alianza hará de la Esposa de Yahvé una Esposa fiel, resplandeciente de belleza, que el último libro del Nuevo Testamento, el Apocalipsis, anunciará que “baja del cielo ataviada como una novia para su esposo”. De hecho, cada Eucaristía es una celebración de esa boda que anticipa la boda del fin de los tiempos. Yo os digo que puedo decir con toda verdad que “hoy se cumple esta Escritura”; hoy se cumplen las promesas que Dios hizo al Pueblo de Israel; y se cumple en esta Eucaristía, y se cumplirían en la Eucaristía más pequeña que en un pueblecito de la Alpujarra, por ejemplo el Golco, donde viven seis o siete personas nada más, se está celebrando; o en alguna de las montañas de Venezuela, donde un grupo de cristianos junto a su sacerdote están celebrando y pidiendo por la paz, y allí se juntan el cielo y la tierra, y Dios se hace presente en medio de nosotros, el Emmanuel, que hemos celebrado en la Navidad. Dios con nosotros, claro que sí.

Pero, con la misma verdad que lo puedo decir yo, lo podéis decir cada uno de vosotros. Cuando hemos encontrado a Jesucristo, cuando hemos encontrado al Señor, cuando hemos acogido al Señor en nuestra vida, por la fe y el Bautismo, de una manera que se renueva, cada vez que celebramos la Eucaristía, el Señor habita en vuestra vida, en vuestro cuerpo, en vuestro corazón, en vuestras personas. Sois portadores de esa plenitud. En nosotros que formamos todos juntos en la Iglesia, somos cada uno y todos juntos portadores y anunciadores de esa plenitud sin límites, que es el Amor del Señor por nosotros, hasta por el más pequeño, y quizás más por el más pequeño, por el más pobre.

Diréis, “es imposible, usted no sabe el mal genio que tengo yo” o “usted no sabe lo desastre que soy” o “no sabe cuántos pecados hay en mi vida y en mi historia, Dios no puede estar en mí”. Pues, Dios está, en nosotros. No se ha avergonzado de nuestras manchas, de nuestros límites, de nuestras pequeñeces, y no se avergonzará jamás, no dejará de amarnos, sólo pide que Le acojamos en nuestra vida, y en esa misma pequeñez el Señor se hará presente para el mundo.

Decía el Salmo que hemos recitado una cosa muy bonita: “El gozo del Señor es nuestra fortaleza”. El gozo del saber que el Señor está en nosotros, que el Señor viene a nosotros, que no se cansa de venir a nosotros, que no se cansa jamás de estar en nosotros y con nosotros y de querernos y acompañarnos en el camino de la vida. Esa alegría es nuestra fuerza, es nuestra única fuerza. Pero hay que tener la experiencia. Hay que pedirLe al Señor que haga que eso no sea una cosa que hemos oído y que nos han contado, sino que sea una experiencia en la comunión del Cuerpo de Cristo. Y ahí, qué lectura tan bella la que hemos leído de San Pablo: “Todos nosotros formamos un cuerpo”, el Cuerpo de Jesús; Él habita en todos nosotros y nosotros somos miembros: la mano no hace todo lo que hace el cuerpo, la uña no hace todo lo que hace el cuerpo. Señor, y yo soy en tu cuerpo menos que la uña, pero la uña araña, se defiende, protege un poco los dedos para que, cuando tienen que manipular cosas que son más duras, no se deshaga la piel, es decir, protege ese trocito del cuerpo tan indispensable que son las manos. Pero no hace todo lo que hace el cuerpo. La uña no hace circular la sangre o no tiene la sensibilidad que tienen los nervios que conducen el contacto de las cosas al cerebro. Pero todos funcionan a una, todos viven a una, todos los miembros del cuerpo. Si me cae una mota en el ojo o el viento me mete un grano de arena en el ojo, el dedo y la uña acuden inmediatamente a ver cómo me lo puedo sacar, si me lo puedo sacar. ¿Por qué? Porque se siente parte del cuerpo. Es una lógica distinta a la del mundo. Las lógicas del mundo son lógicas de poder. La lógica del Cuerpo de Cristo es la lógica de la cooperación y del amor mutuo.

Señor, en nombre de ese Amor estamos celebrando, diríamos, hijos de dos naciones diferentes, de dos patrias diferentes, y sin embargo, somos miembros del mismo Cuerpo. Nadie podemos decir en ese Cuerpo “yo me basto a mí mismo, yo no necesito de estos otros, estos son de otro sitio”. No hay otros sitio. Si somos hijos de Dios, nuestro sitio es Dios, y Dios está con nosotros, con cada uno de nosotros; y Dios cumple en cada uno de nosotros sus promesas. La promesa de su Misericordia, de su Abrazo de Amor, del perdón de los pecados y la promesa de la vida eterna. Cuánta alegría. El gozo del Señor es nuestra fuerza. No tenemos otra. Nosotros no tenemos ejércitos, no tenemos muchas cosas muy poderosas de las que influyen en el mundo, pero tenemos la fuerza de una experiencia que es verdadera y que nadie puede arrancar de nosotros. Y esa experiencia es el fundamento de nuestra libertad; esa experiencia es el fundamento de nuestra alegría, de nuestra gratitud, de nuestra vida como hijos libres de Dios; y de nuestra esperanza, de nuestra esperanza cierta en la promesa del Señor de la vida eterna. Hoy se cumple, para cada uno de nosotros, porque Cristo viene a nosotros, ¿qué podemos temer?: “¿Si Él está con nosotros, quién contra nosotros?”. ¿Quién contra nosotros, hijos míos? Ningún gobernante, por muy cruel (…) que pueda ser, puede arrancar esas raíces que el Señor pone en nosotros y que nos atan al Cielo, y que no nos van a arrancar nadie. Nadie nos la va a arrancar, claro que no, ni a vosotros, ni a nosotros, ni a cualquiera que haya echado sus raíces en las promesas del Señor, porque el Señor cumple siempre sus promesas.

Vamos a proclamar nuestra fe, llenos de gozo.

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

27 de enero de 2019
S.I Catedral de Granada


Palabras finales de Mons. Martínez, antes de la bendición final.

Antes de daros la bendición, un pensamiento que se me ha quedado en la homilía como colgando.

Que el Señor cuando dijo “hoy se cumplen las Escrituras que acabáis de oír” no era una palabra vacía. Porque otra vez que le preguntaron “¿eres Tú el que has de venir?”. Y Él dijo: “Mirad, los ciegos ven, los cojos andan, los sordos oyen y los pobres son evangelizados”. Por lo tanto, Él podía remitir a unos hechos.

Cuando yo os estaba diciendo que nosotros como Iglesia y cada uno de nosotros, como miembros del Cuerpo de Cristo, somos portadores de Cristo al mundo, no podemos remitir a lo que remitía el Señor, porque nosotros somos hijos de Dios, en esta nuestra carne mortal, en este mundo de pecado, y no podemos remitir a nuestra perfección; pero sí que podemos remitir a la experiencia de Cristo y también podremos decir… (tienen que ver los hombres algo diferente en nosotros, algo diferente a lo que se ve en el mundo, a lo que está en la calle, a lo que es la vida de quien no tiene esperanza. Y lo más grande que pueden ver es nuestra comunión, que rompe las fronteras y salta las fronteras; nuestra capacidad de amar a todos los hombres, estén donde estén; y nuestra esperanza inalienable, indelegable, invencible, bella como el oro y fuerte como el hierro).

Os doy la bendición. Nos unimos a la JMJ de Panamá. El Santo Padres les decía ayer a los muchachos “sed influencers”. Yo os lo digo también a vosotros, especialmente a los jóvenes. Tendríamos que ser “virales”, que nos vieran y nos pasaran a YouTube inmediatamente, porque, o estamos locos, o hay algo especial en nuestra vida que es para llamar la atención. “Trending”. “Trending” en vuestros cantos y “trending” en vuestra vida.

Os doy la bendición y os suplico a todos que no os olvidéis de Venezuela y de toda América central. Que no os olvidéis de todo el sufrimiento. El otro día me hablaban incluso que en Brasil estaban habiendo movidas y revoluciones y manifestaciones, un poco en la línea de lo que está pasando en Venezuela, queriendo imponer en otros países lo que nace de Venezuela. ¡Dios mío! Hay que pedir por América Latina y por todos los países de América Latina pero, en estos momentos tan delicados, especialmente por nuestra querida Venezuela.

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

27 de enero de 2019
S.I Catedral de Granada






Granada celebra la solemnidad de su patrón San Cecilio.

Lunes, 28 Enero 2019

La Archidiócesis de Granada festejará este fin de semana el día de San Cecilio con la celebración de varias Eucaristías en la Abadía del Sacromonte.




El primer día de febrero la Iglesia de Granada celebra el día de este varón apóstolico discípulo de Santiago y primer obispo de la región granadina de los primeros siglos.

La Abadía de Sacromonte albergará ya este viernes la celebración de una Eucaristía en rito Hispano-Mozárabe a las 17:00, que estará presidida por el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, acompañado del nuevo Coro Mozárabe de la Abadía del Sacromonte.

Al no ser festivo el viernes, será el domingo 3 de febrero cuando se llevará a cabo la solemne Misa Pontifical del Voto de la ciudad de Granada a su patrón, a las 12:00. Será igualmente oficiada por el Arzobispo de Granada y contará igualmente con la asistencia de las autoridades civiles y militares.

Por la tarde, entre las 16:00 y las 17:30, las Santas Cuevas de la Abadía permanecerán abiertas a los fieles que deseen visitarlas.

La Romería del Voto concluirá con otra Eucaristía que tendrá lugar a las 17:30.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.




Visita de la nueva directora de Cáritas diocesana de Granada al Economato.

Martes, 29 Enero 2019

El lunes 28 de enero de 2019 la nueva directora de Cáritas visitó las instalaciones del economato diocesano de Granada. Allí pudo comprobar de primera mano la extraordinaria labor que realizan los voluntarios de la fundación Santa María de la misericordia en el desarrollo de su actividad.




Cáritas diocesana junto al Arzobispado de Granada y la Real Federación de cofradías de semana Santa conforman la fundación Santa María de la Misericordia que pronto cumplirá sus primeros cinco años de labor y trabajo caritativo.

Luisa María Maeso, Chuku como todos la conocen, tomó posesión al frente de la dirección de Caritas Diocesana de Granada en este verano pasado. Atesora una aquilatada experiencia en la labor social en distintos proyectos y programas tanto a nivel nacional como en el ámbito de la Cooperación Internacional, donde ha participado en el “I Programa de Voluntariado Internacional” promovido por Cáritas Española en Tailandia, acompañando el I Plan Estratégico en la Diócesis de Suratthani, de reorganización de las estructuras eclesiales en la diócesis, implantación del trabajo en red y el desarrollo de Cáritas Parroquiales en el terreno, junto a la promoción del “Programa en defensa de los derechos humanos de migrantes birmanos” en las zonas de Ranong, Phang-Nga y Phuket.

A su vez ha dirigido en Casablanca la Sociedad de la Beneficencia Española, organización dedicada a la ayuda de los emigrantes de tercera edad españoles en Marruecos. En 2010 regresa a Granada y se incorpora como voluntaria a la Cáritas Parroquial de Cúllar Vega realizando labores de acogida y atención primaria. Tres años más tarde acaba asumiendo el cargo de Dirección de la Cáritas Parroquial.

Desde aquí le deseamos que su labor al frente de Cáritas y del Economato Diocesano continúe haciendo crecer focos de caridad que reflejen la misericordia del Señor y de nuestra Madre María en medio de nuestro mundo.

Economato Diocesano de Granada.





La Archidiócesis de Granada nombra al nuevo Vicario Territorial de la zona II.

Martes, 29 Enero 2019



D. Hermes Eliazar Moreno Arias ha sido designado esta mañana como nuevo Vicario Territorial de la zona II. El nuevo Vicario ha prestado juramento y se ha mostrado agradecido por su nombramiento.




Durante la reunión del Consejo Episcopal de esta mañana, el sacerdote D. Hermes Moreno Arias, ha sido designado como nuevo Vicario territorial de la zona II, correspondiente a los arciprestazgos del 9 al 14. El nuevo Vicario ha rezado el Credo y prometido su fidelidad a la Iglesia católica, reconociendo sus nuevas obligaciones tanto hacia la Iglesia particular como la universal, con la ayuda de Dios y de los Evangelios.

El Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, ha recibido con alegría y agradecimiento al nuevo Vicario de nacionalidad venezolana, remarcando que su llegada supone una ganancia para la comunión de la Iglesia de Granada que, como ha recordado, está compuesta por más de 80 nacionalidades, sin contar con todos los turistas que acuden a la ciudad de todas partes del mundo. “El Señor nos conceda a todos ayudarnos en este servicio al Pueblo Santo de Dios”, ha concluido.

Después de la entrega del documento acreditativo de su nombramiento, D. Hermes Moreno Arias se ha mostrado igualmente agradecido y ha confesado que siempre se le ha tratado “como uno más” desde su llegada a la diócesis. “Me siento parte de la familia. Me encomiendo a sus oraciones”.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada.






Eucaristía de la Diócesis de Granada por el eterno descanso de Mons. Fernando Sebastián.

Martes, 29 Enero 2019

El sábado 2 de febrero, a las 12 horas, en la S.I Catedral, coincidiendo con la Jornada por la vida consagrada.




La Diócesis de Granada celebrará una Eucaristía funeral por D. Fernando Sebastián Aguilar, cardenal arzobispo emérito de Pamplona Tudela, fallecido el pasado 24 de enero en Málaga, y que fue arzobispo coadjutor de Granada entre 1988 y 1993, con derecho a sucesión.

La Santa Misa por su descanso eterno será el sábado 2 de febrero, a las 12 horas, en la S.I Catedral. A ella están invitados a participar toda la comunidad de fieles y personas que deseen sumarse. Asimismo, con ocasión ese mismo día de la Jornada por la vida consagrada, también se rezará por las vocaciones, y por la vida consagrada y religiosa, a la que también estuvo muy vinculado D. Fernando Sebastián, religioso misionero claretiano.

El cardenal arzobispo D. Fernando Sebastián fue arzobispo coadjutor con el arzobispo D. José Méndez, con derecho a sucesión entre 1988 y 1993, al mismo tiempo que en el periodo 1991-1993 fue administrador apostólico de la Diócesis de Málaga.







“Un hombre de Iglesia con un amor profundo al Cuerpo de Cristo”

Viernes, 25 Enero 2019




Palabras del Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, tras el fallecimiento del cardenal Fernando Sebastián.


D. Fernando sirvió como arzobispo coadjutor durante unos años en la Archidiócesis de Granada y su recuerdo es el de un pastor decidido capaz de afrontar los problemas y las dificultades con mucha franqueza y mucha limpieza y mucha sencillez de corazón.

Cuando la edad le obligó a jubilarse, ha estado residiendo en Málaga, donde será su entierro, y he podido en estos años compartir con él muchos momentos de reflexión, de comunión y de ayuda mutua. También en los años que fue Secretario de la Conferencia Episcopal, y en el trabajo y en la preparación de algunos documentos en los que colaboramos muy estrechamente.

Puedo decir de D. Fernando que es profundamente un hombre de Iglesia. Sentía, y siente, ahora ya en el Abrazo de la Misericordia de Dios y esperamos que en la vida eterna, la Iglesia como el Cuerpo de Cristo y, por lo tanto, cómo el servicio a Cristo es inseparable del servicio a la Iglesia, en las circunstancias históricas concretas en las que el Señor permite que su Pueblo tenga que afrontar los desafíos y los retos.

Siempre le he percibido como un hombre de Iglesia con un amor profundo al Cuerpo de Cristo; con una certeza grande de que la vida de la Iglesia no sobrevive, no se seculariza, se mundaniza, se destruye por dentro a sí mismo cuando pierde el horizonte de la vida eterna y de la esperanza escatológica en Jesucristo. Es decir, que Jesucristo no es sólo nuestro origen, porque hemos sido creados por Él, sino también nuestra meta, porque hemos sido creados para Él.

Él lo ha encontrado ya. Le pedimos al Señor que tenga misericordia de las limitaciones o faltas que haya podido encontrar en su persona y en su ministerio como criatura humana. Él ha sido un buen pastor y recibirá el premio de los buenos pastores.

+ Javier Martínez 
Arzobispo de Granada

25 de enero de 2019, Granada





El significado del paso del cardenal Sebastián como arzobispo coadjutor de Granada.


Viernes, 25 Enero 2019

Mons. Sebastián, en el Campo del Príncipe, el Viernes Santo de 2017.
Publicamos el escrito del Capellán Mayor de la Capilla Real, D. Manuel Reyes, sobre lo que significó el paso del cardenal arzobispo D. Fernando Sebastián por nuestra diócesis. El cardenal arzobispo Sebastián, fallecido en Málaga el 24 de enero, fue coadjutor de nuestra diócesis siendo arzobispo D. José Méndez Asensio.





Con profunda emoción recibo esta tarde la noticia de la muerte de Don Fernando Sebastián y envuelto en ella debo presentar en unas líneas lo que significó su paso por nuestra querida Iglesia. 

Pero hay que situar ese paso en una breve y somera presentación de su vida. Una larga vida de servicio a la Iglesia comenzó cuando en su primera juventud encontró su vocación en la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María. 

Fue primero un religioso dedicado al estudio y la enseñanza de la Teología, en los centros de formación de la Congregación y después en la Universidad Pontificia de Salamanca. Allí vivió una etapa como Decano y Rector en tiempos de especial dificultad en los ambientes de formación sacerdotal. Fue su primera dedicación que nunca ha abandonado totalmente y ha cultivado en publicaciones, conferencias e incluso en la enseñanza en el Seminario de Málaga. Vino después en 1979 su nombramiento como Obispo de la diócesis de León y, sin dejar de serlo fue elegido Secretario General de la Conferencia Episcopal Española en 1982. Durante un año atendió simultáneamente ambos trabajos y en 1983, dejando León, estuvo centrado en el servicio a la Conferencia Episcopal. Fueron años de gran empuje y vida en la Conferencia con documentos trascendentales y cuidados planes pastorales, atendiendo también a las necesarias relaciones de la Iglesia con el gobierno, cuando en 1982 la transición política se hizo más profunda. En la primavera de 1988 fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Granada con derecho a sucesión. Granada tenía un gran amor y filial devoción al Arzobispo Don José Méndez, pero todos supieron compaginar esto con la gran alegría y esperanza que trajo la incorporación de Don Fernando a la diócesis. La Archidiócesis estaba en un momento de intensa vida comunitaria: se celebraba en aquel mes de junio la primera asamblea de representantes de los numerosos grupos que preparaban el III Sínodo Diocesano convocado por Don José Méndez. Don Fernando encontró un clima de gran entusiasmo en los diversos ámbitos de la comunidad cristiana embarcada en un Sínodo que sintonizaba con las propuestas pastorales de la Conferencia Episcopal. 

Se esperaba de Don Fernando un ministerio episcopal largo, denso y rico para Granada y, de algún modo, para las Iglesias andaluzas, conociendo la notable y ya larga experiencia de colaboración de los Obispos del Sur entre sí. Esta esperanza se apoyaba en la trayectoria del Arzobispo, clara y clarificadora, como teólogo, como Obispo y como Secretario de la Conferencia. No faltaban los que conocían su personalidad humana y calidad cristiana. El la demostró en la convivencia y colaboración con el querido Don José Méndez.

Clausurado el Sínodo en 1990 sólo un año más permaneció Don Fernando entre nosotros. Sin abandonar su nombramiento de Arzobispo Coadjutor de Granada su nombramiento de Administrador Apostólico de Málaga le llevó a esa ciudad donde permaneció desde 1991 a 1993. No perdió el contacto con Granada: diversos sectores pastorales continuaron en sus manos, entre ellos lo referente a pastoral universitaria y juvenil. Pero Málaga le requería una dedicación intensa. Fueron años de gran dedicación a diversas tareas: Málaga y Granada, Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca, Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal (de la que en febrero de 1993 fue elegido Vicepresidente), frecuentes conferencias y otras actividades de tipo pastoral y teológico y en los medios de comunicación social. Así se proyectó su ministerio por toda la Iglesia española, con algunas intervenciones también fuera de España.

El día 26 de marzo de 1993 se anunció que Don Fernando Sebastián había sido nombrado por el Santo Padre Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela.

Se despidió de Granada el domingo 25 de abril de 1993 con una misa en la Catedral concelebrada con Don José Méndez. En las naves llenas de fieles y el profundo sentimiento con que vivimos esa celebración expresaron el afecto que Don Fernando dejaba sembrado en Granada. Lo mismo se vivió al día siguiente en dos despedidas: en la mañana con los sacerdotes y religiosos, y en la tarde con seglares y religiosas. 

Aquí quedaban muchos recuerdos y sinceras amistades. Pero ha tenido varias ocasiones para volver a Granada, especialmente cuando desde su estancia en Málaga donde fijó se residencia cuando en 2007 pasó a emérito. 

Don Fernando ha ejercido de manera constante y admirable su magisterio Sólo de los primeros cinco años andaluces, granadinos y malagueños se recogieron y publicaron más de doscientos cincuenta intervenciones y escritos. Siempre dispuesto a hablar, a enseñar, usaba todos los medios, los propios y habituales del ministerio de la predicación: homilías, catequesis, retiros... y otros variados foros: conferencias, entrevistas, ruedas de prensa, artículos, apariciones en televisión... 

Vuelto a Málaga de nuevo después de los años en Navarra, Dios le ha concedido doce años de fecunda vida: ha prestado un servicio importante a la diócesis malagueña y ocasionalmente a otras andaluzas, ha sacado valiosas publicaciones y se ha multiplicado en conferencias y predicación por toda España. El Papa Francisco nos sorprendió cuando a Don Fernando ya octogenario lo nombró Cardenal: es un signo de reconocimiento a una importante y total dedicación a la Iglesia de este religioso claretiano durante tantos años y en ámbitos difíciles. 

Entregado a la Iglesia desde su juventud con total disponibilidad, la Iglesia le ha pedido mucho. A este aragonés la llamada de la Iglesia lo ha hecho catalán, castellano, leonés, madrileño, andaluz y navarro. Para que la sirva como religioso, profesor y Obispo, pastor diocesano y secretario de la Conferencia Episcopal Española. En esa variedad de ambientes, de circunstancias y oyentes ha vivido siempre como un gran sacerdote y maestro, con constancia en el vivir una fe profunda y sencilla y en proponer desde ella una visión atrayente y verdadera de Dios, del mundo y del hombre. 

Manuel Reyes
Capellán Mayor de la Capilla Real de Granada
24 de enero de 2019



La Diócesis de Granada eleva una oración por el descanso eterno de Mons. Sebastián

Jueves, 24 Enero 2019
Mons. Fernando Sebastián, junto a Mons. Martínez, en el Seminario Mayor de Granada.


Fue arzobispo coadjutor de Granada en 1988.


Mons. Fernando Sebastián, el primer cardenal español que nombró el papa Francisco, ha fallecido en Málaga este jueves 24 de enero a los 89 años de edad. Desde 2007 residía en Málaga, donde seguía colaborando con la Diócesis en la formación teológica y en el acompañamiento espiritual.

Mons. Fernando Sebastián, arzobispo emérito de Pamplona Tudela, quien desde 2007 residía en Málaga, fue arzobispo coadjutor de Granada en 1988 y siempre ha estado muy vinculado a nuestra diócesis, mostrando cercanía. Ha visitado comunidades religiosas, como la Casa en Granada del Sagrado Corazón de Jesús, y presidió las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa en 2017, cuando nuestro arzobispo no pudo hacerlo por prescripción médica.

Desde Granada, elevamos una oración por su descanso eterno y damos gracias a Dios por su vida, su ministerio y su persona. Descanse en paz.

En estos últimos años, no ha dejado de cultivar su deseo de conocer y dar a conocer más a Jesucristo y a la Iglesia. Ha continuado escribiendo numerosos libros, en especial sobre Antropología Teológica, Eclesiología, Vida Consagrada, Teología y Pastoral de los Sacramentos. Entre sus últimos títulos se encuentran “Sembrando la Palabra” (2008), “Evangelizar” (2010), “La fe que nos salva” (2012), “María, madre de Jesús y Madre nuestra” (2013) “Memorias con esperanza” (2016), “Diez cosas que el papa Francisco quiere que sepas sobre la familia” (2016) “Reflexionar con la Amoris Laetitia” (2017) y “La esperanza no defrauda” (2017). 

Fue administrador apostólico de la Diócesis de Málaga de 1991 a 1993, época de la que afirmaba: «me llevé muchas cosas de Málaga en el corazón». Fue secretario general de la Conferencia Episcopal Española de 1983 a 1988 y vicepresidente de la misma en los periodos de 1993 a 1999 y de 2002 a 2005.
En 2007, el papa Benedicto XVI aceptó su renuncia al Arzobispado de Pamplona y Tudela por razones de edad. Desde entonces fijó su residencia en la Diócesis de Málaga, donde ha continuado formando a laicos, religiosos, seminaristas y sacerdotes a través de los centros teológicos de la Diócesis y en numerosas conferencias.

Fernando Sebastián Aguilar (Calatayud, 1929) ingresó en la Congregación de Misioneros Hijos del Corazón de María en 1945 y fue ordenado sacerdote en 1953. Hizo estudios de Teología en Roma y en Lovaina, obteniendo el doctorado en 1955. Desde 1956 hasta 1979 centró su actividad en el estudio y la enseñanza de la Teología Dogmática, primero en los centros de la Congregación Claretiana y a partir de 1967 en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, en donde fue Decano de la Facultad y Rector de la Universidad entre 1971 y 1979. En septiembre de 1979 fue consagrado Obispo de León. En 1982 fue elegido Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, permaneciendo en este cargo hasta 1988. En abril de este año fue nombrado Arzobispo Coadjuntor de Granada. Fue Administrador Apostólico de la Diócesis de Málaga de 1991 a 1993. En 1993 fue nombrado Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, sedes de las que es emérito desde julio de 2007. Ha sido también Vicepresidente de la Conferencia Episcopal entre 1993 y 1999, siendo elegido de nuevo para el cargo en el periodo 2002-2005. Ha participado en seis Asambleas del Sínodo de los Obispos. En 2001 la Universidad Pontificia de Salamanca le entregó la Medalla de Oro en reconocimiento a sus servicios como Catedrático, Decano, Rector y Gran Canciller. El papa Francisco lo creó cardenal en el consistorio celebrado en Roma el 22 de febrero de 2014.


Nota de los Obispos del Sur de España

Viernes, 25 Enero 2019

Nota oficial de los Obispos del Sur de España en relación al artículo difamatorio publicado sobre la actuación pastoral del obispo de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza.





A la vista del artículo difamatorio publicado hace unos días en El Mundo, descalificando con multitud de falsedades la actuación pastoral del obispo de Cádiz y Ceuta, y sumándose con ello a una campaña, gravemente ofensiva, orquestada contra él desde hace algún tiempo por un medio de comunicación, los obispos de las Provincias Eclesiásticas de Granada y Sevilla expresamos nuestra plena comunión con D. Rafael Zornoza Boy, así como nuestro apoyo decidido a su labor evangelizadora en la diócesis. Comprendemos que, por razones pastorales, D. Rafael Zornoza haya renunciado a defenderse, dejando a quien corresponde la investigación de los hechos que como obispo ha debido afrontar.

25 de enero de 2019.




“El Espejo” (COPE Granada) dedica su espacio al cardenal Fernando Sebastián

Viernes, 25 Enero 2019
Mons. Sebastián, en la Catedral, presidiendo la Misa Crismal en 2017.


Nuestro Arzobispo, el Capellán Mayor de la Capella Real y el Delegado episcopal para el clero hablan sobre el arzobispo cardenal, fallecido la tarde del jueves día 24, que fue arzobispo coadjutor de nuestra diócesis en tiempos de D. José Méndez.





La tarde del jueves 24 llegaba la noticia del fallecimiento del cardenal arzobispo emérito de Pamplona Tudela, D. Fernando Sebastián, quien desde su jubilación residía en Málaga. En Granada, D. Fernando Sebastián fue arzobispo coadjutor en 1988 con derecho a sucesión.

En “El Espejo” emitido el 25 de enero en COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM), nuestro arzobispo D. Javier Martínez habla sobre el cardenal, así como el Capellán Mayor de la Capilla Real, D. Manuel Reyes, y el Delegado episcopal para el clero, D. Blas Gordo, recordando el significado y poso de afecto que dejó en la Diócesis el cardenal a su paso por Granada en 1988, que se ha prolongado hasta la actualidad.

“El Espejo” se emite los viernes en COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM) los viernes a las 13:33 horas y forma parte de la programación religiosa que se realiza en la Diócesis para la Cadena.


Paqui Pallarés

Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada




Se prorroga la exposición de la catedral “Tu gracia vale más que la vida”

Jueves, 17 Enero 2019



La exposición “Tu gracia vale más que la vida”, que fue inaugurada en le Catedral Metropolitana de Granada el 1 de noviembre del año pasado, ha sido prorrogada hasta el día 28 de febrero.



Esta muestra, organizada por el Arzobispado de Granada con motivo de la celebración del 450º Aniversario de los Mártires de la Alpujarra, recorre en cuatro capítulos la historia martirial de nuestra Iglesia Diocesana (I. En tiempos de Roma; II. En la Granada musulmana; III. Navidad de 1568; IV. Nuestros mártires del siglo XX), precedidos de un preámbulo dedicado al protomártir San Esteban.

El itinerario está compuesto por cincuenta y una obras de arte entre esculturas, pinturas, orfebrería, grabados y documentos de distintas épocas, procedentes de instituciones de la Iglesia de Granada y de familiares de los mártires. Tiene especial interés la contemplación y veneración de las reliquias de mártires allí expuestas.

A lo largo de la exposición cada capítulo está precedido por un panel de carácter histórico y adjunta a cada obra de arte existe una cartela sencilla que ofrece sus datos más importantes como ayuda al visitante que la contempla. El objetivo primordial es hacer memoria de estos testigos de la fe, miembros de nuestra Iglesia Diocesana, que prefirieron morir antes que negar a Jesucristo, dando testimonio de su amor incondicional al Señor. Ellos nos alientan en el camino de la vida y nos ayudan con su intercesión.

Guía de la exposición

El Arzobispado de Granada ha editado una Guía de la exposición. Es una publicación de 22x25 cms., a todo color, de 72 páginas, con cubierta en cartulina estucada plastificada en brillo. En su interior se reproducen todas las obras de arte y los documentos expuestos, junto a los paneles explicativos y las cartelas. Al lado de cada foto de los mártires hay frases de la Biblia, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia con una finalidad catequética, que ayudan al visitante a una comprensión cristiana de la muerte de los mártires. Esta Guía pretende un doble objetivo: acompañar a la persona durante su recorrido por la exposición y ofrecerle un recuerdo permanente de la misma una vez clausurada. La Guía de la exposición puede adquirirse en la Catedral y en la Curia Eclesiástica al precio de 5 euros.

Visitas guiadas a la exposición

El Arzobispado de Granada sigue ofreciendo visitas guiadas gratuitas a todas las personas interesadas en conocer la exposición. Se pueden realizar de las siguientes formas:

1. Individual. Las personas que así lo deseen se inscribirán en la Curia Eclesiástica, bien yendo personalmente o llamando al teléfono 958 216 323. Allí le ofrecerán distintos días y horas para elegir entre los que mejor se acomoden a sus posibilidades. Los inscritos se reunirán en la entrada de la Catedral el día y a la horas acordados para iniciar la visita guiada. Se ruega puntualidad.

2. Grupos. Se ofrece a las parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, movimientos apostólicos, grupos cristianos, colegios y asociaciones la posibilidad de organizar una visita guiada a la exposición. El responsable deberá llamar al teléfono 958 216 323 para concertar la visita, exponiendo el día y la hora más conveniente para su grupo (dentro del horario de apertura de la Catedral para la visita cultural).



La Deleju invita este sábado a una Vigilia con motivo de la JMJ de Panamá.

Martes, 22 Enero 2019


Con motivo de la JMJ de Panamá, que dará comienzo mañana, la Delegación de Juventud de Granada invita a los jóvenes y a todos los fieles de la diócesis a unirse a una Vigilia de Oración este sábado 26 enero. 

La Vigilia comenzará a las 21:00 horas en el Monasterio de San Jerónimo, dónde se llevará a cabo el rezo del Santo Rosario por las calles de nuestra ciudad que concluirá en la Iglesia del Sagrario, junto a la Catedral. Será allí, a partir de las 22:00 horas, en dónde habrá una exposición del Santísimo y una oración tipo Taize.

Todos están invitados a vivir de una manera especial esta jornada y así unirse a todos los jóvenes que están en Panamá viviendo unos días especiales junto al Papa.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada





En vídeo, inicio del nuevo ciclo formativo en el Curso “Amor humano, matrimonio y familia”.
Martes, 22 Enero 2019


Organizado por la Pastoral Familiar de la Archidiócesis, el curso “Amor humano, matrimonio y familia” ha comenzado un nuevo ciclo académico en el Centro de Estudios La Inmaculada con nuevos alumnos y con la primera promoción de graduados que continúan su formación en el Centro de Orientación Familiar.

Desde el Secretariado de Medios de Comunicación de la Archidiócesis les ofrecemos en vídeo el inicio del nuevo ciclo formativo del curso “Amor humano, matrimonio y familia” dirigido a todas aquellas personas interesadas en formarse en aspectos relacionados con el ámbito de las relaciones humanas, el matrimonio y la familia para ponerse al servicio de la diócesis.

En esta jornada formativa que tuvo lugar el sábado, 12 de enero, los alumnos trataron materias como antropología teológica, eclesiología y cuestiones metodológicas con la presencia también de nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez.

AL SERVICIO DE LA DIÓCESIS

Después de dos años de andadura académica en nuestra diócesis el curso ya cuenta con la primera promoción de alumnos que han completado la totalidad del programa formativo y que ahora siguen formándose también en el Centro de Estudios “La Inmaculada” paralelamente para ponerse al servicio de las necesidades diocesanas desde distintas realidades diocesanas como por ejemplo el Centro de Orientación Familiar (COF).

Aquellas personas que estén interesadas en participar del Curso “Amor humano, matrimonio y familia” podrán solicitar información escribiendo al correo cursoamorhumano@gmail.com

Ver vídeo

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

No hay comentarios: